País - Buenos Aires Buenos Aires
lunes 03 de octubre de 2016

Buenos Aires, sede del festival de cortos "mas grande" del mundo

El encuentro, que presenta su 14ta. edición, será la tercera vez que recale en la capital de nuestro país, que compartirá las cintas con Berna, Bangkok, El Cairo, Ciudad del Cabo, Hong Kong, Moscú y San José de Costa Rica.

El festival de cine de cortometrajes Internacional Shortfilmfestival (Shnit), "el más grande del mundo", según sus organizadores, tendrá a Buenos Aires como una de sus sedes en simultáneo con otras siete ciudades entre el 5 y el 9 de octubre, con la proyección de 60 películas.


El encuentro, que presenta su 14ta. edición, será la tercera vez que recale en la capital de nuestro país, que compartirá las cintas con Berna, Bangkok, El Cairo, Ciudad del Cabo, Hong Kong, Moscú y San José de Costa Rica.

"Decimos que es uno de los más grandes del mundo. Somos realmente un festival global, que lentamente cubre todo el planeta. La importancia al final se la da el espectador y la relación que éste tenga con el evento", dijo a Télam el director de la sede Buenos Aires, Juan Pablo Franky.

Este año la organización dejó la sede de BAMA Cine Arte para mudarse al Cultural San Martín, donde estará la Competencia Internacional con los 60 cortometrajes elegidos entre los 8.000 enviados y que otorga premios en 5 categorías.

Además, se presentará la Competencia Made in Argentina, la cual consta de un grupo de cortos de producción nacional y entrega dos premios y dos menciones de honor, además de haber otra selección nacional, fuera de competencia, en la sección Dulce de leche.

En el Centro Cultural Recoleta, en tanto, se dictarán talleres, conferencias y proyecciones en Súper 8 porque los festivales "son todo un entramado de gestión cultural que promueve y estimula la creación y el dialogo, fomentando la industria y alentando a las nuevas generaciones a sumarse a la comunidad audiovisual", dijo el organizador.

"En esa medida -explicó Franky- las charlas son vitales tanto para las personas que quieren conocer un poco mas sobre el quehacer cinematográfico, como para aquellas que ya encontraron en el cine su vocación para así enriquecer sus conocimientos técnicos y su capital intelectual.

-¿Cuál es el espíritu detrás de hacerlo en simultáneo con otras ciudades?
-Negar la conexión del mundo hoy es intentar tapar el sol con el dedo. El cinéfilo se encuentra atento al más mínimo comentario de los estrenos en Cannes, Berlín, San Sebastián o Locarno, sabiendo que muchas veces tendrá que perseguir alguna película en festivales nacionales o esperar a que un alma caritativa la suba a la red. Creemos que el cortometraje es igual o más importante que un largo y, así, logramos reunir lo mejor del año, brindando a la gente la oportunidad conectarse y de no quedarse por fuera.

-¿Creen que el cortometraje tiene vida después de los festivales o de los encuentros puntuales sobre cortos?
-Las mejores plataformas de exhibición de un cortometraje son, sin duda alguna, los festivales dedicados a este formato y, gracias a la tecnología, su segunda vitrina de exhibición se consolida con Internet. La pregunta no es si los cortos tienen vida después de los festivales, la pregunta es si podemos dársela. Los cortometrajes se piensan como trabajos juveniles de poca relevancia o ejercicios para alcanzar la experiencia para realizar largometrajes. El Shnit existe para demostrar que no es así. Cada año se hacen un número relevante de cortometrajes que no solamente merecen ser vistos, sino que exigen ser vistos por su calidad, factura y el amor y dedicación que se le impregna a estos trabajos.

-Son 8000 los cortos que se envían. ¿Cuál es el criterio y el proceso de selección para llegara a 60 finales?
-El proceso es largo y exigente. Debido a que el número de cortos que recibimos cada año desborda al comité de selección, hay un primer filtro del cual se reduce el número de trabajos a una cifra manejable por cinco personas que son las encargadas de la selección. En general cada uno de los miembros del comité va nominando sus cortometrajes y se discute la selección entre todos. El Shnit busca cortos que sean creativos, arriesgados y estimulantes, sin olvidar el costado humano y dándole mucha importancia a la diversidad.

-¿Por qué se eligió Buenos Aires como una de las sedes?
-Buenos Aires es una capital cultural, no hay duda de ello y cuando el Shnit decidió buscar su sede en Sudamérica, contrató a una consultora para que analizara las posibilidades a futuro de un emprendimiento como este festival en Argentina y encontraron datos que no pudieron obviar, como el alto nivel de consumo en materia cultural de la gente de Buenos Aires y las proyecciones a largo plazo del crecimiento de las industrias culturales en el país.
Fuente: Télam

Dejanos tu comentario

Más Leídas