ya fue ya fue
jueves 15 de septiembre de 2016

"El día que jugué contra dos NBA"

Mendoza perdió contra Córdoba. Fue en Buenos Aires, en el Argentino juvenil, y para los cordobeses jugaron Fabricio Oberto y Pablo Prigioni, que en el futuro serían jugadores de la NBA.

Lucio A. Ortiz
ortiz.lucio@diariouno.net.ar


S iempre te quedarán anécdotas de momentos importantes. Nunca faltarán los recuerdos de un suceso mínimo. Y escarbando en la memoria, se sacarán más y más evocaciones.

A los doce juveniles que jugaron para el seleccionado mendocino la 29ª edición del Campeonato argentino para menores de 18 años les quedó un baúl de remembranzas de setiembre de 1993. Algunos recordarán que fue su primer viaje a Buenos Aires, otros se quedaron deslumbrados al ver el estadio Monumental, porque el torneo se jugó en el Microestadio de River Plate, debajo de una de sus tribunas.

También a muchos les llamó la atención que León Najnudel (impulsor de la creación de la Liga Nacional) estuviera viendo la mayoría de los partidos.

Habrá muchísimas anécdotas de los momentos jocosos durante el viaje y las bromas que se hacían en los días de estadía en la Capital Federal. Sin que Mauricio Moyano, el DT, los viera, porque de inmediato llegaba el reto.

Todos contarán algo de aquel Argentino juvenil en sus reuniones 23 años después.

Hasta yo tengo sobradas historias de los días de principios de setiembre cuando viajé a cubrir el torneo para la revista El Doble. El domingo 5 el seleccionado argentino de fútbol cayó en el Monumental por 5 a 0 frente a Colombia.

Los colombianos se clasificaron al Mundial EE.UU. 1994 y el equipo de Basile debió ir al repechaje. El martes en la mañana, mientras River y Huracán jugaban un amistoso, tuvo una charla con Sergio Goycochea, arquero de la Selección. Además, en una de las oficinas del Monumental se desarrolló una reunión de la Asociación de Clubes de básquetbol y se sorteó el programa de partidos del TNA, con la participación de Regatas, que hacía su debut en la segunda categoría del básquetbol argentino.

Fueron días intensos de actividades deportivas en Núñez, que con el paso de tiempo, se transformaron en evocaciones dignas de contar en mesas, con asado de por medio.

En la actualidad el contador Leonardo Da Viá, o el director de deportes de Las Heras, Eduardo Martín, o Rodrigo Alvaro, DT de General San Martín en femenino, o el Chocolate Arce que está en la Municipalidad de Capital podrán contar, como cualquier integrante del plantel, que en ese campeonato estuvieron frente a frente con dos jugadores de la NBA. Esta historia, ya fue recordada, en la edición del 7/9/2006 con el título Gigante cordobés. Pero el público se renueva y la orientación periodística es distinta. Se hacía referencia a Fabricio Oberto, jugador de San Antonio Spurs, cuando todavía Pablo Prigioni jugaba en Europa.

Los muchachos mendocinos podrán decir ahora que "yo jugué contra dos argentinos NBA". Y de ahí saltarán recuerdos del partido en donde Córdoba superó a Mendoza 100 a 78, el 9 de setiembre de 1993.
Cuando no podían parar a Oberto que convirtió 30 puntos y bajó 22 rebotes (11 defensivos y 11 ofensivos).

En Córdoba los 100 puntos estuvieron así repartidos: Gabriel Riofrío 8, Alejandro Olivares 10, Humberto Manzo 15, Oberto 30, Federico Helale 17, en la formación inicial, y Ariel Gamba 6, Germán González 2, Pablo Prigioni 2, Juan C. Muñoz 6, Martín Vaquero 2, Jorge Stevenot 2 y no convirtió Ariel Bernabei.

Los 78 puntos de Mendoza fueron así: Eduardo Martín 19, Juan Pablo Vendrell 4, Juan Manuel Rodríguez 7, Fernando Santanciero 7 y Gustavo Cano 17, en los cinco iniciales. Después ingresaron: Leonardo Partucci 11, Diego Dalbes 2, Martín Arce 7, Leonardo Da Viá 2, Rubén LLanos 2 y no convirtió Rodrigo Alvaro. No entró David Peralta.

Recuerdo que los nombres de los cordobeses y las alturas me los escribió en mi cuaderno Fabricio Oberto. Ya medía 2,08 metros, y centímetros más y menos tenían Olivares (que después jugó en Anzorena) y Helale. Córdoba ganó el torneo.

La presencia de Gabriel Riofrío 16 años)impactaba con sus 2 metros jugando de base y volcando el balón. Unos años después, en 2001, se desplomaba en plano partido jugando para Estudiantes de Bahía Blanca en el estadio de Libertad de Sunchales. Al rato se moría a los 23 años, por un problema cardíaco, ante los intentos curativos de los médicos.

Prigioni era uno de los más chicos, con 16 años. Su carrera en el exterior se inició en España a partir de 1999, y pasó por cinco equipos distintos. Hasta que en 2012 (a los 35 años) llegó a los New York Knicks de la NBA, para pasar por Houston Rockets y Los Ángeles Clippers. A los 39 años comenzará una nueva temporada en Houston.

Los juveniles que jugaron en el combinado mendocino de 1993 ya han pasado los 40 años. Tienen distinta relación con el básquetbol y algunos se siguen enfrentando o son compañeros en el maxi.

Se acordarán de aquel campeonato en Buenos Aires, se podrán a recapitular los momentos imborrables y le contarán a sus hijos, sobrinos y a sus nietos que: "Yo jugué contra dos NBA".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas