musica - Andrés Calamaro Andrés Calamaro
sábado 28 de mayo de 2016

Willy Iturri reconoce que el rock nacional ha perdido "algo de identidad"

Entre las bandas que le gustó, en su regreso a Argentina, Iturri mencionó a Estelares, por cómo tratan las canciones, pero aún no puede dar una opinión general sobre las bandas

Con más de cuatro décadas en la escena nacional, y vuelto al país tras quince años radicado en el exterior, Willy Iturri, el otrora baterista de GIT, una de las bandas pioneras en la conquista de los mercados hispanoamericanos, lamentó que el rock argentino ha perdido "algo de identidad" en cuanto a su música y su concepto.

"Estamos hablando de identidad, si pensamos que en los 80 había nueve o diez grupos como Virus, GIT, Zas, Los Abuelos (de la Nada), Soda Stereo, Los Redondos, entre otros", expresó Iturri, comparando lo que pasaba hacía 30 años con la música local actual.

El baterista comentó que esa etapa era "de mucha creatividad", y en ese sentido recordó que cada banda "tenía su identidad y su color".

Entre las bandas que le gustó, en su regreso a Argentina, Iturri mencionó a Estelares, por cómo tratan las canciones, pero aún no puede dar una opinión general sobre las bandas. No obstante, señaló que cuando escucha los grupos del rock nacional encuentra similitudes e influencias de "Fito Páez, Zas, Gustavo Cerati, Andrés Calamaro, y de un mismo tipo cantando, escucho una licuadora de todo eso".

Icono de los años 80/90, Iturri vuelve a tocar en Buenos Aires luego de 15 años y dice que lo hace con "las mejores expectativas".

"Luego de 15 años es mucha la gente que me pedía que volviera a tocar en Buenos Aires, pero también en el interior del país, algo que vamos a hacer", expresó.

En ese sentido, el músico comenzará una nueva gira en Buenos Aires el próximo 3 de junio en La Trastienda, en el barrio porteño de San Telmo. Iturri indicó que se afincará un tiempo en Argentina para poder concretar una gira por el interior del país, y en ese periplo está cerrando fechas para tocar en Córdoba, Mendoza, San Juan, Neuquén, Rosario, entre otros, algo que se irá confirmando en la página oficial www.willyiturri.com.

El exbaterista del trío GIT, uno de los pilares del rock nacional en la década del 80, encabeza la gira denominada "Es por amor Tour", que ya lo tuvo en varios países de Latinoamérica. El músico, quien formó parte de las bandas de Charly García y Raúl Porchetto en su momento, reversiona temas consagrados de GIT como "Aire de Todos", "Es por Amor", "Viento Loco", Ana (La calle es su Lugar) o "No hieras mi corazón", entre otros. Pero también Iturri presenta temas de su último disco solista llamado "Ayer, hoy", y que fue editado en Chile.

"El show es interactivo, porque participa mucho la gente y eso es lo más lindo de poder estar en contacto con ellos", explicó Iturri, quien en los últimos años estuvo afincado en Playa del Carmen, México.

Iturri reconoce que el tiempo fuera del país lo ha sacado un poco de la escena, pero aclaró que durante todo este tiempo estuvo tocando por gran parte de Latinoamérica, tras el breve regreso que tuvo con GIT en el 2010.

Sobre ese punto Iturri también hizo referencia, dado que la pregunta recurrente es saber si volvería a juntarse nuevamente con Pablo Guyot y Alfredo Toth, algo que negó rotundamente. "No, porque yo ya estoy haciendo una carrera solista y ellos están con sus proyectos de producción de discos, y además porque ya son etapas cerradas", argumentó el baterista y cantante.

Su "volver a vivir" tras una etapa de excesos

Sin tapujos y queriendo dar un mensaje de superación personal, Iturri indicó que pasó por una dura etapa de recuperación a las drogas y el alcohol, y hace 16 años que está "limpio". "Tengo una recuperación de alcohol y drogas, solo por hoy y por 24 horas, de 16 años. Fui sumando horas, días, semanas, meses, y ahora años sin consumir nada", sentenció.

En ese sentido, comentó que su adicción a las drogas la superó con tratamientos médicos, y recordó que llegó a pesar 40 kilos y sufrió "graves problemas neuronales". Tras esa internación, a finales de los 90, en una viaje a Europa reconoció que era alcohólico, algo que superó tras un arduo tratamiento en alcohólicos anónimos.

"Es una enfermedad, lenta, progresiva y mortal. En un momento el médico que me atendía me dijo 'hermano, te doy dos o tres meses de vida si vos seguís así', algo que me hizo pensar todo de nuevo y así logré recuperarme", sostuvo.

Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas