musica musica
domingo 20 de noviembre de 2016

Paloma Herrera Eterna soñadora

La destacada bailarina, referente femenino mundial en materia de danza, dará hoy una charla gratuita en el teatro Independencia. Invita El Siete Mendoza.

"Me llena poder cambiar el mundo de a poquito", le confiesa Paloma Herrera a Diario UNO. La bailarina de mayor proyección internacional que dio la danza argentina dialogó con este medio a un año de su gran despedida del American Ballet Theatre, en Nueva York, y de la gira que realizó por nuestro país y terminó justamente aquí, en el Independencia.

Ahora, como protagonista de la segunda gran etapa de su vida, Herrera volvió a Mendoza para brindar un taller para bailarines de la mano de la Asociación Movimiento por la Danza (que dirige Patricia Motos) y ofrecerá hoy, a las 16, una charla gratuita. Las entradas para el encuentro, al que invita El Siete Mendoza, se pueden retirar en la boletería de la sala.

Escenario mantuvo una charla extensa con la artista en su paso por la provincia, a la que llegó desde Estados Unidos, donde votó en las elecciones presidenciales en las que ganó Donald Trump.

–¿Cómo recordás la noche en el Independencia, hace un año, en la que te despediste de los escenarios?
–Fue una noche inolvidable y va a quedar en mi corazón para siempre. Si bien me fui despidiendo de un montón de lugares, esa noche fue la última. Recuerdo que cuando llegué acá, le dije a mi madre: "Mamá, ya no puedo más". Todo lo que viví en 2015 fue intenso, fue un año en el que no tuve ni tiempo de respirar realmente. Tenía entrevistas por todos lados y funciones a toda hora. La velada en Mendoza fue muy emotiva y un perfecto final. Se creó una atmósfera hermosísima. No podría haber pedido una noche más perfecta.

–¿Cómo fue el día después y cómo ha sido tu vida desde entonces?
–¡Es otra vida! Totalmente diferente. Me quedé acá unos días y pude recorrer bodegas y conocer. La pasé súper lindo y aproveché a descansar en el Hyatt, que es un lugar en el que siempre me atienden muy bien cuando vengo. Me sentí muy mimada y volví a mi casa renovada. A partir de ese momento, la expectativa fue totalmente distinta: ¡era otra Paloma! ¡Súper relajada! (risas). Pensaba tomarme un año sabático y la verdad es que no fue tan así. Me propusieron cosas muy interesantes: estoy escribiendo mi biografía, lo cual ha sido muy fuerte, y además voy a lanzar un perfume. Además, me aboqué a buscar la que es mi casa en Buenos Aires, después de 25 años de vivir en Nueva York. Encontré el departamento de mis sueños, que era algo muy importante porque marca el inicio de mi vida acá.

–¿Escribir este libro te está permitiendo tomar conciencia de lo que ha sido tu carrera y de todo lo que lograste en estos 25 años?
–Totalmente. En su momento yo vivía las cosas, pero no tenía tiempo de saborearlas porque mi profesión requería de toda mi dedicación. Ahora veo los premios y recuerdo muchas de las cosas que sucedieron y pienso ¡qué loco! Estoy en la etapa de ponerles palabras a las experiencias que viví. Quiero contar lo que yo sentí en esos momentos y desde mi óptica personal. Es bastante íntimo.

–Te fuiste de Argentina siendo una niña y derribaste muchas barreras hasta llegar a los niveles más altos de la danza mundial, debés de haberte encontrado con obstáculos. ¿Ese tipo de vivencias van a estar en el libro?
–¡El lector va a encontrar de todo! (risas) En este libro van muchas experiencias vistas desde lo personal. Si bien hablo de los bailarines con los que compartí, los teatros a los que fui, los maestros que me formaron y mi familia, va mucho más en las experiencias de vida, en la lucha que fue en muchos momentos y a cómo viví todo eso que me pasó. Ha sido muy fuerte escribir esto porque justamente soy muy privada con mi vida, pero en este caso, estoy abriendo las puertas para que se entienda por qué, habiendo tantas bailarinas y siendo tan pocas las que llegan, a mí me pasó y yo pude hacerlo. Creo que eso es lo que marcó mi carrera: la intensidad y la pasión con la que hago las cosas.

–¿Qué es dar clases para vos?
–Lo hago desde hace bastantes años, pero siempre pude dar clases durante el verano nada más, cuando tenía vacaciones con la compañía. Di muchas clases en Estados Unidos y en Europa, pero es un trabajo demandante, porque me gusta hacerlo bien. He tenido experiencias muy satisfactorias. Este año, a pesar de que pensaba descansar, terminé viajando muchísimo porque di seminarios en Estados Unidos y en España. Ahora los estoy haciendo en Argentina, por eso he podido viajar bastante por mi país.

–Siendo que el arte se reduce cada vez más a ventas, rankings y estadísticas, ¿encontrás estudiantes que tienen ganas de formarse y dedicarle toda una vida al ballet? No debe de ser fácil en tiempos de redes sociales y consumo de productos efímeros...
–Eso es justamente lo que transmito y lo que me motiva. Yo lo puedo decir en las clases porque lo viví y tuve una carrera, me baso en lo que me ha pasado a mí. ¿Por qué funcionó todo lo que hice? Porque lo mío se basó en trabajo, pasión, amor y no por esa cosa fácil de hacer todo rápido o por arriba. Hay que disfrutar el trabajo, el proceso, el esfuerzo. Eso es lo que hay que transmitir a las nuevas generaciones porque ese es el secreto del éxito. No hay que tener una carrera por los premios o por la fama: yo no tuve una carrera porque gané tal o cual premio en x lugar, fue por la intensidad y la pasión con la que trabajé. Venir a una de mis charlas o seminarios no es para decir que hiciste un curso con Paloma Herrera. No es para venir y sacarse una foto para subirla a Facebook. ¿Por qué uno va al teatro o al cine? Porque quiere disfrutarlo y con el trabajo tiene que pasar lo mismo.

–¿Te preocupa pensar si en 50 o 100 años seguirá existiendo el arte como lo conocemos ahora? Con compañías dedicadas a la creación de obras de gran nivel, como óperas, ballets...
–Si no es así, ¡menos mal que no estaré para verlo! Es feo pensarlo y por eso vivo el hoy. Soy una idealista, lucho y pienso que el arte es arte y va más allá de lo material. A los artistas nos interesa conmover con lo que amamos. Yo entiendo que a veces los números no dan, lo he vivido. Todo sale dinero y tiene que haber sponsores para que las cosas salgan bien, pero lo económico jamás puede tocar lo artístico. Por eso, jamás tuve un manager porque sabía que no iba a entender mi visión y mi manera de vivir mi carrera. He elegido bailar gratis en un festival de Cuba, de gran nivel artístico, y no en una velada en Japón, donde me hubieran pagado una fortuna. Un manager jamás lo hubiera comprendido. Esa es mi forma de ver la vida y de ver mi arte. Sé que el mundo funciona así, pero el artista tiene que luchar por esos ideales.

–¿Tendrías tu propio ballet?
–Es muy difícil porque los números no cierran. Tendría que armar algo con gente que piensa como yo y que vive la danza como la vivo yo. Para que algo funcione hay que hacer cosas de calidad, educar al público, de generar un círculo para que la cosa ande. Por el momento, me llena cambiar el mundo de a poquito y tratar de ayudar. Hace tres años, por ejemplo, fui a dar clases a San Diego y conocí a una chica que era súper talentosa. Le pedí que si iba a Nueva York, me avisara. Yo no podía ofrecerle nada, pero sí pedir que tomara una clase con el ballet, que participara de un ensayo del American Ballet. Se lo ofrecí porque fue algo que a mí me cambió la vida. La chica vino a Nueva York, le pedí al director que la viera y que le permitiera tomar la clase y él accedió. Bueno, a esa chica la tomaron en la escuela y luego en la compañía. Me gratifica saber que hice algo por su carrera, a mí me gusta dar sin esperar algo a cambio.

–Estuviste en Estados Unidos para votar en las elecciones, ¿cómo viviste la elección de Trump?
–Fue duro. Sobre todo en Nueva York. Fue duro ver hacia dónde va el mundo en general, no es algo que esté pasando sólo allá. Vemos que todo gira en torno a intereses personales. La gente que tiene dinero se quiere quedar tranquila de que seguirá teniendo su dinero. No es el mensaje con el que me identifico. Odio hablar de política y más en Argentina, que es mortal. La política yo siempre la hice con mi trabajo, siendo ética y ayudando a que todos tengan posibilidades. Entonces, esta situación que se vivió con las elecciones me dejó un poco descolocada y pensando hacia dónde vamos.

Charla con Paloma Herrera
Cuándo hoy, a las 16
Dónde teatro Independencia(Espejo y Chile, Ciudad)
Entrada Gratis
Invita El Siete Mendoza
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas