musica musica
domingo 13 de marzo de 2016

Una última canción para renacer de las cenizas

El grupo de rock progresivo Zonda Projeckt tuvo que separarse, en pleno proceso de elaboración de su segundo trabajo. Pero el disco pudo concretarse gracias a las grabaciones de sus presentaciones en vivo

Zonda Projeckt fue, durante décadas, sinónimo de rock progresivo en nuestra provincia, lugar que se ganó con su intensa y poética apuesta estética. En 2002 llegó a nuestras manos El llanto secreto de la luna y el segundo trabajo del grupo ya estaba en marcha cuando la enfermedad de uno de sus integrantes, Mario Mátar, dejó por un momento trunco el proyecto. Sin embargo, el viento siguió soplando y ahora ha llegado este segundo y definitivo trabajo de la banda, ya que se disolvió y no volverán a tocar juntos.

A modo de despedida
Ernesto Erni Vidal, uno de sus integrantes y corazón de la banda, recuerda cómo surgió esta alternativa en un momento en que todos asimilaban la idea de que el grupo ya no volvería a subirse a los escenarios.

"Este disco es el resultado de renacer de las cenizas. Zonda Projeckt se separó y no va a existir más, pero nosotros veníamos trabajando muy bien, en ascenso y con un disco en estudio, editado y con muy buena recepción, que fue El llanto secreto de la luna. En el año 2006 se presentó la enfermedad de Mario Mátar, que nos partió al medio. Pero ante esta eventualidad tuvimos la suerte de que siempre hemos guardado todo. En lo personal, eso lo aprendí de Robert Fripp o Frank Zappa, que hay que grabar todo", relata el bajista.

–Es decir que tenían tomas en vivo de todos sus shows...
-Exacto, es una forma de poder observar y aprender, de guardar lo que está bueno y descartar lo que está malo. De cada show, por ejemplo, de 10 temas, quizá el 90 por ciento va a parar a la basura, por diversas cuestiones: de sonido, de mezcla, porque alguien se equivocó en una nota. Quizá de una hora y media de un show que grabaste, una hora y cuarto no te sirve, pero ese 10 o 20 por ciento que sirve, uno o dos temas por show, lo fuimos compilando. Fue un proceso de años, entre Mátar y yo fuimos pasando este material por un cedazo muy fino, muy exigente, incluso teníamos cuatro o cinco versiones de un mismo tema de cuatro o cinco shows distintos a lo largo de los años. Aprovechando entonces que iban a ser los temas del segundo disco, decidimos que fueran sus versiones en vivo, en las capturas que alcanzamos a hacer, y ese es básicamente el espíritu de este nuevo disco.

–Así surgió "Viento de toda la vida"...
–Ese material, en su inmensa mayoría eran temas que iban a ir al segundo disco que no alcanzamos a grabar. Teníamos estas capturas en vivo –hechas entre 2003 y 2006–, porque ya lo estábamos presentando. Entonces decidimos armar este disco.

–Debió ser entre emocionante y doloroso ese proceso de selección...
– Sí. Había temas que a uno en particular no le interesaban tanto, pero a otro le resultaba indispensable que entrara, por diversos motivos, porque el tema era de autoría de uno, porque le encantaba al otro. Cuando quisimos ver, teníamos cuatro o cinco temas más que se quedaron afuera, porque daba para un disco doble. Fue un proceso interesante, pero a la vez doloroso, porque hay cosas increíbles.

– ¿Daba para un disco doble?
– Charlándolo con Felipe Surkan (productor discográfico y manager de Viajero Inmóvil ) y Mario (Mátar), convinimos que en los tiempos que corren hubiera sido casi suicida hacer un disco doble, por las implicancias que tiene, porque la industria discográfica está reventada, porque ya casi nadie se interesa por los discos en formato físico.

–¿Cómo se puede adquirir este nuevo y último trabajo de los Zonda?
–Muchas bandas venden sus discos de manera particular a la salida de sus distintas presentaciones, pero en este caso no podía ser, ya que la banda se disolvió. Por eso pueden hacerlo contactándose a través de Facebook o a varias cuentas de mails nuestras.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas