musica - Maipú Maipú
viernes 29 de septiembre de 2017

The Cult El instinto del rock and roll

Visita. La mítica banda inglesa ofrecerá otro show histórico en Mendoza. El guitarrista Billy Duffy esboza las claves para rockearla sin morir en el intento.

A seis años de su última actuación en tierras mendocinas, este viernes vuelve la "locomotora" del hard rock mundial. El Arena Maipú Stadium arderá con las sinfonías clásicas de The Cult, banda insignia del rock duro británico.

Esta nueva gira argentina –que inició el miércoles en Rosario, llega a Mendoza y continúa este sábado en Córdoba y el próximo martes en el Luna Park porteño– es para promocionar su último disco, Hidden City (2016).

Billy Duffy, guitarrista y cofundador de la banda junto con Ian Astbury, aporta su mirada acerca de la mística del grupo que, desde su irrupción en la escena, a principios de los '80, no deja de destilar poéticas rockeras a nivel global, tomadas por las nuevas generaciones como emblemas del género.

–Es la segunda visita a Mendoza, después del gran show en 2011. ¿Qué recuerdan?
–Básicamente recordamos una puesta de sol increíble... La sensación del espacio y del paisaje, era pura tranquilidad.

–Con más de tres décadas de carrera, a la hora de subir a un escenario, ¿sienten diferencias entre el estadio de una capital de país y otro de una ciudad más pequeña? ¿Viven de otro modo la energía del en vivo?
–A veces las multitudes en "grandes" ciudades pueden ser un poco más reservadas para los shows, ya que han "visto" todo. Sin embargo, en Argentina y Sudamérica en general no es el caso, todo el mundo se vuelve loco en cada show así que estamos siempre felices de tocar para esas multitudes fantásticas. ¡El entusiasmo es "contagioso"!

–"Hidden City" ha sido elogiado por la crítica desde su calidad instrumental y lírica. ¿Qué pesó más a la hora de producir este disco: la letra o la música?
–El objetivo era hacer que las canciones fueran tan fuertes como pudieran ser. Nos tomamos mucho tiempo y cuidado para que cada canción madurara y encontrara su propia voz y personalidad. Ése es el secreto de Hidden City.

–Mucho se cuestiona a nivel global el futuro del rock. ¿Ustedes qué piensan al respecto como abanderados del hard rock mundial?
–El rock and roll estará bien, sin embargo, su forma ha cambiado y continuará haciéndolo. The Cult seguirá nuestros instintos y haremos nuestras propias cosas, como siempre lo hemos hecho.

–¿Cómo se sostiene la mística del grupo, más allá del cambio de sus integrantes? The Cult, como The Rolling Stones o AC/DC, sobrevive intacto al paso del tiempo...
–Tal vez la honestidad y la integridad que Ian (Astbury) y yo traemos a la banda que siento es la misma ahora como cuando nos conocimos por primera vez en 1983 y decidimos formar una banda y escribir las primeras canciones del disco Death cult.

–A 30 años de la publicación de "Electric", ¿qué significa ese gran disco en la historia de The Cult?
–Podría significar más para los fans que para la banda. Nuestra música, una vez que se ha lanzado, se convierte en propiedad de los fans, no de la banda. Simplemente disfrutamos haciéndolos felices y tocando esas canciones en vivo para compartir esa alegría. Yo diría de Electric que fue un punto de inflexión y un gran riesgo en su momento, como estilísticamente fue un cambio real del álbum. Documenta dónde estábamos en un punto específico de nuestras vidas y carrera.

–A esta altura, ¿cómo toman los estereotipos del rock star?
–La sociedad ha cambiado y los músicos de rock se adaptan y sobreviven como todos.

–¿Sólo la amistad logró la vuelta de The Cult en los '90? ¿La relación entre Ian y vos se impone, más allá de acuerdos comerciales que una banda como The Cult puede generar en el negocio de la música?
–Ian y yo entendemos que tenemos una relación especial como músicos y amigos y estamos mejor trabajando juntos que separados.

–¿Cuáles son, según su percepción, los pilares para convertirse en una buena banda de rock? ¿El éxito se da naturalmente o hay que trabajarlo? ¿Hasta que punto se negocia con la independencia creativa?
–Hay que seguir los instintos, eso es lo más importante. Ser un poco flexible ayuda si quieres tener una larga carrera haciendo música, y eso es exactamente lo que Ian y yo queríamos. Una vida para hacer música y tomamos nuestras decisiones en consecuencia en el camino.

–Ian es un amante del fútbol. ¿El resto de la banda lo acompaña? En las giras, ¿comparten estos momentos de distracción?
–¡Ian y yo amamos nuestro fútbol! Es una distracción agradable de la música y a mí me conecta con mis raíces cuando era un niño que crecía en Manchester, Inglaterra. Por supuesto, soy del City... ¡Agüero! (exclama por el argentino Sergio Kun Agüero, jugador del Manchester City, a modo de despedida en la nota).

Cuándo: viernes a las 22
Dónde: Arena Maipú Stadium (Civit y Maza, Maipú)
Entradas $600, $800, $900 y $1.000 2x1 con la tarjeta de
Club UNO Auspicia FM Ayer (98.1)
Fuente:

Más Leídas