Axel M眉ller: "Me encantar铆a estar en Tokio 2020"

Tras su gran actuaci贸n en los Juegos de R铆o 2016, el mendocino quiere enfocarse en crecer en el rugby de quince pero no descarta tener revancha en la pr贸xima cita ol铆mpica.


Juan Pablo García

garcia.juanpablo@diariouno.net.ar

Hace poco más de un año, cuando regresó con la medalla de plata de los Juegos Panamericanos de Toronto, Axel Müller dejó en claro que su objetivo era estar en el histórico regreso del rugby, en el formato de seven, a los Juegos Olímpicos.

Recién llegado de Río de Janeiro, el rugbier de Marista destaca: "Fue una experiencia increíble. Después de la experiencia de los Panamericanos me iba imaginando cómo sería pero es otro nivel de deportistas, de exigencia y de organización".

La posibilidad de convivir con los demás deportistas argentinos y extranjeros es uno de los privilegios de todo deportista olímpico y Müller no fue la excepción: "Es espectacular. Los argentinos estaban todos en el edificio 24 y a nosotros, junto con los de fútbol, nos alojaron en el 1 por un problema de cloacas. De todos modos tuvimos muy buena onda. Fuimos todos juntos a la inauguración y después nos cruzábamos en el comedor o en la villa con Del Potro, Pico Mónaco, los de handball y Las Leonas. También con los otros mendocinos tenemos muy buena onda".

En cuanto a los extranjeros, Axel recordó: "Hay estrellas como Nadal o Djokovic a los que todos les piden fotos. Un día también estuvimos charlando con Tony Parker y con Boris Diaw (basquetbolista francés que juega en la NBA), que de chico era uno de mis ídolos".

Algo que le quedó pendiente fue haber podido disfrutar más de los Juegos: "A otros equipos, como Francia, les dieron la posibilidad de quedarse en la villa hasta que terminen los Juegos. Nosotros no podíamos quedarnos en la villa y teníamos que pagar el cambio del pasaje. Igual algunos de los chicos se quedaron".

De todos modos, el mendocino tenía que volver para decidir su futuro: "La posibilidad de ir a Toulon es concreta. Tengo que definir en estos días si me voy o sigo jugando acá".

Lo que viene para Müller y sus compañeros del seven, pese a ser jóvenes, es incierto pensando en otra chance olímpica: "Me encantaría estar en Tokio 2020, pero hoy en Argentina el seven se usa para desarrollar jugadores. Tenemos una beca pero no es como en otros países en los que tienen contratos similares a los del rugby de quince. Por eso, seguramente algunos se enfoquen más en el rugby de quince pensando en poder jugar en los Jaguares o en el exterior".

Respecto de lo que fue la competencia olímpica, destacó: "La organización fue muy similar al circuito. El estadio era más chico pero había mucha gente y muchos argentinos. En eso fue especial. En cuanto al juego, fue durísimo, sobre todo en el contacto. Fiji fue el mejor pero le jugamos de igual a igual y con Gran Bretaña, que fue finalista, perdimos en suplementario. El último día ya estábamos muy cansados y ganaba el que tenía más cabeza. Levantamos un partidazo con Australia y con Nueva Zelanda no podíamos más".

Fuente:

Dejanos tu comentario