hockey sobre cesped hockey sobre cesped
sábado 03 de septiembre de 2016

Ahora tiene Chapa olímpica

Mano a mano con el entrenador del momento. A pocos días de la coronación de Los Leones en los Juegos de Río, Carlos Retegui estuvo en nuestra provincia y habló con UNO

Gonzalo Santo Tomás
santotomas.gonzalo@diariouno.net.ar


" Ganar un Mundial es algo importante, pero lo ven pocas personas. Conseguir una medalla de oro es como estar en el cielo, te ve todo el mundo", sintetiza Carlos Retegui sobre el reciente logro de Los Leones en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Sentado en uno de los sillones del hotel Hyatt, junto a su amigo Matías Roby, el Chapa, que estuvo tres días en nuestra provincia, donde se realizó una cirugía, habló con Diario UNO, el único medio local para el que hizo declaraciones.

El entrenador del momento en el deporte argentino comentó el significado de la medalla, de su futuro y de su viejo anhelo de ser director técnico de fútbol.

–Tanto trabajo dio sus frutos, ganaron la medalla de oro y quedaron en la historia
–Es algo sublime. Lo soñamos, nos ilusionamos, lo trabajamos, lo creímos y lo pudimos concretar. Es como estar en el cielo. Estoy muy orgulloso de los jugadores. Porque para llegar acá hicimos entrenamientos extenuantes, en los que hubo momentos de desgaste, pero era necesario hacerlos y ahora vemos que el trabajo incondicional de todos fue necesario para el logro.

–¿Te costó mucho hacerle entender al plantel que a la garra había que sumarle juego?
–Nosotros hace tres años que somos el equipo que más córners cortos genera en todos los torneos. Cuando te tildan de equipo defensivo, nosotros con los números demostramos que es una falsedad. Tenemos la mejor defensa del mundo, un arquero atajador y una gran efectividad en el corto. Somos el equipo que más se entrenó para eso. Nuestra planificación fue de tres años y medio y apuntábamos a que nuestro pico tenía que ser Río. No se olviden de que nosotros realizamos cuatro pretemporadas muy duras, dos en Mar del Plata, una en Valencia y la otra en el CENARD. Personalmente estaba convencido de que a partir del cuarto partido íbamos hacer la diferencia, y eso sucedió.

–¿Qué tuviste que cambiar para ganar la medalla de oro? Porque en Londres estuviste muy cerca con Las Leonas
– En Londres nos pasó que tuvimos cuatro jugadoras lesionadas Charo Luchetti, Noel Barrionuevo, Carla Rebecchi y Lucha (Luciana Aymar). Físicamente llegamos muy bien, pero era un equipo golpeado traumáticamente por las lesiones. Ahora pienso que si teníamos a estas cuatro jugadores bien nos traíamos el oro. Y personalmente cambié, sin dejar de ser exigente, y sabiendo que muchas veces llevás al jugador al límite y esto produce un desgaste, me volví más humano para entender las situaciones de cada jugador y para tener templanza a la hora de tomar decisiones. Te cuento una anécdota: en Valencia, hablamos con Pedro Ibarra, el capitán, y le hicimos saber que si no aflojábamos los entrenamientos podíamos hacer historia y así fue. Los jugadores ya están avisados de que si nosotros seguimos queremos ser campeones mundiales en la India, en 2018.
(Fue la primera vez que Retegui dio a entender que aún no sabe si va a seguir al frente de Los Leones, como reconociendo que hubo dirigentes que le pusieron palos en la rueda en la preparación del equipo).

–Sos una persona a la que en el ambiente del hockey o quieren o odian. ¿Qué significa esta medalla de oro para vos?
–Los que me quieren bienvenidos y a los que no me quieren, no le bajo la mirada a ninguno. Que quede bien claro, a ninguno. Este logro de Los Leones tiene que ser un mensaje de unión para el hockey argentino. Hay que hacer un proyecto colectivo. Manolo Ruiz, un gran técnico argentino, me mandó un correo que decía: "Carlitos, tu responsabilidad es mucho mayor que entrenar a los seleccionados, es integrar al hockey argentino para que vayamos por el mismo camino, dejando los egos de lado". Los invito a todos a sumarse, a los que me quieren y a los que no.

–¿Te preocupa que se deje pasar una chance tan importante por los problemas dirigenciales?
–No, para nada. Yo tengo una responsabilidad y la voy a respetar. No me pongo colorado porque tengo que hacer entrenar a los chicos 8 horas diarias, y menos a la hora de decir lo que pienso. Ahora es una buena oportunidad para que los jugadores, entrenadores y la dirigencia actúen con pluralidad y con la cabeza pensando en nosotros y no en el yo.

– ¿Te da bronca que Las Leonas y Los Leones hicieron todo para ganar y que los dirigentes les pusieran palos en la rueda?
–Yo tuve apoyo de todos: Comité Olímpico, Subsecretaria de Deportes, Confederación Argentina y el ENARD. Me pusieron algunas piedras en el camino, pero no me interesa hablar de eso. Yo elijo a mis amigos.

–¿Te traicionaron?
–Claro que me traicionaron, pero siempre miro para adelante. En la previa no me la hicieron pasar bien. Yo estoy agradecido a Sandra Isola (actual presidenta de la CAH), a Aníbal Fernández, que fue un caballero conmigo, a los jugadores principalmente y a mi cuerpo técnico, el mejor del mundo, donde tengo dos mendocinos: Matías Roby y Rolo Rivero.
(Aunque el Chapa no lo quiera decir, se sabe que tuvo inconvenientes con Mario Galliano, secretario de la CAH, y una de las personas con las que él tenía mayor confianza dentro de la Confederación).

–¿Recién dijiste que no sabés si vas a seguir?
–Yo no me quedo para siempre en los cargos. Hay que dejar a la dirigencia nueva que elija a las personas que ellos creen que tienen que estar.

–¿Que te gustaría hacer?
–Cumplir un rol importante en el armado del hockey argentino, donde todos se sientan integrados.

–Eso se viene escuchando desde hace mucho y nadie lo cumple.
–Todos los dirigentes que pasaron quisieron hacer las cosas bien. Perdón algunos no, pero no voy a perder el tiempo hablando de personas que le hicieron mal a este deporte. Tenemos que seguir mirando para adelante y unir al hockey argentino. Que Las Leonas Vintage (las ex Leonas) sean importantes, igual que los ex entrenadores. Si me siento cómodo voy a estar, si no me iré a mi casa. Quiero ser campeón del mundo en la India, pero quiero que mi equipo tire para al mismo lado.

–¿Cuando decís mi equipo a quién te referís?
–A todos, jugadores,cuerpo técnicos y dirigentes. Cuando sé que vamos a la guerra con un escarbadientes me pongo en la línea de cal, como me pasó con Los Leones y Las Leonas. Pero siempre con respeto y educación, nunca me voy apartar de estos valores.

–¿Es cierto que te gustaría ser entrenador de fútbol?
–Sí, me encantaría. Esta semana tuve reuniones muy importantes, pero creo que es el momento de tener los pies en la tierra. Me tengo que salir un poco de la película que está pasando por los Juegos Olímpicos. Mirarla de afuera. Y no tengo que tomar decisiones apuradas que me pueden llevar a cometer errores. Es una situación que con el tiempo se va a dar y tengo ganas.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas