País - Lázaro Báez Lázaro Báez
jueves 14 de julio de 2016

Bonadio sigue al frente del caso de alquileres fantasmas contra los K

El tribunal rechazó, por mayoría, un pedido de inhibitoria contra Bonadio presentado por el abogado Carlos Beraldi en representación de Romina Mercado, sobrina de Néstor y Cristina de Kirchner.

La Cámara Federal porteña confirmó al juez federal Claudio Bonadio al frente de la causa Los Sauces en la que se investiga el alquiler de inmuebles por parte de una firma de la familia Kirchner a los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López.

El tribunal rechazó, por mayoría, un pedido de inhibitoria contra Bonadio presentado por el abogado Carlos Beraldi en representación de Romina Mercado, sobrina de Néstor y Cristina de Kirchner.

Mercado había solicitado que la causa conocida como Los Sauces se unificara con la que investiga a la firma Hotesur, de la cual ella es presidenta, por la similitud de los hechos investigados.

La causa Hotesur, sobre el alquiler de habitaciones de un hotel en Santa Cruz a sociedades de Báez y López, está en manos del juez Ercolini quien ya se había manifestado en contra de unificar las causas.

La decisión de la Sala I de la Cámara Federal porteña fue tomada por mayoría, dado que los jueces Ballestero y Farah votaron por rechazar el pedido de sacar a Bonadio de la investigación, mientras que Eduardo Freiler votó en disidencia.

Si bien en las dos causas se investiga la misma modalidad de delito –el pago de retornos por parte de los empresarios concesionarios de obra pública–, las operatorias investigadas son sutilmente distintas.

En Hotesur se investigan las presuntamente falsas contrataciones de plazas o habitaciones en el hotel Alto Calafate, propiedad de Hotesur SA, y explotado comercialmente, entre 2008 y 2013, por la sociedad Valle Mitre SA; mientras que en la otra causa se analiza el pago de alquileres de distintos inmuebles a la firma Los Sauces SA.

Los camaristas Ballestero y Farah señalaron que los jueces que intervienen en las distintas causas explicaron que se analizan hechos distintos y que por ese motivo deben tramitarse de forma separada.

Freiler sostuvo: "Las maniobras son prácticamente idénticas: el alquiler de inmuebles, en un caso, o de hoteles, en el otro, como un modo de disimular transferencias de dinero de un grupo de empresarios hacia Cristina y su familia".
Fuente:

Más Leídas