musica - Junín Junín
viernes 10 de junio de 2016

Julio Mazziotti en un concierto de piano "motivacional"

Entrevista. En un alto de sus giras mundiales, el pianista mendocino ofrece un recital esta noche, en el teatro Independencia, con el que presentará su sexto disco, Música para cambiar el mundo.

Julio Mazziotti se admira de la belleza del paisaje del Este mendocino, adonde está viajando convocado por radios de Junín y San Martín a propósito de su concierto de este viernes en el Independencia. Toma fotografías de su lugar de origen así de animado como las que tomará de palacios ingleses, aldeas alemanas o monumentos italianos.

El pianista mendocino conoce como la palma de su mano Europa –también Estados Unidos–, paisajes que hace tiempo disfrutan de su música.

"Estoy haciendo un poco de microturismo. Ironías de la vida... ando por lugares tan lejanos a mi tierra y sin embargo el interior de mi provincia no lo conozco lo suficiente", confiesa Mazziotti en la ruta y admite: "Soy un poco Bob Esponja para el tema de los lugares que recorro, porque voy absorviéndolos".

Y así, en su gran camino recorrido, el músico y compositor hace un alto en uno de sus tantos tours europeos para ofrecer a los mendocinos su más reciente y sexto trabajo discográfico, Música para cambiar el mundo.

Lo hará en su escenario "natural", el teatro Independencia, y al mando del piano Steinway que él tanto sabe cuidar y adorar.

"Mi cita obligada cada año es en el teatro Independencia y con el Steinway que me acompaña siempre. El teatro tiene el suyo y adonde voy afuera generalmente me espera uno en los escenarios", cuenta el pianista.

Su disco fue lanzado en Italia y España, a fines del año pasado, y antes de iniciar una nueva travesía –esta vez, por Chile y Estados Unidos–, Mazziotti lo comparte con su gente.

Se trata de un material introspectivo, con el cual Julio en escena va intercalando relatos de su propia vida, experiencias de su carrera y enseñanzas para abrir nuestros corazones al optimismo de crear un mundo mejor.

Por eso, sus nuevas composiciones han llegado para colaborar con los daminificados en Nepal o con los refugiados europeos, por citas dos ejemplos.

–Con este disco has desarrollado acciones solidarias...
–Exactamente. Hace dos años estaba en la región de Córdoba (Andalucía, España) y en uno de los conciertos desde Unicef me ofrecieron hacer uno de caracter solidario ya que yo hablo durante las presentaciones y les gustó mi mensaje, basado en el amor, el respeto hacia el otro, la amistad... A mí me pareció maravillosa la idea. Después de ahí, no paré más. Esta noche, tal como lo hice el año pasado, irán al teatro chicos que nunca antes asistieron a un concierto y que tampoco conocen el Independencia. Esta vez son niños del Este mendocino. Y yo, encantadísimo de poder aportar algo para hacer un mundo más justo, para mejorar el mundo. Es mi pequeño granito de arena, que va sumando.

–¿Y te gustaría llevar tu música a lugares en crisis o en guerra, por ejemplo?
–Me encantaría. Yo me propongo llevar mi música adonde la gente pueda tener un rato de paz, de entusiasmo con la vida. Mirá, te cuento una anécdota. En Suiza ofrecí un concierto en una clínica y fue para los internados de ese nosocomio. Tenían afecciones muy graves, complejas. Fui por una presentación y terminé haciendo cuatro, porque realmente ese público vivió como un bálsamo en sus días de angustia, de dolor. Es absolutamente enriquedecer, porque esto que uno ofrece, lo recibe multiplicado en afecto. Y la música sana, siempre y ante cualquier catástrofe, la música sana.

–Parece que ese es tu lema, ¿no?
–Sí, claro. Mis composiciones generalmente son melodiosas, armoniosas, llevando al oyente a un estado de relax, de bienestar. De hecho, utilizan mi música para hacer musicoterapia. Y yo, feliz porque me pongo al servicio de la música, y que sirva para esto es mi misión cumplida.

–Entonces, ¿tu música está tomando este rumbo definitivo?
–Sí, sí. Tal cual. De hecho, el año pasado en España hubo un proyecto de musicoterapia en el que me incluyeron. Y me encantó la experiencia. Fue muy interesante. También estaba relacionado al vino.

–¿Tus monólogos en los espectáculos van variando o tenés un guión?
–Van variando porque va variando mi repertorio también. Ahora estoy presentando Música para cambiar el mundo, que es mi sexto disco y está muy enfocado en ese mensaje esperanzador, optimista, acerca de que cada uno desde su lugar puede cambiar las cosas que nos hacen daño, pueden cambiar el mundo. Con la invasión de malas noticias, nos adormecemos y no podemos ver que también hay noticias buenas. Hay cosas sencillas de nuestra vida cotidiana para compartir y disfrutar. La idea es enfocarnos en esas cosas positivas, a la vez de multiplicar los sonidos para contagiar a todos y poder así mejorar nuestro mundo. En escena, alterno la historia o el argumento de cada composición con la música. No es solamente un concierto de piano, va más allá, es más enriquecedor que eso. Yo digo que es un concierto de piano motivacional, para que la gente salga del teatro con más optimismo.

Su perfil
Nació el 8 de diciembre de 1960
Su carrera
Desde muy chico demostró gran atracción por la música, tanto que con sólo cuatro años de edad
construyó su primer instrumento, con copas, botellas y maderas, con el cual pasaba largos ratos imitando y creando melodías y diferentes ritmos. Su primer maestro fue Tito Francia. Formó parte del grupo de rock progresivo La Veta.
Desde el 2008 es jurado de los premios UNO Escenario.

Cuándo: viernes 10, a las 21.30
Dónde: Teatro Independencia (Chile y Espejo, Mendoza)
Entradas: $100, $130 y $150
A la venta en boleterías de la sala
Auspicia Radio Nihuil


Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas