musica musica
lunes 13 de junio de 2016

In Corp Sanctis y los Tónicos le hacen honor a la escena emergente

Con la experimentación de Tan Frío el Verano son los lanzamientos más destacados de la semana pasada.

El pop psicodélico de In Corp Sanctis, el rock garagero de los Tónicos y la experimentación de Tan Frío el Verano son los lanzamientos más destacados de la semana pasada, todos ellos surgidos de la escena emergente y trabajando de manera independiente.

IN CORP SANCTIS-"LIBRES VAN"
Sintetizadores, guitarras con osciladores y canciones con mucho swing es lo que "Libres van", segundo disco de In Corp Sanctis, banda que cosechó muchos elogios con su anterior trabajo "El Magistrado", trae en una edición física con simpáticos colores.

No se trata de una revisión del rock psicodélico de los '70, ni mucho menos de la versión argentina de MGMT o Tame Impala, sino de una banda con personalidad y búsqueda propia.

Además, como para diferenciarse aún más de esos grupo extranjeros, este quinteto de la Ciudad de Buenos Aires no tiene ningún prurito por ponerle distorsión a las guitarras y así armar sesiones de hard rock.

In Corp Sanctis demuestra que puede tener más "sangre" en sus composiciones que varios de esos grupos que pasan horas en el estudio buscando sonidos, dejando de lado la parte pasional de la música.

También se le animan al jazz en "El magistrado", una pieza que se abre a la balada y a las secuencias sintetizadas espaciales, como si estuvieran influenciados por "2001: Odisea en el espacio", el exquisito filme de Stanley Kubrick.

Si bien desde el inicio, con "Testar", el sonido de los teclados marca los caminos por donde In Corp Sanctis se va de viaje. La versatilidad de su música y los intérpretes les permite meter destellos de hard rock, pero acompañados por un rítmica bailable y pegadiza.

A su vez, el productor final no se presenta como si fuera una banda vintage, sino que suena moderna y fresca, con interesantes arreglos de voces, que, pese a ello, se quedan un tanto a mitad de camino por manejarse dentro de los mismos colores.

"Nave plasma", segunda canción del disco, suma a ese ambiente espacial y de sonidos lisérgicos una percusión que hace contrapunto con la parafernalia de electrificación y una lírica surrealista: "No podemos escondernos, cuando buscan vidas, con distintas mentes, porque no podemos".

El grupo está conformado por Agustín Fadel en batería y teclado, Jerónimo Alderete en guitarra y voz, Alejandro Zambrano en bajo y voz, Santos Ventura en piano, guitarra y voz y Marcos Micozzi en guitarras acústicas y sintetizadores.

El disco fue grabado y producido por la propia banda en su estudio, mezclado por Esteba Kahayan en Estudio Vivo Sonido y masterizado por Andrés Mayo. Lo editó el sello indie Scatter Records.

LOS TÓNICOS-"INCINERADOR"
Rock garagero mezclado con blues psicodélico y valvular de los años 70, retazos de glam, punk, surfer rock y otros elementos se mezclan en el segundo disco de Los Tónicos, banda formada por música de la escena más independiente.

El combo está formado por Pato Domínguez en voz, Chester Rezzano en guitarra, Marto Méndez en bajo y Pedro Carbajal en batería, y para iniciar su disco eligieron "Gil" con un sonido que recuerda a los iniciáticos Stooges, con las guitarras saturadas, poderosas y rifferas, coros a los gritos y un ritmo fiestero, de sótano húmedo y sucio.

"Noches enteras" abre juguetona, riffera, con una base bien poderosa, con las voces bien trabajadas, en la que el sello garagero apare de la mano de las partes de guitarra, los solos y los cortes que tiene la canción.

Gori aporta su guitarra y su voz para "Soy un tren" que recuerda a Pappo's Blues en su inicio, por lo gordo del groove que impulsa la base, aunque el solo recuerda más a Johnny Thunders de los New York Dolls.

"Toma el timón" tiene también esencia blusera, con Domínguez compartiendo la voz con Gori, pero el clima con arreglos de sintetizadores te acerca a una fiesta en un barco rumbo a una isla del Tigre.

Otro habitante del under Mongo Aurelio Visutti le pone el toque glam a "Changarín" que recuerda a los New York Dolls y a los Hanoi Rocks de Michael Monroe, con un solo enloquecido y un ritmo de fiesta decadente.

"Poemas en portugués" tiene un gran inicio en guitarra, con la voz quejándose al frente y cuando se suma la banda, los Tónicos traen un mix de los Stooges y los MC5, con toquecitos de space rock cuando la guitarra queda soleando, solo apoyada por una suave percusión,. Ese intermezzo le cambio el tempo a la canción, que después vuelve con su rabia punk.

"Geisha in the morning" es una balada glam, con buenos riffs, coros fiesteros, totalmente cantada en inglés. "Sin salida" recupera la esencia Stooges, con un gran arranque guitarrero.

Los Tónicos decidieron cerrar el disco con "Tirando piedras al río" un cover de una canción que Miguel Abuelo incluyera en su disco "Et Nada" grabado en Francia en 1975, que trae una versión más hard rock de Miguel Peralta, con momentos psicodélicos intermedios en los que el juglar de "la era de acuario.. con una flor en la boca". Los Tónicos respetaron la esencia de la original que tenia mucha rabia, fuerza y le agregaron un toque más a los New York Dolls y esencia punk, para una notable versión, que incluye un recitado y un final con elementos progresivos arrancados a la guitarra.

TAN FRÍO EL VERANO-"OTOÑO"
Electrónica, glitch, industrial y mucho software que se sumerge en una opresiva oscuridad es lo que suene en el segundo disco de Tan Frío el Verano, "Otoño".

Este grupo es, en realidad, el alter ego de Rafael García, un venezolano que fundó el grupo en su país natal, donde editó "Privamera", tras lo cual se radicó en Buenos Aires junto a sus compañeros de grupo Diego Blanco (producción visual y melódica); Carlos Sánchez (guitarra y sintetizadores); Humberto Isea (guitarra); John Guarenas (sintetizadores, voces y percusiones); Carlos Astros (batería) y Enrique Arciniegas (bajo).

Como si fuera Trent Reznor, García produjo, grabó y editó las diez canciones que se trajo de Venezuela, luego de separar a la primera formación de la banda porque no querían sumergirse en la la densidad de "Otoño".

A lo largo de estos temas, lo que sobresale son los "ruidos" sintetizados que se asemejan a las máquinas que bien se pueden apreciar en los momentos más densos de Rammstein o en los instrumentales de Nine Inch Nails ("Ghost I-IV" e "Year Zero).

Suenan las influencias del post rock, con largos lapsos de guitarras que parecieran quedar colgadas de un árbol, y del shoegaze, apoyados en neuróticas rítmicas electrónicas, atrapadas en la desesperación de cortas y contundentes frases: "Y tu que lloras las perlas rojas... Y tu que lloras las perlas" o "Somos de hierro, jamás nos cansamos".

"Los reyes y sus cruces", séptimo track del disco, es uno de los que más resalta de la placa, con una guitarra que lleva la melodía más clara del álbum y que, cuando desaparece, dejar lugar a las tónicas de un teclado que sobresale de ese sinfín de ruidos y rítmicos.

Con si fuera un río tormentoso que desciende de una montaña, "Otoño" arrastra dentro suyo máquinas de ritmos, notas sueltas y un sonido casi cacofónico lleno de pasión y sentimiento, entremezclados en un caos ordenado.

"El proceso para este disco duró casi 3 años. Tenía que ser distinto, por nuestro concepto de abordar las estaciones en cada obra. Y así fue. Las estaciones son entes en nuestro relato, y 'Otoño' es el malo de la película", explicó su alma mater Rafael García.

DALLAS, PONCE & THE SALMONETTES-"DO IT AGAIN"
Marcelo Ponce y Viviana Dallas dos amantes del gospel, el soul y el blues, que llevan años dirigiendo coros, decidieron editar un disco junto a su grupo vocal poniendo en un álbum interesantes versiones de clásicos populares y canciones de Bob Dylan, Curtis Mayfield y Blind Willie Johnson.

El disco abre con la canción "Why (Am I trated so bad?" lanzada por la prócer de la música afroamericana Mavis Staples junto a sus hermanas y que luego versionaran James Brown y Cannonball Adderley.

La sigue la blusera "Hammmer and Nails", un clásico del bluegrass, que versionó Johnny Cash, con un muy buen trabajo de las voces femeninas. El blues más campesino tiene su espacio con "Nobodys fault but mine" de Blind Willie Johnson.

La canción tradicional "I know I ve been changed" desnuda casi de instrumentación suena bien negra y campesina con los coros femeninos y recuerda a la película de los hermanos Coen "O Brother, Where Art Thou?".

El clásico de Bob Dylan "A hard's rain a gonna fall" gana airecitos de folkie más claro los arreglos góspel, y su versión es más fresca, épica. "Lets do it again" es puro soul romántico y emotivo, en una gran versión del clásico de Curtis Mayfield con buenos arreglos de Hammond. "My dying bed" recupera los aires campesinos, de campos algodoneros, un clima que se mantiene en otra pieza tradicional "Glory, Glory Hallelujah", aunque esta ultima tiene un ritmo más movedizo.

El disco se cierra con el clásico "Respecto Yourself" popularizado por Mavis Stpales y su familia y que también versionaran Joe Cocker, The Temptations, BB King y Randy Crawford, en una versión más bluseada.
Fuente: Télam

Dejanos tu comentario

Más Leídas