turf turf
jueves 21 de julio de 2016

Patrono Santiago: Pixar y Versatility quieren repetir en el clásico

Ambos son favoritos. El mendocino Pixar busca su tercer triunfo consecutivo y el cordobés, hacer doblete tras ganar el Vendimia 2016.

Raúl Adriazola
adriazola.raul@diariouno.net.ar


Nuevamente la fiesta máxima del turf mendocino, y una de las más grandes del interior, vuelve a mostrar crecimiento sostenido, y no sólo en lo numérico, si no también en lo cualitativo. Catorce serán los de la partida para esta competencia que arrancó allá por 1956 y es sinónimo de la actividad junto con el Vendimia. Sobre la gran pregunta de legos y expertos, respecto a quien puede ganar, la respuesta es cada vez menos retórica, y la frase "carreras son carreras", o "nadie ganada hasta que cruza el disco", han adquirido carácter de ley. Sin embargo, hay dos pares de orejitas (ambas zainas) que asoman sobre el resto: Pixar y Versatility.

El cordobés Versatility, hijo de Equal Stripes y Shy Ventajera, viene a "mojarle la oreja" al caballo del pueblo: Pixar. Es que el pingo mendocino, que será piloteado por Daniel Gómez, de seis años y pupilo de Enrique Rivamar, sentó un precedente el año pasado, al imponerse en las dos carreras más importantes del Hipódromo de Mendoza: el Vendimia y el Santo Patrono, y el cordobés quiere repetir ese logro de Pixar en esta temporada, tras haber ganado el Vendimia 2016, por lo que los del stud Tango Star vienen con todo para llevarse los laureles patronales. Para Pixar no será otro clásico más, ya que de ganarlo, entrará en el pequeñísimo Olimpo donde están Agilino, ganador de las ediciones 1977, 78 y 79, y Concilio, que se impuso en 1994, 95 y 96.

También hay un revancha personal, ya que Pixar relegó al cordobés en su casa y su fiesta, al ganar en muy buena forma el Clásico San Jerónino (4/10/2015), dejándolo segundo a un cuerpo y medio de distancia.

Pero la cosa no está polarizada ni nada menos, ya que la totalidad del lote derrama calidad y buenos resultados. Uno de ellos es el pupilo de Ramón Abrales, Spiritus, con buenos pergaminos en los hipódromos centrales, y que espera dar el campanazo aquí en su tierra. Sin Rencor, pupilo de Gabriel Coria, viene agrandado y "pidiendo cancha" tras ganar el clásico del pasado 9 de julio. Como "tapado", nadie mejor para ese mote que Ariel Dubai, montado por el crack Sergio Fernández. Y siempre habrá que tener en cuenta a los foráneos, que nunca viajan para conocer la ciudad. Si vinieron, es para ganar. El mejor ejemplo es Cubic, escolta de Sos Bacán en el Clásico 25 de Mayo.
Fuente:

Dejanos tu comentario