musica musica
viernes 22 de abril de 2016

Prince (1958–2016)

Entre incredulidad y dolor, ayer se conoció la repentina muerte del artista más influyente de los últimos 30 años, un ícono del pop que pasó a la inmortalidad

El superastro pop Prince, aclamado como uno de los músicos más creativos e influyentes de su era con éxitos como Little Red Corvette, Kiss, Let's Go Crazy y When Doves Cry, fue hallado muerto en su casa ayer a la mañana, en un barrio de Minneapolis. Tenía 57 años.

Su publicista, Yvette Noel-Schure, dijo que el ícono de la música murió en su casa en Chanhassen. De momento no se revelaron más detalles, aunque el miércoles a la tarde habría ido a visitar a su médico, mientras ayer fue hallado muerto por personal de su estudio. Una enfermedad pulmonar habría llevado a este fatal desenlace de su vida.

El sábado último debió pedir un aterrizaje de urgencia en Illinois y ser trasladado desde el aeropuerto a un hospital, donde estuvo en observación tres horas y luego recibió el alta. Lo que lo obligó a suspender dos conciertos esta semana.

El cantante, compositor, arreglista e instrumentista comenzó su carrera a finales de la década de 1970 con los éxitos Why You Wanna Treat Me So Bad? y Wanna Be Your Lover y despuntó en la década siguiente con álbumes como 1999 y Purple Rain.

La canción que da título a 1999 incluye una de las frases más citadas en la cultura popular: "Tonight I'm gonna party like it's 1999" ("Esta noche iré de fiesta como si fuera 1999").

El artista originario de Minneapolis, cuyo nombre verdadero era Prince Rogers Nelson, nació el 7 de junio de 1958. Medía apenas 1,57 metros, pero tenía uno de los sonidos más originales y cautivadores, ya fuera tocando la guitarra con un estilo ostentoso, abiertamente inspirado en Jimi Hendrix, o cambiando su voz de un grito nasal a un falsete erótico o presentando material original impresionante álbum tras álbum.

Entre sus otros lanzamientos se destacan: Sign O' the Times, Graffiti Bridge y The Black Album.

Prince era receloso de su independencia y luchó contra su compañía discográfica por el control de su obra e incluso su nombre. Una vez se escribió la palabra "esclavo" en el rostro para protestar por no ser propietario de su trabajo. Sus pleitos fueron conocidos y finalmente dejó su sello Warner Bros., pero regresó hace unos años.

"Ahora estoy en la posición en la que siempre quise estar", dijo Prince en 2014. "Simplemente estaba tratando de llegar aquí". Diez años antes, había sido incorporado al Salón de la Fama del Rock and Roll, que lo reconoció como un pionero musical y social.

"Marcó la norma al crear una síntesis del funk negro y el rock blanco que sirvió como base para la música de vanguardia en los años '80", dice la dedicación del Salón. "Prince hizo música bailable buenísima y rock con un trasfondo electrizante y funky. Desde el comienzo Prince y su música fueron andróginos, astutos, sexies y provocadores".

Siempre seguro de sí mismo, Prince absorbía sin esfuerzo la música de otros y la hacía sonar como Prince, ya fuera la guitarra de James Brown en Kiss o el pop psicodélico con tintes de los Beatles de Raspberry Beret.

También fue una fuente de éxitos para otros artistas, desde Sinead O'Connor con la desgarradora Nothing Compares 2 U hasta Cyndi Lauper con When You Were Mine o la alegre Manic Monday de The Bangles.
El artista estuvo de gira y grabando hasta antes de su muerte. Lanzó cuatro álbumes en los últimos 18 meses, incluyendo dos en el servicio de streaming Tidal el año pasado.
Se presentó en Atlanta la semana pasada como parte de su gira Piano and a Microphone, un espectáculo sin artificios en el que interpretó éxitos como Purple Rain y Little Red Corvette y canciones menos conocidas de su amplio repertorio.
Comenzó con este formato íntimo en su estudio de Paisley Park en enero, consintiendo a sus fans con presentaciones personales juguetonas y emotivas.
El músico parecía tratar de quitarse de encima su reputación de huraño. Organizó varias sesiones de improvisación nocturnas en las que le cantó a Madonna, celebró el triunfo del equipo femenino de básquetbol Lynx de Minnesota en el campeonato de la WNBA y apoyó a su más reciente protegida, la cantante Judith Hill.
Siempre sorprendente, anunció en un escenario en Nueva York el mes pasado que estaba escribiendo sus memorias. The Beautiful Ones sería publicada a finales de 2017 por la editorial Spiegel & Grau. La editorial no informó cómo va el libro, pero en un comunicado dice que "Prince llevará a los lectores a un viaje poético poco convencional a través de su vida y su trabajo creativo". El libro incluirá historias sobre la música de Prince y "la familia que lo formó, la gente, los lugares, y las ideas que impulsaron su imaginación creativa".
Un pequeño grupo de admiradores se congregó rápidamente ayer bajo la lluvia afuera de su estudio musical, donde los discos de oro de Prince decoran las paredes y donde se exhibe la motocicleta púrpura que montó en su debut cinematográfico de 1984, Purple Rain.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas