País - San Juan San Juan
viernes 01 de septiembre de 2017

Acusado de violar la Ley de Glaciares dice que la causa "es una cortina de humo"

El reconocido científico Ricardo Villalba ya buscó el expediente de la causa en la que se lo acusa de incumplir la Ley de Glaciares.

En la oficina de Ricardo Villalba no hay ruido. No hay celular que lo distraiga, ni redes sociales abiertas. Lo que sí hay –y muchos– son libros. También hay una computadora con unos gráficos en la pantalla en los que está trabajando. No parece, a simple vista, un lugar en donde pueda haberse cometido un delito.

Sin embargo, el investigador superior del Conicet, que se desempeña en el Instituto de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla), tendrá que presentarse a dar una declaración indagatoria ante el juez federal Sebastián Casanello el próximo 21 de setiembre. Villalba está acusado de violar la Ley de Glaciares al no inventariar esas masas de hielo que tienen menos de una hectárea y beneficiar así a la minera Barrick Gold, que protagonizó tres derrames de solución cianurada en San Juan, contaminando el agua de la región.

veladero.jpg

Villalba explicó en esta entrevista a Diario UNO las razones científicas por las cuales no se incluyeron esos glaciares en el inventario y cómo, desde su punto de vista, se está desviando el foco de atención de una minera que contaminó al centrar el cuestionamiento en el trabajo de la ciencia.

–¿Fue a buscar el expediente?
–Sí, son más de 1.500 páginas e información digital y documentos.

villalba.jpg
Tristeza. El ex director del Ianigla Ricardo Villalba dice que toda la situación le parece lamentable.
Tristeza. El ex director del Ianigla Ricardo Villalba dice que toda la situación le parece lamentable.

–¿Ya tiene abogado?
–Como se trata de una declaración indagatoria se requieren abogados. Estoy trabajando en eso, pero tiene que ser uno que esté registrado en Buenos Aires, por ser una causa federal; todavía me falta buscar eso. Por tratarse de una situación penal no interviene la institución, pero estoy con todo el apoyo de mis estudiantes, de la gente que se formó, de todos los investigadores de Ianigla.

–¿Qué opina sobre lo que se lo acusa?
–Me parece una causa totalmente absurda. Si hay una institución que ha hecho por el conocimiento, la protección y el cuidado de los glaciares en nuestro país esa institución es Ianigla, no hay otra. Es la que más se ha esforzado por proteger los glaciares en el país y por impulsar esta ley. Resulta absurda esta causa, donde se pretende decir que nosotros hemos favorecido a través del inventario a la actividad minera.

–¿Le gustaría aclarar algo?
–Me parece algo extremadamente raro que algo que se inicia con el derrame de cianuro termine desdoblándose en una causa que finaliza con el tamaño con el que el Ianigla hace el inventario nacional de glaciares. Es muy claro que los glaciares no producen un millón de litros de cianuro ni que corrió sobre glaciares.

–¿Se podrían haber inventariado esos glaciares de menos de una hectárea?
–Cuando uno comienza a hacer un inventario tiene que definir pautas y formas, qué recurso humano y qué recursos económicos tiene. Las mismas pautas de Unesco fijan que había que mapear glaciares que tengan más de 2,5 hectáreas y recomiendan no inventariar menores porque la identificación es dudosa, y es palabra de la Unesco, de expertos de todo el mundo.

–O sea que no es aleatoria la decisión...
–Nosotros no nos levantamos una mañana y dijimos vamos a hacer el inventario. Hay que partir de un límite y partimos de un límite extremadamente conservador porque estamos conteniendo más del 99% de todo el hielo de una cuenca, por eso se fijó el de una hectárea. De hecho a los de menos de una hectárea ni siquiera se los llama glaciares, son cuerpos que tienen dimensiones tan pequeñas que no contribuyen a esa reserva hídrica estratégica.

–¿Todo lo que se sabe de glaciares es gracias al inventario?
–Todo lo que sabe, dónde están, qué superficie tienen, a qué altura comienzan, a qué altura terminan. Todo eso se hizo del 2011 a la actualidad, con gente que hubo que formar y entrenar. Usamos todo software de dominio público para asegurarnos de que el inventario no se va a parar porque no vamos a tener plata para pagar la licencia. Es muy triste que pase esto, se hizo un esfuerzo único, porque uno ve que es una cortina de humo para tapar otras cosas; es lamentable.

–¿Cree que hay desconocimiento del trabajo de la ciencia?
–Creo que hay un desconocimiento total. Los abogados ambientalistas que impulsaron la causa nunca vinieron a hablar a Ianigla, ni a mirar lo que hacemos, ni a charlar con la gente, ver el esfuerzo que se hace. Lamentablemente esto puede terminar de una forma no buena, si el inventario no sirve, entonces la Ley de Glaciares no sirve.
Fuente:

Más Leídas