River Plate - Marcelo Gallardo River Plate
domingo 28 de agosto de 2016

Aquel chico que gritó su primer gol en San Rafael ya es todo un señor DT

Radiografía del ídolo de River que el jueves consiguió el quinto título de campeón a nivel internacional en los dos años que lleva en el banco de suplentes. Los comienzos, la dura lucha y la gloria.

Entre su infancia y este presente que lo mete en la historia de River Plate, hay un dato que seguro Marcelo Gallardo no olvida y que lo ata a Mendoza: el primer gol que hizo con la camiseta del Millo lo hizo en San Rafael contra Sportivo Pedal. Fue de taco. Jugaba en las inferiores.

Este jueves, con la obtención de la Recopa Sudamericana, el Muñeco entró definitivamente en la historia del club de Núñez, siendo el primer director técnico de la institución que obtuvo cinco títulos internacionales. Y en apenas dos años.

Gallardo nació el 18 de enero de 1976. El Golpe de Estado que derrocaría a Isabel Martínez de Perón ya se había comenzado a gestar desde hace tiempo. A mediados de 1975, un grupo de empresarios, liderado por José Alfredo Martínez de Hoz, se había reunido con el general Jorge Rafael Videla, entonces jefe del Ejército, y le habían expresado su preocupación por el país. La Triple A ya hacía estragos. Enero ya olía a militares.

Nació en Merlo, partido del Gran Buenos Aires sin costa pero con mucha historia. Allí también había nacido en 1916 José Manuel Moreno, el Charro, integrante de la Máquina de River. Quizás Marcelo Daniel Gallardo ya tenía su destino marcado.

A ese niño, que simpatizaba con San Lorenzo de Almagro, no le gustaba el fútbol. Prefería divertirse remontando barriletes en los descampados, mientras sus amigos y primos le insistían que fuera con ellos a jugar a la pelota.

"A mí no me gustaba el fútbol. Vivía enfrente de un potrero y yo me la pasaba remontando barriletes. Un primo me jodía para llevarme a jugar y yo no quería. Pero un día fui. A los 3 minutos me sacaron. No sabía dónde estaba parado. No quise ir nunca más. Después, a los 8 o 9 años se me despertó de golpe la pasión por el fútbol. Una vez que empecé no largué más. Mi familia era toda futbolera. Notaba que los demás me veían condiciones", contó Gallardo hace unos años, en una entrevista para una cadena internacional.

Cuando tenía 12 años, el Muñeco ya sabía qué quería. Ya jugaba al baby fútbol en el Club Nahuel, de Merlo y todos notaban que tenía talento.

En noviembre de 1988, un martes, Máximo, su padre, lo llevó por primera vez al Monumental. Fueron con otros dos amigos de Merlo, de su misma edad. Ese día había prueba de jugadores en River para la pre-novena. Había ochenta chicos soñando con ser elegidos.

La tarde se fue consumiendo y los ochenta pibes fueron probados por turnos. Todos, menos el Muñeco. "Estuve tres horas. Mis dos amigos ya estaban cambiados. Mi viejo me vino a buscar dos veces para irnos y yo le dije que esperáramos. Se estaba haciendo de noche, no tenía muchas chances. Me ve Gabriel Rodríguez (coordinador de las inferiores de River) y me dice 'vení que me olvidé de vos'. Era el único que quedaba ahí sentado", recordó el Muñeco alguna vez.

Entró a la cancha y le tocó integrar el equipo de los chicos que ya jugaban en River. No le daban la pelota. El profe Rodríguez, en una nota que dio en su momento a canchallena.com, recordó: "A Marcelo nos lo habían recomendado. Lo hice esperar, había muchos chicos. Su padre se acercó dos veces para llevárselo. El pidió quedarse y le tocó entrar. Lo puse para los titulares y me pidió cambiar de equipo, porque no le pasaban el balón. Rápidamente, mostró sus cualidades y lo fichamos".

"A los 5 minutos, me paro al lado del técnico (Rodríguez) y le pido que me ponga en el otro equipo. Se me queda mirando y me pregunta por qué. 'Porque no me la pasan', le contesté. Entonces, les dijo a los pibes que me la dieran. Agarré cuatro, cinco pelotas bien y me pidió que volviera", dijo Gallardo. "Si me hubiera ido ese día con mi viejo antes de ser probado, no sé si hubiera vuelto a probarme en otro equipo. No qué hubiera sido de mi vida".

Mariano Juan, de la categoría de Gallardo, que luego llegó a Primera y que sigue siendo amigo del Muñeco y juega al tenis con él, también se probó aquel día. "A todos nos costó quedar, él jugó 10 minutos y ya lo ficharon. Era un distinto, ganaba solo los partidos. Hacía mucha diferencia. Le dabas la pelota y descansabas. Era muy inteligente para la edad que tenía", contó el ex campeón del mundo sub 20 de 1995.

Rodríguez recuerda el gol de taco que hizo el Muñeco en San Rafael. Dijo en un reportaje: "Ya de chico era un jugador muy inteligente, habilidoso y con un panorama increíble de toda la cancha. Siempre digo que es el mejor jugador que vi. Era muy solidario y excelente compañero".

Por esos años, junto con el Monumental y las instalaciones de River, el gobierno nacional había decidido potenciar los deportes amateurs y había reactivado el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD) que había sido creado por un decreto del presidente Juan Domingo Perón en 1953, considerando el deporte "como un derecho del pueblo". Cada tanto, los pibes de las inferiores de River se cruzaban con los deportistas amateurs. Pancho, un remero que por ese tiempo iniciaba su experiencia en la selección nacional con vistas a un Panamericano y que supo remar para el Club Mendoza de Regatas durante un tiempo, contaba que Marcelo Gallardo era uno de los pocos que conversaba con ellos cuando se los cruzaba. "Acordate, en unos años ese pibe va a ser famoso y va a ganar un montón de plata mientras nosotros, los que hacemos deportes amateurs, vamos a seguir sin un mango y siendo unos perfectos desconocidos", decía.

Mariano Juan también reafirma esa característica simple de Gallardo, que contrastaba con la mayoría de los chicos que ya se consideraban futuras estrellas: "Afuera de la cancha era callado, casi tímido, buena gente, muy familiero".

Durante ese tiempo en las inferiores de River, el Muñeco viajaba casi todos los días en tren desde Merlo a Núñez. A veces se colaba y se ahorraba los 50 centavos para comerse una porción de pizza en la estación Liniers.

Cuando habían pasado tres años de aquella tarde de martes de noviembre, Marcelo Daniel Gallardo debutó en reserva. Tenía 15 años y fue Alejandro Sabella -ayudante del DT Daniel Passarella- quien decidió que la hora había llegado.

El 14 de diciembre de 1991, Gallardo ingresaba en tercera en un partido contra Platense en la cancha de Independiente. "Entré los últimos 15 minutos, la primera pelota que toqué tiré un caño contra la línea y casi hago un gol", recordó el Muñeco.

El 18 de abril de 1993 debutó en Primera. River le ganó 2 a 0 a Newell's. El director técnico era Daniel Passarella. A partir de allí, la historia se escribe en estadísticas.

Marcelo Daniel Gallardo fue campeón con River de los torneos Apertura 1993 y 1994, de la Copa Libertadores 1996, del Apertura 1996, Clausura de 1997, Supercopa de '97 y Apertura de '97.

Fue campeón de la Liga y la Supercopa de Francia con el Mónaco. Salió campeón de la temporada 2010-11 con Nacional de Montevideo.

Jugó 516 partidos e hizo 117 goles como futbolista de primera, entre ellos 43 partidos con la selección nacional y 13 goles para la celeste y blanca, con la que obtuvo la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atlanta `96 y la de oro en los Panamericanos del `95.

Toda una historia, pero sólo la primera parte.

Gerente exitoso
El fútbol es un gran negocio, ya nadie lo puede discutir. Salvo en los potreros de los barrios y en la tribuna, todo lo demás se analiza en números. Y en este aspecto, el ciclo de Marcelo Gallardo también es un rotundo éxito.

Un informe publicado originalmente por Ámbito Financiero, certifica esto.

El valor de mercado de River Plate se duplicó desde que Gallardo tomó el plantel en 2014 hasta hoy.

Según la valuación del sitio especializado Transfermark, aquel primer equipo estaba tasado en $512,36 millones, contra los $978,6 millones del actual. Es decir que el crecimiento en dos años fue de un 48,7%.

Estas cifras se explican por dos variantes. La primera: el estatus que recuperó el club de Núñez a nivel internacional gracias a la obtención de la Sudamericana 2014, de la Libertadores 2015, la Suruga Bank 2015 y las Recopas Sudamericanas 2015 y 2016.

Además, fue subcampeón en el Mundial de Clubes 2015, luego de caer en la recordada final ante el Barcelona de Lionel Messi.

La segunda es el importante recambio: de aquel primer plantel sobrevivieron ochos jugadores (Augusto Batalla, Jonathan Maidana, Leandro Vega, Leonardo Ponzio, Camilo Mayada, el mendocino Gonzalo Pity Martínez, Sebastián Driussi y Rodrigo Mora) y se fueron 28, entre los que se destacan Marcelo Barovero, Ramiro Funes Mori, Germán Pezzella, Emanuel Mammama, Leonel Vangioni, Gabriel Mercado, Matías Kranevitter, Carlos Sánchez, Ariel Rojas, Teo Gutiérrez y Cavenaghi.

Colgó los botines para dirigir en Uruguay
Cuando Marcelo Gallardo ya analizaba su retiro como jugador, decidió comenzar a estudiar para ser Director Técnico Nacional de Fútbol en la Escuela de Técnicos de Vicente López. Allí fue compañero de Matías Biscay, Rodolfo Arruabarrena y Diego Markic.

El 10 de junio de 2011 Gallardo jugó su último partido, en el mítico Estadio Centenario. Nacional venció 1 a 0 a Defensor Sporting y fue campeón. Pocos días después, Nacional anunció que el Muñeco sería el nuevo director técnico del equipo.

En sus primeros seis meses de trabajo, logró el torneo apertura y el 16 de junio del 2012 se consagró campeón uruguayo 2011-2012. Pero Gallardo no logró que Nacional avanzara en las copas internacionales. Quedó eliminado de la Sudamericana 2011 en la segunda fase, y en la Copa Libertadores 2012 no superó la fase de grupos.

El 6 de junio de 2014 el Secretario Técnico de River Plate, Enzo Francescoli, anunció que Marcelo Daniel Gallardo sería en nuevo DT del club millonario, después de la apresurada salida de Ramón Díaz. El Muñeco tenía 38 años.

La historia reciente, la de esta semana que acaba de terminar, dice que Marcelo Gallardo transformó la historia internacional de River con la obtención de la Recopa Sudamericana contra Independiente Santa Fe. Desde su llegada, el entrenador duplicó los títulos foráneos en apenas dos años sentado en el banco de suplentes. De cinco a diez.

Hasta antes de Gallardo DT, River tenía cinco copas internacionales y en dos de ellas el Muñeco había integrado los equipos campeones como jugador.

Cuando asumió la dirección técnica rápidamente guió al equipo a conseguir la primera Copa Sudamericana de su historia.

Eso le permitió el pasaje para otras dos opciones continentales: Recopa Sudamericana y Suruga Bank. Ganó las dos.

La Copa Libertadores del 2015 llegó inmediatamente después.

De lo restante que disputó fuera del país tropezó apenas tres veces: perdió la final del Mundial de Clubes y fue eliminado de la Libertadores 2016 (octavos) y Sudamericana 2015 (semis).

Es el único en consagrarse campeón como técnico y jugador de la Copa Libertadores con el club millonario. Además, suma 13 títulos en la institución roja y blanca, de los cuales 8 durante su etapa de jugador (2 copas y 6 torneos locales) y 5 (copas) durante su etapa como entrenador de River.
Fuente:

Dejanos tu comentario