musica - Madonna Madonna
sábado 07 de mayo de 2016

Una Bebe más "madura, mamá y templada" presenta "Cambio de Piel"

En esta gira por Latinoamérica se esperan las mismas dosis de sinceridad y sensualidad.

La cantante española Bebe presenta en México su último álbum, "Cambio de piel", y habla del documental "10 años con Bebe", un viaje por los "aciertos y errores" de su carrera hasta la artista "más madurita, mamá y templada" que es hoy día.

"Espero que la gente se emocione y le guste, espero traer el 'feeling' que hemos traído otras veces. Nos lo curramos (trabajamos) mucho en los conciertos", dice en entrevista con Efe previo al espectáculo que ofrece este sábado en El Plaza Condesa de la capital mexicana.

En esta gira por Latinoamérica, en la que también recorrerá Argentina, Chile o Uruguay, de María Nieves Rebolledo, Bebe, se esperan las mismas dosis de sinceridad y sensualidad en un escenario que en anteriores ocasiones.

Eso sí, bañadas de un sosiego, una tranquilidad, casi desconocida en los inicios de su carrera musical, cuando fue presentada como la cara contestataria del pop.

"Te ves más madurita, (Bebe) ya eres mamá y las cosas se ven de otra manera, con otra perspectiva y relatividad", se sincera la cantante y refleja su último disco, con varias piezas, como "Que llueva", que son un oda a la felicidad en familia.

No obstante, advierte que mantiene "los mismos valores", pero los expresa "de forma más templada, que puede ser más peligrosa también".

Todo este cambio vital aparece reflejado en el documental "10 años con Bebe", realizado por su actual pareja, el escritor y documentalista Hernán Zin, y estrenado el 29 de abril en el Festival de Málaga de cine.

"Era un poco escéptica, porque tampoco consideraba que diez años fueran demasiado para hacer un documental, pero tengo que reconocer que lo hizo muy emocionante", reconoce.

La obra es un viaje desde el elogiado y exitoso "Pafuera Telarañas" (2004) hasta "Cambio de Piel" (2015) y habla de "los aciertos y los errores" de su carrera con "muchas imágenes, momentos" y la intervención de amigos y conocidos que no esperaba, explica.

Recoge su trayectoria musical y vital, marcada por su inminente estrellato y sus problemas para lidiar con la popularidad.

"(De anónima) mi vida era muy divertida también, y pasé a ser popular como en un mes, como me pasó en España, de repente perdí toda esa privacidad (...) Cuando estás en plena vorágine crees que no va a pasar", rememora.

Una huida hacia adelante que impregnó gran parte de su segundo disco "Y." (2009) y que le permitió "tomar distancia" y "encontrar un equilibro" entre su vida personal y la música, de la que nunca se alejó y se considera "afortunada" de seguir trabajando en ella.

Si bien su prioridad en la vida es su hija, Candela, y aunque no descarta volver al cine como ya hizo en "La educación de las hadas" (2006) o "Caótica Ana" (2007), su segundo motor es la música: "Es en lo que me siento más cómoda y lo que más vivo".

Con su productor de confianza, Carlos Jean, están "maquinando" nuevas canciones que podrían aparecer incluso antes que un nuevo álbum.

Además, tiene en la cabeza desde hace años otro disco, un proyecto del que no suelta prenda, pero afirma que será "distinto".

Cuestionada acerca del peligro de ser mujer y hacerse mayor en la competida y un tanto cruel industria del espectáculo, Bebe, nacida en 1978 en Valencia, se muestra despreocupada y apuesta porque los artistas se reivindiquen como les plazca, como Madonna o los Rolling Stones.

De la cantante estadounidense, que a sus 57 años sigue explotando su sensualidad, dice que hace "muy bien en ser libre" y probar que a su edad hay mujeres "divas, estupendas y con 'power'".

"Igual que los Rolling Stones. Siguen tocando, son abuelos. Ron Wood ha tenido otros hijos y tiene 69 años, es una locura, pero es maravilloso", señala.

Anima a no ponerse "límites ni censurarse", ni creer que la música "es solo para gente más joven".

Simpática pero rotunda, se niega a opinar acerca de la situación en España, de la que solo dice que el país "está estancado" y "bastante tenso".

En contraposición, prefiere hablar de los temas de su disco, como "Todo lo que deseaba", que arranca con una base de piano y la juguetona e infantil rima "mi corazón palpita como una patata frita".

"Eso salió así, en mi coche, mi chico tocaba y yo tenía la grabadora porque estaba en fase de composición".

Otros tantas piezas de este álbum, mucho más luminoso que sus dos anteriores, salieron del tirón.

Aunque algunas de sus letras parecen arrancadas de páginas de su diario personal, Bebe no teme desnudarse en sus canciones: "Al final (escribo de) cosas muy básicas que sientes tú o el otro, da igual la clase social o la edad"

Fuente:

Más Leídas