ya fue ya fue
jueves 08 de septiembre de 2016

Cruyff sólo jugó 24' en Argentina

Primera final de la Intercontinental. Independiente de Avellaneda recibió al Ajax, de Holanda, y allí se produjo la única presencia en un partido de fútbol del crack holandés en nuestro país.

Lucio A. Ortiz
ortiz.lucio@diariouno.net.ar

Era el número 1 del momento y está en la selecta lista de los 5 mejores de la historia del fútbol. Alfredo Di Stéfano, Pelé, Diego Maradona y Lionel Messi son los otros cuatro, y de ellos, tres son argentinos. Se trata del holandés Johan Cruyff , que hizo historia con el Ajax de Amsterdam y con la selección de Holanda.
Cruyff era integrante del Ajax quedominó la máxima competencia de clubes de Europa y ganó la Copa de Campeones tres años seguidos (1971, '72 y '73).

Pero rechazaba la posibilidad de jugar la Copa Intercontinental contra los equipos Sudamericanos (Campeón de la Copa Libertadores de América), en épocas donde se definía en dos partidos, de local y visitante.

Decían que la experiencia de Feyenoord de Rotterdam, al ganarle a Estudiantes en 1970, no fue saludable, porque los "argentinos pegaban mucho y jugaban muy rudo".

En 1971 Ajax ganó su primera Champions pero desistió de enfrentar a Nacional de Montevideo, ganador de la Libertadores, que debió definir la Intercontinental contra Panathinaikos de Grecia, el subcampeón europeo.

Pero los holandeses querían tener todos los trofeos posibles en sus vitrinas y aceptaron jugar lo que se llamaba la "copa mundial de clubes" contra Independiente de Avellaneda, el ganador de la Libertadores de 1972.

El primer partido se fijó para el 6 de setiembre en el estadio de los Rojos. La revancha fue el 28 de setiembre en Amsterdam.

Cruyff, nacido en 1947, tenía 25 años y comandaba el fútbol revolucionario del Ajax, que también tuvo la selección holandesa. Movimientos veloces, cambios de posición y una dinámica que desorientaba a los rivales. Se lo llamó el Fútbol total.

Para Independiente jugaron: Miguel Ángel Santoro; Eduardo Comisso, Miguel Ángel López, Francisco Sa, Ricardo Elbio Pavoni; José Omar Pastoriza, Alejandro Semenewicz, Miguel Ángel Raimondo (después entró Carlos Alberto Bulla); Agustín Balbuena, Eduardo Magglioni y Dante Mírcoli, dirigidos por Roberto Ferreiro.

Stefan Kovacs dispuso que en Ajax ingresaran: Heinz Stuy; Horst Blankenburg, Wim Suurbier, Barry Hulshoff, Ruud Krol, Arie Haan, Johan Neeskens, Gerrie Mühren, Sjaak Swart, Johan Cruyff (entró luego Arnold Mühren) y Piet Keizer.

Esa noche el local salió totalmente de rojo y los europeos con vestimenta blanca, sin la raya vertical roja en el medio.

A los 5 minutos López dejó picar el balón y se anticipó Cruyff para enfrentar a Santoro y tocar la pelota por encima.

El partido entró en el terreno del juego fuerte y a los 24 minutos Mírcoli le fue muy duro al astro holandés, quien debió salir lesionado de la cancha.

Fueron solo 24' los que jugó por única vez en Argentina el mejor jugador del mundo de principios de los setenta.

Después declaró que "el piso de la cancha estaba pésimo, no me permitía driblear. La tiraba rápido y siempre tenía a dos rivales encima. No me sentía bien y además todos estábamos un poco amedrentados por el despliegue policial en el hotel por el secuestro del empresario holandés". Y agregaba "una completa locura. Nunca he visto a un equipo tan sucio, vil y embrollón como el de esos argentinos".
Faltando 9 minutos, Pancho Sa igualó con un golazo de fuera del área.

Los jugadores holandeses se quejaron y dijeron: "Después del partido de vuelta no quiero jugar más contra semejantes bandidos" (Haan), "Gángsters , eso es lo que son los argentinos" (Swart).

Al otro día Montoneros liberó a Juan Van de Panne, presidente de Philips Argentina, que había sido secuestrado por esa agrupación política, a cambio de 500 mil dólares.

El periodista holandés Maarten de Cos (diario Tijd) opinó: "El peor match del Ajax en 6 años. Independiente jugó un estúpido fútbol de 60 años atrás, pero no permitió que el Ajax pudiera jugar. Los ataques de los Rojos carecían de inteligencia y se repetían. Pavoni avisa por teléfono lo que va a hacer. Mírcoli destruye juego y hombres. Ajax no podía jugar en un campo tan malo".

El periodista Kees Jagers, de Voetbal International, escribió: "El sucio foul con que Mírcoli desplazó a Cruyff me pareció un hecho nada alentador para el futuro de la Copa del Mundo. Claramente shockeados por el magnífico y rápido gol de la estrella del Ajax, ese foul de Mírcoli pareció ser la señal para que los demás jugadores de Independiente pasaran de un juego normal a una negativa táctica intimidatoria ayudada por el mal arbitraje del ruso Bakramov".

Y fue así porque los Rojos con el afán de destruir la estrategia de los visitantes, abusaron de la fricción. Quizás si repetían lo que hacían a nivel local o en la Copa Libertadores el resultado hubiese sido otro. Se olvidaron de jugar por respeto al rival o por temor a ser vencidos. No aprovecharon la condición de local.

Fuente:

Dejanos tu comentario