Rio cerró sus Juegos Paralímpicos con las banderas a media asta

Fueron los primeros en América Latina, que se anunciaban como un fracaso pero lograron seducir al público, aunque llegan a su último día teñidos de luto por la muerte de un ciclista iraní.

Rio cerró este domingo sus Juegos Paralímpicos, los primeros en América Latina, que se anunciaban como un fracaso pero lograron seducir al público, aunque llegan a su último día teñidos de luto por la muerte de un ciclista iraní la víspera de la clausura en el Maracaná.

Tras once días de competición dominados por China, la ceremonia que puso fin a los XV Juegos Paralímpicos de verano, y al ciclo de megaeventos en el gigante sudamericano, comenzó al ritmo de los tambores brasileños.

En un espectáculo de dos horas que celebró la música de este país continental, Rio apaga su llama y pasa el relevo a Tokio, sede de los próximos Juegos en 2020. Al poco de comenzar el show reapareció la polémica cuando el guitarrista de uno de los grupos saltó al escenario con un cartel en el que se leía: "Fora Temer", en referencia al presidente de Brasil, quien había anunciado que no acudiría a la clausura.

Pero en el templo del fútbol, abarrotado como para la apertura el 7 de septiembre, no todo fue fiesta.

El sábado, el atleta iraní Bahman Golbarnezhad, de 48 años, falleció durante la prueba de ciclismo en ruta tiñendo de luto a la familia paralímpica, que vivió la primera muerte en la historia de sus Juegos.

Una "terrible tragedia que entristece los grandes Juegos Paralímpicos de Rio", describió tras el siniestro el presidente del Comité Internacional (CPI), Philip Craven, que expresó sus condolencias tanto a la familia del deportista como a toda su delegación.

Durante el domingo ondearon a media asta tanto la bandera Paralímpica como la iraní, mientras que en la ceremonia se guardará un minuto de silencio en su honor.

Contra pronósticos

Como en los Juegos de Londres, China ha sido la gran triunfadora en Rio con 238 medallas (106 de oro), once más que hace cuatro años. Reino Unido, Ucrania, Estados Unidos y Australia completan el quinteto de honor, mientras que los anfitriones brasileños concluyeron octavos.

Una fuerte preocupación precedió a los primeros Paralímpicos de América Latina, marcados por las grandes dificultades financieras, como consecuencia especialmente de los gastos imprevistos durante los Juegos Olímpicos de agosto y la falta de interés previo del público.

Y la ceremonia de apertura tampoco estuvo a salvo de la polémica. Los abucheos al controvertido presidente de Brasil, Michel Temer, la destacada ausencia del presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, o la bandera de Rusia -excluida de los Juegos por el escándalo de dopaje- enarbolada por un miembro de la delegación de Bielorrusia marcaron la inauguración.

Pero, contra todo pronóstico, los Juegos fueron un "éxito", aunque hayan acabado "ensombrecidos" al final por el fallecimiento del ciclista iraní.

Los Paralímpicos de Rio serán recordados "como un éxito que asombró al mundo", pese al trágico fallecimiento que oscureció su final, valoró el domingo Philip Craven en una conferencia de prensa.

Hace un mes, solamente se habían vendido un 12% de entradas para asistir a las competiciones.

Finalmente, se vendieron más de 2,1 millones de tickets de los 2,5 millones disponibles. Una asistencia solo superada por Londres-2012.

Al contrario de lo que ocurrió en los Juegos Olímpicos, donde algunos estadios estaban medio vacíos a causa de los altos precios para los brasileños, los Paralímpicos se convirtieron en un plan atractivo y barato (entre 10 y 20 reales de media, de 3 a 6 dólares al cambio), para muchas familias.

Tanto que el pasado sábado se batió el récord de asistencia registrado en una jornada de los Juegos Olímpicos (153.000 personas), con las más de 170.000 que acudieron ese día a ver competiciones paralímpicas.

"Misión cumplida", dijo Carlos Nuzman, presidente de Rio-2016.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas