musica - China China
jueves 14 de septiembre de 2017

Se inauguró la Escuela de Tango Carlos Gardel

Con una clase de prueba quedó inaugurada la Escuela de Tango Carlos Gardel en la sede de la Embajada argentina en Beijing, con la presencia de 85 alumnos, que disfrutaron del 2X4, un ritmo y una cultura que cada vez tiene más influencia entre los chinos.

"Mi expectativa es que a través de esta escuela en la sede de la embajada podamos difundir más el tango acá; además, se cumplió mi gran sueño de que los chinos podamos bailar tango en tierra argentina pero en aún estando en China", dijo a la agencia Télam Ou Zhanming, conocido como "Gaviota", miembro de la Academia Nacional del Tango en Argentina y al frente de esta iniciativa.

Los profesores, una pareja de bailarines de nacionalidad china, dieron ayer su primera clase a los alumnos en inglés, mandarín y español, en tanto, los organizadores contaron que ya se agotaron las vacantes para este primer curso, aunque están previstos nuevos cupos en los próximos meses, con más de 200 personas interesadas.

La escuela funcionará cada miércoles por la tarde con clases de 90 minutos; el primer curso será de ocho clases de tango básico, mientras que más adelante se abrirán cupos para un nivel intermedio.

El nombre de la flamante escuela, "Carlos Gardel", según Zhanming, se debe a que es el artista "más importante en la historia del tango, es una figura estrella y, en China, todo el mundo conoce por la canción 'Por una cabeza'".

El amor de China por el tango no es nuevo y cada vez tiene más adeptos. En 2013, cuando Beijing fue sede del Mundial de Tango, participaron una veintena de parejas chinas y, este año, en las semifinales, en la ciudad de Nanjing, fueron 110 y sigue creciendo.

"En 2011, sólo en tres ciudades chinas había clubes de tango y ahora hay milongas todas las semanas en 32", agregó Zhanming, un joven de 34 años, apasionado por la cultura tanguera.

"La fascinación china por el tango es el baile, el abrazo, tocarse. En China, fuera del tango, no pasa, porque tenemos un espíritu muy tradicional y la gente no se toca, especialmente los solteros", definió.

"Se abraza muy estrechamente algo que no funciona en China y a la gente le interesa el baile por este motivo, porque se puede abrazar seriamente en un baile, esto no se ve en otros espacio", explicó.
Además, Zhanming aseguró que las canciones "son una ventana de la cultura argentina para conocer más a los porteños, las calles de Buenos Aires y su pensamiento. La gente se da cuenta que es una cultura y los chinos quieren saber qué están bailando".

Por su parte, el embajador argentino en China, Diego Guelar, sostuvo que es "un orgullo que el nombre de Carlos Gardel empiece a ser conocido en China; así como Jorge Luis Borges es el autor Latinoamericano más traducido al mandarín, espero que en el futuro muchos chinos digan que Gardel 'cada día canta mejor'".

En junio pasado, el Conservatorio Central de Música de China realizó a sala llena un concierto en homenaje a Gardel donde interpretaron obras como "Mi Buenos Aires querido", "Volver", "El día que me quieras", "Por una cabeza", "Cuesta abajo", "Yira yira" y "Milonga sentimental", entre otras.

También este año, la principal y más antigua milonga de Beijing, ATer club, celebró su 10mo. aniversario con un encuentro que reunió a más de cien bailarines y representantes de escuelas de tango de otras ciudades de China, demostrando la vigencia y el crecimiento de esta danza en China.

Hace un mes, en el sur del país, en el teatro de YueGu de la ciudad de Shenzhen, la Orquesta Sinfónica Municipal rindió un homenaje a Astor Piazzolla en ocasión del 25to. aniversario de su fallecimiento, con la participación especial de Walter Ríos, marcando la primera ocasión en se produjo el encuentro entre un bandoneonista argentino con una orquesta local.

Fuente:

Más Leídas