País País
martes 20 de septiembre de 2016

Aseguran que Argentina deberá invertir en red móvil para avanzar con el dinero electrónico

El presidente del Banco Central de Suecia, Stefan Ingves, vaticinó que el uso del dinero en efectivo se irá reduciendo en el mundo en los próximos años debido a los costos que implica su resguardo

La Argentina deberá generar grandes inversiones en cobertura de Internet y telefonía móvil si pretende avanzar en la masificación del dinero electrónico, coincidieron expertos en las Jornada Monetarias y Bancarias que organiza el Banco Central.

El presidente del Banco Central de Suecia, Stefan Ingves, vaticinó que el uso del dinero en efectivo se irá reduciendo en el mundo en los próximos años debido a los costos que implica su resguardo y distribución para los Estados y para el propio sistema financiero.

Fernando Álvarez, profesor de la Universidad de Chicago, se mostró un poco más escéptico sobre el avance del dinero electrónico en el mundo porque hasta ahora ese proceso viene muy lento debido a las necesidades tecnológicas de los países, principalmente en las regiones menos desarrolladas.

El intercambio de ideas se dio en el Salón Bosch de la autoridad monetaria, en momentos en los que el presidente de la entidad, Federico Sturzenegger, analiza iniciativas para reducir el circulante en efectivo e impulsar el dinero electrónico en la Argentina.

Desde que asumió en el cargo en diciembre de 2015, Sturzenegger direccionó su gestión para una "implementación gradual" de la bancarización en Argentina, con la ambición de poder replicar la experiencia de Suecia, el país con menor uso de efectivo del mundo.

Ingves señaló que existe un mercado mundial para los billetes y las monedas justamente por los costos que demanda mover tanto efectivo en todos los países del mundo, por lo que el camino hacia el dinero electrónico demandará la reconversión del negocio bancario y financiero.

El banquero ejemplificó que en Suecia hubo una innovación que funcionó muy bien a partir de la implementación del "Swish", un sistema utilizado por las nuevas generaciones que ya no portan efectivo sino que pasan dinero de un celular a otro.

"El dinero físico entonces está desapareciendo en Suecia. Ha sido muy rápido: la participación del efectivo en las terminales de pago era del 39% en 2010 y ahora está por debajo del 20%. Uno ya no está obligado a aceptar efectivo", señaló.

Y precisó que en Suecia más de la mitad de los comercios no aceptan efectivo y ya no se puede llevar efectivo a los bancos ni depositarlos en las sucursales, por lo que su país "ha llegado a un extremo porque, bueno, usar efectivo tiene un costo".

Ingves instó a las autoridades del Banco Central de la República Argentina a pensar si se está en condiciones de empezar a emitir una moneda electrónica propia, para comenzar a desandar el camino de dinero físico.

Álvarez consideró que "Suecia está en un extremo y el resto del mundo esto está muy lento", justamente por las deficiencia tecnológicas y también por cierta resistencia del negocio del dinero en efectivo a realizar fuerte inversiones para reconvertirse.

Ingves contestó que no sólo en Suecia crece el dinero electrónico en forma acelerada y citó a Finlandia, Noruega e Islandia, done "ya no necesitamos efectivo, ya no lo necesitamos, no lo tenemos, ya no es una cuestión para nosotros".

Aclaró el presidente del Banco Central de Suecia que en la Argentina y en cualquier país del mundo para avanzar con el dinero electrónico "primero hay que tener un enfoque de cooperación y luego un alto grado de penetración tecnológica, con Internet y la telefonía móvil".
Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas