País - Buenos Aires Buenos Aires
viernes 06 de mayo de 2016

Argentina, incorporada a la Red Mundial de Turismo Gastronómico

El titular del organismo de Naciones Unidas se lo informó al Ministro de Turismo argentino, Gustavo Santos, en el marco de la Reunión de las Américas de la OMT, desarrollada en La Habana.

La Argentina quedó incorporada a la Red Mundial de Turismo Gastronómico, una entidad que reúne expertos, destinos, instituciones y actores de los sectores público y privado ligados al desarrollo de esta rama de la actividad, según confirmó en Cuba el secretario general de la Organización Mundial de Turismo (OMT), Taleb Rifai.

El titular del organismo de Naciones Unidas se lo informó al Ministro de Turismo argentino, Gustavo Santos, en el marco de la Reunión de las Américas de la OMT, desarrollada en La Habana.

Tas conocer la noticia, el jefe de la cartera turística argentina sostuvo que "en esta nueva etapa de apertura al mundo, Argentina tiene que recuperar el tiempo perdido en mirar puertas adentro y coordinar acciones y nuevos puntos de referencia con todo el sector turístico mundial", informó la cartera a su cargo en un comunicado.

La incorporación de Argentina a la Red Mundial de Turismo Gastronómica fue bien recibida, tanto por especialistas en gastronomía que lo manifestaron a Télam, como por quienes representarán al país en ese foro, el estudio de abogados Singerman & Makón, especializado en Economía y Turismo.

La intención de este estudio, dijo a Télam su máximo responsable, Pablo Singerman, es "desarrollar una gastronomía que respete la identidad cultural y los productos de las zonas a la que pertenece".

"Los productos gastronómicos reflejan lo auténtico de un destino, y eso es lo que los turistas buscan en sus viajes, donde ya no quieren sentirse como en su casa sino que prefieren vivenciar las mismas experiencias de los lugares que visitan", subrayó Singerman.

El estudio Singerman & Makón, que se incorporó a la red de la OMT en 2015, en la Asamblea de Medellín, forma parte del Observatorio Económico del Turismo del Vino de la República Argentina de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, y por ese motivo, sus acciones son de importancia para el desarrollo del turismo gastronómico.

"Nuestra experiencia nos permite conocer el impacto del segmento del turismo gastronómico y del enoturismo en el desarrollo de la economía de un país", sostuvo el director del estudio especializado en Economía y Turismo.

Singerman destacó la importancia de este rol porque "el segmento del turismo gastronómico es el más desarrollado porque quienes lo practican realizan un gasto medio superior al que efectúan quienes viajan por ocio".

"Además, hay que tener en cuenta que la ciudad de Buenos Aires fue designada como capital Iberoamericana del Turismo Gastronómico para el año 2017, por lo que entendemos que este segmento seguirá creciendo en calidad y cantidad", remarcó el abogado.

El especialista recomendó que dada la importancia del desarrollo del turismo gastronómico "es bueno fomentar alternativas especiales que apunten a su crecimiento, como la creación de las Rutas del Vino en Mendoza, Río Negro, Salta, Jujuy y Tucumán, entre otras provincias".

Desde el mundo de la gastronomía local opinó Daniel Suffredini, dirigente hotelero y gastronómico de Mar del Plata que es dueño del popular restaurante Montecatini de esa ciudad, cuyo equipo de cocineros gano el Torneo Federal de Chefs, con un Oro hace cuatro años y Bronce en la última edición.

Suffredini se definió en diálogo con Télam como "un defensor de la importancia del turismo gastronómico" porque "permite conocer experiencias y sabores de todo el mundo".

"Perú basó parte de su gran crecimiento turístico en el desarrollo de una gastronomía que respeta los valores culturales y las comidas típicas ancestrales", recordó el dueño del legendario restaurante Montecatini, fundado hace 50 años.

En cuanto a Argentina, agregó que "tiene un potencial enorme para el desarrollo del turismo gastronómico" porque "las comidas varían en las diferentes regiones, donde las influencias y las materias primas son influenciadas por muchas corrientes migratorias y se fusionan con lo autóctono".

"En Argentina tenemos una identidad propia en cuanto a la gastronomía, por el asado, la cocina del norte, el cabrito en Córdoba, la centolla en Tierra del Fuego o el cordero en la Patagonia, y eso hay que saber explotarlo", agregó el empresario gastronómico.

Por último, Suffredini puntualizó que "tanto la hotelería como la gastronomía producen un derrame económico importante en la actividad turística y generan muchos puestos de trabajo, y por eso es ventajjoso desarrollar el segmento del turismo gastronómico".

Fuente: Télam

Más Leídas