musica musica
miércoles 08 de junio de 2016

La obra maestra de la nueva Beyoncé

Tras una crisis matrimonial con Jay Z, la actual reina del pop entrega su disco más arriesgado y poderoso

¿Qué significa, para Beyoncé , sacar un nuevo disco sorpresa a días de que se nos fuera Prince? Es un recordatorio de que los gigantes siguen de pie entre nosotros. Lemonade es un disco de discordancia emocional y colapso matrimonial, por parte de la celebridad más famosa del mundo. También es una gran declaración personal de la artista más respetada y creativa del pop. A lo largo de estas canciones, recorre el desamor, la traición y la infidelidad y, a pesar del enojo y el dolor que hay en la música, logra parecer empoderada. Lemonade es su música más emocionalmente intensa, y también la más aventurera en términos sonoros, desde el feat de Kendrick Lamar en "Freedom" hasta el policial country en el que se pavonea como una Cher de principios de los 70 ("Daddy Lessons"). Sus invitados van desde James Blake ("Forward") hasta The Weeknd ("6 Inch"). Se pone en modo reina rockera en "Don't Hurt Yourself", con un Jack White enérgico como no sonaba hace muchos años, mientras samplea el trueno de la batería de John Bonham de "When the Levee Breaks". Pero el sonido más sorprendente es, como siempre, la voz de Bey, llegando a sus extremos más bluseros, como el modo hilarantemente maldito en el que se burla: "El siempre tiene putas excusas" y el grito primal onda Plastic Ono Band de la devastadora "Love Drought". No puede evitar añadir un final feliz con "All Night", en el que la pareja se besa y se reconcilia y vive feliz para siempre, o al menos hasta la mañana siguiente. Beyoncé siempre aspiró al estatuto de superheroína. Está a la altura en cada segundo de Lemonade. Como la rompecorazones profesional sobre la que canta en "6 Inch", acaba de matar a todos, y el mundo fue su testigo.
Fuente:

Más Leídas