Primera A - Godoy Cruz Godoy Cruz
martes 20 de septiembre de 2016

"Ya he visto 300 veces el gol por TV"

Javier Correa y su inolvidable partido del domingo. "Lo bueno de anotarle a Boca es que pasan los videos del gol hasta por Utilísima", dijo con humor el delantero cordobés.


Matías Soria

soria.matias@diariouno.com.ar


Fue una definición "a lo Valdano en la final del Mundial '86". Tras una perfecta asistencia del Morro García, el delantero Javier Correa quedó solo frente al arquero, el cordobés se inclinó levemente y, con un exquisito toque con el interior del pie derecho, colocó el balón justo en el hueco que quedaba entre Guillermo Sara y su palo derecho. ¡Golazo!

"Ya he visto como 300 veces el gol por televisión", contó sonriendo Correa, el autor del tanto que significó el empate de Godoy Cruz sobre Boca, y que desató los festejos de todos los hinchas bodegueros, el último domingo en el estadio Malvinas Argentinas.

"Cuando vi que el arquero me salía decidí rematar de primera, y cuando vi que la pelota entraba se me aflojaron las piernas de la emoción. En ese momento pensé en mis hijos, Bautista y Lorenzo, y por eso el festejo fue dedicado a ellos", agregó el ex Instituto.

"La verdad es que el 90 por ciento del gol es del Morro García. Igual lo iba a matar si no me pasaba la pelota (risas). Me la largó en el momento justo", expresó Correa, quien mantiene una gran amistad con el uruguayo. Ambos no sólo comparten el mismo puesto en la delantera, sino también la habitación cada vez que concentran, siendo de los más jodones del plantel, aportando buena onda y humor a la rutina diaria.

"Con el Morro (García) nos llevamos muy bien, es una gran persona y como goleador ya todos conocen su tremenda potencia. Ahora le hago escuchar cuarteto para que se tire unos pasos cuando convierta un gol", señaló Correa, quien como todo cordobés, es fanático de Ulises Bueno y La Mona Jiménez.

"El Morro y Ayoví son unas bestias y hay que estar a la altura de ellos. Son dos monstruos, hay que saber esperar y aprovechar la oportunidad cada vez que uno entra a la cancha. Por eso hay que dejar todo en cada práctica y, cada vez que me toque jugar, demostrarle al entrenador que podemos ayudar al equipo", sentenció.

Sobre el fuerte abrazo que le dio al Gallego Méndez, Correa contó: "Con el gol pude devolverle al técnico la confianza que me dio en la semana y en la concentración. Por eso le agradecí en el festejo".

"Por nuestro potencial, nos hemos ganado un respeto en el fútbol argentino. Somos molestos para los equipos grandes, y lo demostramos otra vez con el buen partido del domingo. Lo bueno de marcarle a Boca es que te pasan los videos de las repeticiones del gol hasta por Utilísima, y en los canales de cocina", remató con humor el cordobés Javier Correa.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas