AFA - Edgardo Bauza AFA
viernes 12 de agosto de 2016

Los 47 días sin Messi: del "no vuelvo más" al regreso tan ansiado

El Patón Bauza habló con el rosarino y logró que recapacitara. El "platinado" aseguró: "Amo demasiado a mi país".

Entre el "me voy" y el regreso de Lionel Messi a la Selección argentina pasaron 47 días, además de un cambio de entrenador nacional y hasta de un presidente de la AFA, pero la sensación reinante fue siempre la misma, que debía estar, porque de otra manera el camino a Rusia 2018 se haría cuesta arriba.


Desde el primer minuto que asumió en su cargo, el entrenador Edgardo Bauza dijo que quería "tener la posibilidad de hablar de fútbol" con Messi, más allá de que el clamor general del país futbolero era que vaya a Barcelona "a convencerlo".

Las ganas, el sentimiento de pertenencia, y porque no, una sensación de revancha para poder alcanzar objetivos que en cuentagotas se le cumplieron en la Selección argentina, parecieron motivar a Messi a volver al conjunto nacional.

Fue casi sin que nadie lo sospechara que Messi lanzó la frase que retumbó en todo el mundo futbolero argentino y mundial: "Se terminó la Selección para mí, ya está". Sin embargo, las lágrimas de Messi tras la definición por penales ante Chile, donde él mismo malogró un remate, hacían impensada esa declaración posterior.

Desde ese momento la Selección argentina pareció sufrir un vacío más profundo que el provocado por las tres finales perdidas -una en el Mundial ante Alemania y dos en las Copa América ante Chile-, y también ahí mismo se inició el proceso para tratar de convencerlo. Marchas, cartas, las redes sociales, el pedido de diferentes protagonistas sobre lo que aportó y brindó Messi, todo fue útil para tratar de que "La Pulga" evite abandonar el equipo albiceleste.

Messi, por esos días, se fue de vacaciones con su esposa Antonella Raccuzzo y sus hijos, para despejar, reflexionar y pensar en lo que vendría con el Barcelona de España, su club. De Argentina no tenía novedades, o mejor aún, lo que sabía no era del todo alentador.

Es que la AFA se debatió entre el egoísmo de los dirigentes y la renuncia inesperada de Gerardo Martino al cargo de entrenador, y rápidamente se abrió un nuevo capítulo de incertidumbre, como para echarle más "leña al fuego".

Pero claro, el fútbol argentino todo lo puede y entre la locura, la incredulidad y hasta la sinrazón, los días depararon más sorpresas, mientras cada uno de los protagonistas intentaban dilucidar qué hacer sin Messi. Llegó el tiempo de Armando Pérez como presidente de la Comisión regularizadora que impuso la FIFA. Con él la elección de Bauza como entrenador.

Pero la pregunta aún no tenía respuesta. ¿Y Messi?. Messi regresó al Barcelona una semana antes de lo pactado. Entrenó, se mostró animado y hasta jugó y metió goles con el equipo "culé", ahora con un look platinado.

¿Debió llegar la reunión con Bauza para tener la respuesta a la pregunta del millón?. Miles de suposiciones y otras tantas especulaciones se tejieron en este tiempo. El único que puede decir si finalmente Bauza lo convenció o no es el propio Messi, o bien fue esa frase que entregó mediante un comunicado lo que refleje su verdadero sentimiento: "amo demasiado a mi país".
Fuente:

Dejanos tu comentario