País - Andrés Ibarra Andrés Ibarra
martes 22 de marzo de 2016

ATE denunció 250 despidos en la Biblioteca Nacional

El futuro de la Biblioteca Nacional ya había resultado un tema de preocupación entre algunos de los principales intelectuales y referentes de la cultura del país.

El delegado general de la Asociación de Trabajadores del Estado de la Biblioteca Nacional, Diego Martínez, confirmó que durante la jornada de hoy 250 trabajadores comenzaron a ser notificados de la "desvinculación" de ese organismo, algo que ya había sido advertido por reconocidas figuras de la cultura local durante las últimas semanas, y que a última hora de hoy fue confirmado por las autoridades de es institución.

"Estamos hablando del despido de 250 trabajadores, que representa un cuarto de la planta total de la Biblioteca Nacional", afirmó a Télam Martínez sobre la situación que por estas horas se vive en ese organismo.

"Entre los despedidos, hay muchos compañeros que tienen 5, 8 y 10 años de antigüedad, por lo que la medida no se encuadra dentro del decreto 254" indicó, en referencia al decreto publicado el 29 de diciembre último en el que el gobierno nacional ordenó al ministro de Modernización, Andrés Ibarra, auditar los ingresos y ascensos de todo el personal público que haya ingresado al Estado del 2013 a esta parte.

A última hora de hoy, la directora de la Biblioteca Nacional emitió un comunicado oficial en el que informó que "se han dado de baja 240 contratos de personal en diferentes departamentos de la institución", medida que explicaron en el "crecimiento desproporcionado" de la planta de trabajadores a lo que se suman "un gran número de irregularidades registradas en expedientes de contratación.

"La Biblioteca Nacional, que en 2005 contaba un plantel de 306 trabajadores, ha visto crecer su personal de manera constante a lo largo de la gestión de diez años de su último director, Horacio González, hasta llegar a los 1048 actuales" indicaron desde el organismo cultural y resaltaron que "que pocos días antes del cambio de gobierno el Director saliente Horacio González creó 142 nuevos cargos en la estructura de la Biblioteca Nacional a través de nuevos Departamentos, Divisiones y Programas".

Según el comunicado institucional, "la tarea de análisis fue llevada a cabo por personal de la Biblioteca con asistencia técnica y colaboración del Ministerio de Modernización", al tiempo que precisaron que "el futuro Director de la Biblioteca Nacional, Alberto Manguel, está trabajando en equipo con la actual Directora, Elsa Barber, en el diseño de los planes para esta nueva etapa de la Biblioteca más importante de nuestro país".

El futuro de la Biblioteca Nacional ya había resultado un tema de preocupación entre algunos de los principales intelectuales y referentes de la cultura del país, quienes en las últimas semanas publicaron una carta pública titulada "Por la Biblioteca".

En la solicitada publicada en distintos medios y redes sociales, expresaron su "preocupación por la situación que atraviesa la Biblioteca Nacional Mariano Moreno de la República Argentina, en el contexto del despliegue de una política de despidos masivos en el área de cultura del Estado" y le solicitaron al Ejecutivo "el máximo cuidado y precaución en el tratamiento de una institución que, en los últimos años, no sólo se orientó a preservar, acrecentar, registrar y difundir la memoria impresa de la Nación sino que a la vez fue un espacio de pluralismo y libertad de pensamiento".

La carta, que lleva entre otras las firmas de Beatriz Sarlo, Luisa Valenzuela, Ricardo Piglia, Eduardo Stupí­a, Andrea Giunta, Néstor Garcí­a Canclini, Noé Jitrik y Roberto Jacoby, valora de manera positiva las políticas implementadas por el ex director Horacio González, que implicó "la modernización en el campo bibliotecológico con una diversificación de su actividad cultural" y consideraron que esa situación "no debe juzgarse en términos de ingresos y gastos, porque una institución de esta índole requiere criterios valorativos específicos, centrados en sus objetivos culturales, no derivados de un estrecho economicismo".

Finalmente, los intelectuales consideraron que "una institución como la Biblioteca Nacional requiere de los mayores cuidados y prudencia, su continuidad y proyección a futuro trascienden cualquier coyuntura política y no pueden quedar supeditadas a objetivos sectoriales, ni de corto plazo".

Además, plantearon que "como sociedad tenemos la oportunidad de preservarla de revanchismos y perspectivas facciosas; y la necesidad de comprender que un atropello contra la Biblioteca significaría un agravio a toda la comunidad".

Tanto ATE, como UPCN y Soeme, evaluaban esta tarde convocar a una asamblea en conjunto con el objetivo de reclamar una mesa de negociación con la actual director, Elsa Barber, para retrotraer los despidos y evaluaban iniciar medidas de protesta.
Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas