musica musica
martes 23 de agosto de 2016

Megadeth hizo vibrar el Luna Park

La banda thrashera Megadeth concretó anoche la primera de sus dos presentaciones en un colmado Luna Park

La banda thrashera Megadeth concretó anoche la primera de sus dos presentaciones en un colmado Luna Park y, comandada por su guitarrista, fundador y cantante Dave Mustaine, no sólo mostró los temas de su muy bien logrado último disco de estudio "Dystopia", sino que además le regaló a su seguidores buena parte de sus clásicos de invencibles 33 años de trayectoria.

Con una puesta en escena cuidada, la escenografía adecuada a la portada del nuevo CD y cada canción con su video correspondiente, Megadeth, que volverá a tocar hoy en el escenario ubicado en la esquina de Corrientes y Bouchard, durante poco más de dos horas de concierto demostró que continúa vigente, vivo y con variantes que lo hace líder dentro del thrash metal internacional.

Luego de la intro de rigor con climas de tormenta y fuego ante un estadio a oscuras, comenzaron a sonar los acordes de "Prince of Darkness" y se desató la furia, que no cesó con "Hangar 18" y "Wake up Dead".
A esta altura y desde el vamos se pudieron apreciar los contrapuntos incesantes de los solos de guitarra de Mustaine con el flamante integrante, el buen violero brasileño Kiko Loureiro (ex Angra), mientras que el otro histórico, el bajista David Ellefson, armaba su dupla con el pirotécnico batero belga Dirk Verbeuren, quien reemplazó a Chris Adler (Lamb of God).

Pero para que la fiesta fuese completa comenzaron a sonar los estrenos "The threat ir real", "Poisonous shadows", "Conquer or die!" y "Fatal illusion".

"¡Muchas gracias, Argentina. Son muy amables!", tiró Mustaine mientras recibía algunas banderas con los colores celeste y blanco, pero también tuvo un pequeño entredicho con un fan que le reclamaba temas viejos, con lo que el público terminó coreando "¡Mustaine, Mustaine!"

La fiesta del thrash metal continuó con "Wake up Dead", "In my darkest hour", "Dawn Patrol", "Poison was the cure" y "Sweating Bullets", para frenar el ritmo con el lento "A tout lee monde" (coreado por la gente) y revivir con "Trust" y los destacados "Post American World" y "Dystopia" del último CD.

Ya casi en el final de la velada vertiginosa y memorable sonó "Symphony of Destruction" y apareció en escena la mascota escalofriante que los viene acompañando, Vic Rattlehead, quien arengó a la gente, y "Peace sellsc" marcó la despedida.

Pero ante los pedidos de más canciones, los integrantes de Megadeth volvieron a escena y se despacharon con un demoledor "Holy Wars...The Punishment due" para el broche de oro de una velada potente, ajustada y vibrante de una banda sin fecha de vencimiento.
Fuente:

Más Leídas