Juegos Olímpicos - Río 2016 Juegos Olímpicos
domingo 14 de agosto de 2016

La argentina que se lesionó y no pudo cumplir su sueño olímpico

La marplatense María Peralta se quebró en llanto cuando contó que tuvo que abandonar la Maratón femenina en Río por una tendinitis.

La marplatense María Peralta reconoció que tuvo que abandonar la Maratón femenina de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 por una tendinitis que sufrió en Colombia durante su preparación y que junto a su cuerpo técnico y compañeros de entrenamiento guardaron el secreto.

"En Colombia, el día 16 ó 17, hice mi último fondo y el tobillo quedó sentido porque ya venía con una molestia. Fuimos con el médico Darío Souto, que estuvo conmigo los últimos ocho días en Paipa, donde no podía correr", explicó Peralta, antes de quebrarse en llanto.

La marplatense, de 38 años, consiguió clasificar a su segundo Juegos Olímpicos en la Maratón de Berlín, el 27 de septiembre de 2015, cuando cruzó la meta en 2 horas, 37 minutos y 57 segundos, superando la marca mínima que exigía la Confederación Argentina de Atletismo (CADA) (2:39).

"Hicimos una resonancia enseguida y había líquido en el tobillo. No podíamos hacer nada, solo no correr y tratar de bajar la inflamación. No lo quise hacer público porque yo quería intentar y largar mi maratón, porque me lo gané. Son las reglas del juego. Tengo una carrera donde no tuve lesiones, pero llegó una tendinitis", confió entre lágrimas.

Sólo la cordobesa Rosa Godoy, la sanjuanina Viviana Chávez y Peralta habían conseguido los tiempos para clasificar a Río, pero más allá de que no hubiera nadie para reemplazarla, ésta última o su entrenador, Leonardo Malgor, debería haber avisado a las autoridades de la CADA que no estaba al 100 por ciento de sus condiciones físicas y que se determinara como seguir para evitar un gasto de dinero del Enard en su preparación.

"Quise largar mi maratón, porque me lo gané y porque era un Juego Olímpico. Sabíamos que existía la posibilidad de que no aguante. Hasta el kilómetros 19 fui, pero después no pude apoyar más la pierna", agregó sobre lo que fue su segunda participación olímpica tras Londres 2012.

Peralta agradeció el apoyo de sus seres queridos y comentó: "Siento mucho por los que estaban esperando algo mejor. Seguí caminando y justo estaban mis hijas, y verlas llorar a ellas no estuvo bueno".

Fuente:

Dejanos tu comentario