martes 16 de mayo de 2017

Nuestro cerebro bajo la lupa

El periodista Germán Paoloski conduce la segunda temporada de Asombrosamente, programa que cuenta cómo funciona la mente humana. Por National Geographic

El nombre de Germán Paoloski se asocia rápidamente con el periodismo deportivo, puesto que esta ha sido su especialización hasta que –explotando su faceta de conductor de televisión– se propuso tomar otros desafíos, y nada pequeños. Así comenzó a conducir en el 2016 por la señal de cable de National Geographic (canal 44 de Supercanal y 300 de Supercanal HD) un programa de divulgación científica denominado Asombrosamente. El objetivo de esta propuesta es explorar cómo funciona el cerebro humano, pero utilizando un formato que apunta al entretenimiento de toda la familia.

El periodista porteño se considera un privilegiado por esta posibilidad y agradecido por los otros tres programas que conduce: Todo tiene un porqué, por la TV Pública, de lunes a viernes de 17 a 18, y dos programas deportivos: Vuelta y vuelta, por Radio Rivadavia, y Nunca es tarde, por la señal Fox Sport.

–¿A qué atribuís este boom por las neurociencias que tanto interesan al público ?
–Lo que pienso es que en el último tiempo ha habido avances en este sentido, y lo que se ha producido es un interés particular: la gente quiere saber un poco más, hay una cierta avidez del público por incorporar conocimiento.

–Si bien es un programa de entretenimiento, ¿los juegos y la interacción con el público sirven como base de datos para investigaciones, por ejemplo?
–Cada programa es temático y está basado en teorías comprobadas. Los juegos y experiencias se arman en torno a éstas y sí se manejan estadísticas, y de gran valor. Pero yo no intervengo en la producción, lo que hago es la presentación y la interpretación.

–¿Le aportás tu punto de vista?
–Yo no elijo los temas, pero sí trato de ponerle mi impronta, mi interpretación acerca de lo que se está tratando. Lo que aporto al programa es mi espontaneidad, y no es difícil hacerlo porque la producción se encarga de que, a pesar de basarse en teorías científicas, los conceptos sean muy claros.

–¿Cómo te informás de la temática de cada programa?
–Leo previamente los guiones, los vamos armando por partes y sólo contás con la historia completa cuando se termina de compaginar. La verdad es que me siento orgulloso de este programa. La verdad es que hay infinidad de temas, se trata de tocar algunos que tengan que ver con avances científicos o con estudios recientes. La elección de los temas que se van a tratar es más bien arbitrario.

–¿Te sentís cómodo conduciendo este tipo de programas, teniendo en cuenta que venís del periodismo deportivo?
–Tengo que decir que soy un privilegiado, porque puedo aprender. Siempre he sido curioso, con ganas de aprender, me gustan los desafíos y este no es un programa más que pasa por tu vida, sino que te deja algo, aprendés, te sorprendés.

–Es un formato televisivo con contenido científico, pero de fácil llegada a la gente...
-La intención es acercar el lenguaje científico a la gente, haciéndolo dinámico, aggiornado a los tiempos que vivimos y a sus exigencias. Los programas con contenido científico y educativo tienen que ser amenos. En este caso, está pensado para que toda la familia disfrute viéndolo y participando.

–¿Por qué pensás que la televisión tiene pocas propuestas como esta?
–Creo que la televisión tiene que dejar algo más, no sólo entretener, y si pueden hacer las dos cosas, mejor. Según creo, esto es lo que sucede con Asombrosamente y por esto tiene tanto éxito.

Entrega semanal. El programa se transmite los domingos a las 22, por National Geographic, señal 44 de Supercanal y 300 de Supercanal HD.
Fuente:

Más Leídas