musica musica
martes 31 de mayo de 2016

Willy Iturri vuelve a los escenarios argentinos con los clásicos de GIT

Entusiasmado ante la perspectiva de girar por todo el país y "durante todo el tiempo que sea necesario" con "Es por amor tour", el músico y compositor hará foco en los clásicos que tocó junto a Pablo Guyot y Alfredo Toth y quedaron plasmados en cinco álbumes publicados entre 1984 y 1992.

Willy Iturri, baterista que con su toque marcó el pulso de buena parte de la historia del rock argentino, regresa a la escena nacional desde el viernes 3 a las 23 en La Trastienda, con una serie de presentaciones en las que como cantante repasará los éxitos de GIT, el trío que integró en los 80.

Entusiasmado ante la perspectiva de girar por todo el país y "durante todo el tiempo que sea necesario" con "Es por amor tour", el músico y compositor hará foco en los clásicos que tocó junto a Pablo Guyot y Alfredo Toth y quedaron plasmados en cinco álbumes publicados entre 1984 y 1992.

"Aire de todos", "Es por amor", "Viento loco", "Ana (La calle es su lugar)", "No hieras mi corazón", "Nena no te portes mal", "Tarado de cumpleaños" y "Siempre fuiste mi amor", en nuevas versiones, serán parte de un repertorio que abordará en cuarteto.

"Cuando un tema está bien hecho, vos le podés cambiar el ritmo y va a quedar bien, por eso digo que las nuevas versiones de los temas de GIT quedaron mil veces mejor que lo grabado entonces", aseguró Iturri durante una entrevista con Télam.

Cuidadoso de una obra en la que tuvo protagonismo como autor e intérprete, el baterista alertó que en esas visitas a las viejas canciones "hay que tener cuidado, porque si a un tema le borrás la esencia, lo destrozás".

La propuesta de "Es por amor tour" comenzará el viernes a las 23 en la sala porteña de Balcarce 460, para el jueves 9 llegar al Teatro Uom de San Justo (Av. Arturo Illia 2340), en los inicios de una recorrida con aspiraciones nacionales que lo tendrán bastante tiempo en la Argentina a 15 años de haberse radicado en Chile.

Sobre la modalidad de los recitales, adelantó : "Estoy cantando yo adelante del trío, pero también hago un solo de batería y hago varias canciones a batería y voz".

Pero para explicar el espíritu que anima a esta serie de presentaciones, el instrumentista que irrumpió discográficamente en 1979 como parte de la banda de Raúl Porchetto que registró "Mundo", señaló: "Yo soy feliz arriba del escenario y quiero hacer feliz a la gente".

A los 63 años y con más de cuatro décadas de actividad profesional iniciada en 1973 como parte del grupo Banana, Iturri deslizó que como baterista "me dicen que dejé una escuela y que hay un antes y después de mí en el instrumento".

"Lo único que puedo decir sobre eso -comentó- que siempre me preocupé mucho por el sonido y me ocupé especialmente de encontrar y defender mi sonido".

Y puesto a ejemplificar el modo en que logra caracterizar su toque, indicó que "yo afino la batería en do mayor o en re mayor porque me parece que esos tonos en el rock son los que van bien, los que van mejor. Hay que entender que la batería es un instrumento de acompañamiento pero, también, que hay que saber acompañar".

En el mismo sentido y aunque saludó los avances tecnológicos a la hora de los recitales o las grabaciones, Willy sostuvo que "lo que le pido al ingeniero y a mis músicos es que pongan el sonido que sale de los instrumentos porque un buen músico tiene que darle el sonido al ingeniero y nunca eso debe ser al revés".

A lo largo de su intensa trayectoria, el artista grabó en tres discos de Porchetto (el citado "Mundo", "Metegol" y "Televisión"), con León Gieco ("Pensar en nada"), con Mercedes Sosa (su disco homónimo de 1983) y en la mágica trilogía solista de Charly García después de Seru Girán: "Yendo de la cama al living", "Clics modernos" y "Piano Bar".

"Guardo un recuerdo hermoso de Charly y de los cuatro años en que tocamos juntos. Fue duro separarnos después de haber vivido tantas cosas y quedamos muy tristes después del último de los siete Luna Park que compartimos", evocó.

En el repaso de esa historia, el músico destacó la grabación del aire de baguala "Sólo un ser (Portezuelo)", que compuso para el volumen 3 de GIT, de 1986, "cuando lo llamé a Domingo Cura porque es un llanto, es medio como un blues y a mí me siempre me gustó experimentar con esas cosas".

Por último, se refirió al sonido "latoso" que el productor Gustavo Santaolalla impuso al "disco negro" que el trío registró como su segundo álbum, de 1985 y primero que una banda argentina publicó en los Estados Unidos.

"Fue algo tan jugado al poner un tambor y adelante una lata con un micrófono pegado que quedó algo muy loco y cuando hacés algo tan extremo no sabés si es una genialidad o te fuiste al carajo" evaluó entre risas.
Fuente: Télam

Más Leídas