País - Aníbal Fernández Aníbal Fernández
sábado 17 de septiembre de 2016

A 10 años de su segunda desaparición, nada se sabe de Jorge Julio López

Este domingo se cumple una década sin datos del albañil que en 2006 contó en un juicio por delitos de lesa humanidad las atrocidades cometidas por Miguel Etchecolatz.

La Plata. El albañil Jorge Julio López desapareció por segunda vez hace 10 años, tras relatar su primer secuestro en el juicio contra el represor Miguel Etchecolatz, testimonio que fue clave para la condena del ex policía, y hasta el momento no hay pistas firmes que permitan saber qué pasó con él.

La fiscalía que investiga la desaparición de López cotejó hasta el momento más de cinco millones de registros telefónicos, comparó el ADN de 98 cuerpos NN hallados entre el 2006 y el 2015, pero hasta el momento no logró saber qué pasó con el albañil el 18 de setiembre de 2006 y la causa no tiene imputados.

"A 10 años de la segunda desaparición de López" es el lema de la movilización prevista para mañana a las 16.30, convocada por organizaciones de derechos humanos, sociales, movimientos estudiantiles y gremiales, como el Suteba La Plata.

Las agrupaciones se concentrarán en la plaza Moreno, frente al municipio de La Plata, donde hace 10 años se realizó el juicio contra Miguel Etchecolatz, y desde allí marcharán hasta la Casa de Gobierno local.

López desapareció de su domicilio en el barrio platense de Los Hornos el 18 de setiembre de 2006, cuando se esperaba que se dirigiera a la sede municipal para presenciar los alegatos del juicio que el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata seguía al genocida Miguel Etchecolatz por delitos de lesa humanidad.

El hombre había sido secuestrado en 1977 y estuvo detenido hasta mediados de 1979 en cinco centros clandestinos de detención, y al brindar testimonio detallado en el juicio, había sido muy claro al identificar a Etchecolatz como el hombre que dirigía y ejecutaba las sesiones de tortura con picana en esa sede policial platense.

López, albañil y militante peronista, había realizado durante el juicio varios reconocimientos oculares en los centros donde estuvo detenido, como la Comisaría Quinta de La Plata y el Pozo de Arana, donde su profesión de albañil le permitió identificar fehacientemente sus lugares de cautiverio, aun cuando algunos de ellos habían sufrido remodelaciones.

Aquella mañana del 18 de setiembre de 2006, sobrevivientes de la última dictadura esperaron por horas que el hombre se presentara a presenciar los alegatos, pero López nunca llegó y hasta hoy se ignora dónde está.

Tras la alarma de familiares y organismos de derechos humanos por el paradero de López, el entonces ministro del Interior, Aníbal Fernández, aseguró que el Gobierno nacional no descartaba ninguna hipótesis y la administración bonaerense, encabezada por Felipe Solá, impuso una recompensa de $200.000 para conocer datos sobre su paradero.

Además, a la búsqueda que lideró el Ministerio de Seguridad provincial, a cargo entonces de León Arslanian, se sumó la distribución de la foto del albañil desaparecido en todos los medios de transporte público y privado, en comercios, estaciones de servicio, en los vehículos oficiales de la provincia y los municipios y en las escuelas.

Ya desde los primeros días y ante la ausencia de noticias sobre el testigo, se sucedieron las marchas en La Plata y en diferentes puntos del país reclamando por su aparición.

A 10 años del hecho en todo el país se renuevan los pedidos de esclarecimiento.

Mendoza se sumó a los reclamos y homenajes

En Mendoza también se sumaron a los actos de reclamo por la aparición de Jorge Julio López y por el homenaje a los estudiantes secundarios desaparecidos en La Plata durante el operativo conocido como La Noche de los Lápices. Además se conmemoró el primer aniversario de la entrega parcial del Espacio Provincial de la Memoria (EPM), ubicado en donde funcionó el centro clandestino de detención y exterminio, conocido como D2, en el Palacio Policial, en Peltier y Belgrano, de Ciudad.

Las actividades comenzaron anoche en la explanada del EPM con la exhibición del documental Un claro día de justicia, de Ana Cacopardo e Ingrid Jaschek. La película narra el juicio al ex comisario general Miguel Osvaldo Etchecolatz, director de Investigaciones de la Policía Bonaerense entre los años 1976 y 1979.

Asimismo El Espacio para la Memoria festejó su primer año de vida con el estreno de un video institucional de producción colectiva. Luego hubo una serie de números artísticos.

Las próximas proyecciones del ciclo denominado Cicatrices, organizado por el Espacio de la Memoria y el colectivo Ojo Izquierdo, serán Nostalgia de la luz, de Patricio Guzmán, el viernes 23, y Nunca digas nunca, documental sobre desaparecidos en democracia, el viernes 30.

La Noche de los Lápices

Estudiantes secundarios y universitarios marcharon ayer por el centro de La Plata para recordar el secuestro y la desaparición de seis adolescentes que reclamaban por el boleto estudiantil gratuito en un hecho conocido como la Noche de los Lápices , ocurrido hace 40 años, durante la última dictadura cívico-militar. Durante la movilización, el sobreviviente de aquel hecho, Pablo Díaz, dijo que "nuestro testimonio sirvió y hoy son los jóvenes los que representan a la historia con algo relacionado al amor y no a aquel horror que sufrimos".

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas