ya fue ya fue
jueves 22 de septiembre de 2016

Fantasmas sueltos en el altiplano

Un plantel que se adaptó a la altura. El seleccionado argentino B estuvo casi dos meses en condiciones que no fueron las ideales, en una preparación para enfrentar a Bolivia en la ciudad de La Paz

Lucio A. Ortiz
ortiz.lucio@diariouno.net.ar


Se habla de la Selección Fantasma, de la altura de La Paz en Bolivia y del gol de Oscar Fornari que prácticamente selló la clasificación al Mundial de 1974 en Alemania. Todo en un combo que se produjo en un partido de las Eliminatorias en 1973 cuando se jugaba por zonas y Argentina integraba el Grupo 2 junto con Paraguay y Bolivia.

Como el seleccionado argentino había quedado eliminado del Mundial de México 1970, después de perder con los bolivianos de visitante y con Perú, no se quería repetir la mala experiencia. El DT Omar Sívori, a instancias de su colaborador Miguel Ignomielo, planeó el armado de una selección B. Buscaban que se aclimatara a la altura y se buscó una preparación en regiones del altiplano andino que abarca zonas de Argentina, Bolivia y Perú.

Fueron los arqueros Ubaldo Fillol (Quilmes) y el juvenil Jorge Tripicchio (San Lorenzo); los defensores: Ruben Glaria (San Lorenzo), Osvaldo Cortés (Atlanta), Daniel Tagliani y Jorge Troncoso (Vélez Sarsfield) y Nestor Chirdo (Estudiantes); los volantes Rubén Galván, Ricardo Bochini (Independiente), Juan José López y Reinaldo Merlo (River) y Marcelo Trobbiani (Boca), que todavía no había debutado en Primera; y los delanteros Oscar Ramón Fornari (Vélez Sarsfield); Mario Kempes (Instituto de Córdoba); Aldo Pedro Poy (Rosario Central) y Juan Ramón Rocha (Newell's).

El equipo se hospedó en Tilcara (Jujuy), y contaba Ignomiriello que: "Todas las mañanas pasábamos por la Quebrada de Humahuaca para entrenar en La Quiaca. Estábamos todo el día entrenando y a la tarde volvíamos a Tilcara. Después de la primera etapa de entrenamiento en el norte argentino, bajamos a Buenos Aires y luego nos fuimos al Cuzco, Perú. Del Cuzco fuimos a Arequipa y jugábamos por dinero porque no teníamos nada; vivíamos de los partidos que hacíamos. De Arequipa, nos fuimos a La Paz a establecernos. Ahí hacíamos partidos en el Estadio Siles Suazo. También fuimos a jugar a Oruro y a Potosí".

Fueron 45 días, con 15 partidos, 14 triunfos, 1 empate, algunos en los 4 mil metros de altura.
Merlo y J.J. López se volvieron porque no toleraban la dureza de ir a entrenar a La Quiaca.

El DT Ignomirielo recordaba lo abandonada que tenía la AFA a esa selección: "No nos dieron nada. Estando en Arequipa, me llamó un dirigente con el que yo ya había tenido problemas, para decirme que no podía jugar más partidos por dinero. Yo le dije que si no hacíamos partidos no teníamos para comer. Después me dijo que nos iba a mandar un avión y ahí le conteste 'si usted no me pudo mandar un jamón, ¿me va a mandar un avión?'. Yo había dejado una lista con todo lo que necesitábamos: ropa deportiva, jamón, aceite, quesos, carne. Ellos me habían dicho que me iban a mandar todo con los aviones de Aerolíneas. Nunca me mandaron ni una mortadela".

Por una gestión del propio entrenador se consiguió ropa Adidas para que el plantel tuviese en sus salidas
También dijo el DT: Hicimos un partido en La Quiaca. Nosotros cobrábamos 5 mil pesos, pero no pudieron juntar la plata y me trajeron 3.600 pesos. Fue la única selección nacional, hasta hoy en día, que jugó en La Quiaca. En el Cuzco habíamos arreglado un partido contra el Cienciano. Yo había aclarado que esta era una selección B, con jugadores menos conocidos. Jugamos el partido (ganó Argentina 1-0) y en vez de los 5 mil pesos, nos pagaron 3.500, porque no era la selección nacional. Encima, en Perú se declaró la huelga nacional y todos los cocineros del hotel se fueron. Entonces, los jugadores fueron al mercado y cuando vieron cómo estaban los pollos tirados en el suelo, la carne con moscas, no querían comer; nadie quería comer. Así que nos fuimos para Arequipa a jugar con el campeón de la liga por 5 mil pesos. Arequipa era otro clima y con menos altura".

La llamaron la selección fantasma, porque un periodista de El Gráfico, José María Otero, iba a AFA a preguntar qué sabían de la selección de altura. Como nadie sabía nada él dijo "esta es una selección fantasma", y le quedó. "Nadie se comunicaba con nosotros, no había noticias", decían los jugadores. .
A Cancela que era el preparador físico se le ocurrió sacarnos una foto de recuerdo en vestuario del Siles Suazo. Entonces salió a buscar pasamontañas, pero como no encontró, compró cartulina e hicimos las capuchas como fantasmas. Pero, el fotógrafo boliviano que sacó la foto se la vendió al diario "Hoy" de La Paz, y este se la vendió a El Gráfico. Cuando apareció publicada, los dirigentes de AFA se enojaron porque pensaron que yo me estaba vengando de ellos y por eso no me pagaron el premio", contó el DT.
El 23 de setiembre culminaba el proceso de adaptación el partido ante Bolivia en el estadio Hernando Siles Suazo de La Paz. (3.600 metros sobre el nivel del mar).

Sívori decidió llevar a algunos jugadores de la selección A y puso como titulares a: Carnevali; Glaria, Bargas, Tagliani y Cortés; Galván, Telch y Poy; Fornari, Ayala y Kempes. Después entraron Trobbiani y Bochini. Habían ingreso 4 jugadores, uno por línea, que no habían estado aclimatándose: el arquero, Bargas, Telch y Ayala. El gol del sanjuanino Fornari a los 18' le dio el triunfo a Argentina 1 a 0, el 23 de setiembre de 1973 por las 3ª fecha de las Eliminatorias Sudamericanas.

Se alegró por el triunfo igual que sus compañeros pero Ubaldo Fillol no podía disimular su tristeza. Sívori tomó la decisión de mantener en el arco a Carnevali " Está pasan do un gran momento y no puedo sacarlo".

Pero Fillol había soportado los casi 2 meses de preparación en la zona andina y se quedó sin jugar. Había sido un "fantasma" y no pudo entrar ni un minuto.

La aclimatación del seleccionado B con el gran esfuerzo del plantel fue el envión para llegar a Alemania 1974.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas