musica musica
viernes 11 de noviembre de 2016

Gustavo Cerati en el brillo de una sinfonía

Música para Volar. El grupo rosarino brinda viernes y sábado su tributo al cantante de Soda Stereo, con un ensamble de 50 músicos y coro.

El proyecto nació en el 2012, como un espectáculo temático que consistió en tocar el disco Comfort y música para volar de Soda Stereo. Así empezó a gestarse el descubrimiento de la riqueza que había en combinar cuerdas, escribir los arreglos, pensar la sonoridad de la banda con instrumentos que normalmente no están en el rock. Ese fue el germen de lo que este viernes presenta el grupo rosarino Música para Volar en el teatro Independencia: Gustavo Cerati sinfónico.

Ellos son José Matteucci (batería y voz), Alexis Thompson (guitarra), Julieta Sciasci (bajo) y Bruno Moreno (teclados), quien esta noche estarán acompañados de un ensamble de músicos dirigidos por el maestro Pablo Herrero Pondal y por el coro del Club Mendoza de Regatas, con quienes recorrerán una selección de canciones –con arreglos originales para orquesta–, de la amplia discografía de Gustavo Cerati, tanto en su etapa de Soda Stereo, como en su carrera como solista.

Para contextualizar las canciones además tendrán un soporte audiovisual, con cámaras en vivo en el concierto e imágenes que, según José Matteucci, voz líder del grupo, contribuyen "a crear una relación entre imagen y música. Esa es la esencia de Música para volar como grupo, porque hacemos espectáculos donde la canción es protagonista, pero tratamos de generar todo un ambiente que permita volar y contemplar la canción desde ese lugar".

José también habló de este espectáculo que nació el año pasado con la pretensión de sólo hacerlo una vez y que, por la favorable respuesta del público, en este 2016 inició una gira por diversas provincias que seguirá el año entrante.

–¿En la génesis de este espectáculo hay un redescubrimiento de Gustavo Cerati como compositor?
–Lo que nosotros hicimos fue tomar la riqueza de las composiciones y las grabaciones, porque en los discos lo que hacía era sobregrabar muchos elementos, muchas guitarras, sintetizadores, todos superpuestos, generando muchas capas sonoras y ese material tiene la suficiente complejidad, la suficiente riqueza para poder pensar en hacer un arreglo sinfónico sin agregar material nuevo. El trabajo fue interpretar todas esas capas sonoras que aparecían en los discos a partir de la sonoridad de una orquesta sinfónica. Ese fue el trabajo que hizo nuestro pianista, Bruno Moreno, que también es compositor y se tomó el trabajo de hacer los arreglos.

–Esa era una de las facetas extraordinarias de Cerati...
–Tenía muchas capacidades excepcionales diría yo. Una es cómo pensaba la canción. Charly García lo describió como un arquitecto de la canción, porque tiene todo eso de pensar las canciones de una manera muy estructural en cuanto al sonido, al trabajo que hace con la plasticidad de la melodía.

–¿No se asemejaba en eso a cómo estructuraba su trabajo un compositor clásico?
–Podemos entender que cada canción de Cerati es como una pequeña sinfonía por la cantidad de elementos que tiene, no la pensaba como para una banda de rock o un trío, sino que a la hora de grabar sumaba elementos que lo asemejan a la estructura de composición sinfónica. Esa es una de las capacidades de Cerati, porque si consideramos las letras, hay que destacar cómo en las distintas etapas fue jugando con temáticas totalmente diferentes, siempre logrando expresar sensibilidades a un público muy amplio.

–¿Y cómo lo definís como cantante?
–Fue uno de los más grandes del rock en castellano, tiene toda una búsqueda que va por el arte de interpretar una melodía, una letra, de darle sentido a su canto. Y sigo sumando: como guitarrista generó todo un estilo en cuanto a la búsqueda sonora por el tipo de arreglos que hacía. Uno escuchaba una guitarra y sabía que era Cerati el que tocaba.

–Debe ser todo un desafío, en tu caso, ponerle la voz a sus canciones...
–Es un gran desafío y también es un gran placer, porque lo que hacemos nosotros es tratar de respetar las interpretaciones originales, no en el sentido de buscar una imitación, pero sí la aproximación a esa sonoridad, a ese fraseo. Eso implicó estudiarlo, desgranarlo y hubo todo un placer en ese proceso, porque uno va descubriendo todo aquello que percibíamos cuando escuchábamos sus discos y los disfrutábamos, pero al irlo desgranando es como ir maravillándose una y otra vez y después ponerle el cuerpo es también un momento de disfrute.

–¿Cómo seleccionaron a los músicos locales?
–Primero hacemos la selección del director, que en este caso es Pablo Herrero Pondal, porque el director es en definitiva una garantía local de la calidad de cada uno de los músicos. A medida que hemos ido sumando ensambles con los profesionales con quienes hemos compartido este show, queda como una red de relaciones y le podemos facilitar esos contactos al director. Cuando termine este año vamos a haber tocado con más de 300 músicos distintos. Es una oportunidad maravillosa para compartir la música y todo el proceso de interpretarla en vivo.

Cuándo: viernes y sábado a las 21.30
Dónde: Teatro Independencia (Chile y Espejo, Mendoza Capital)
Entradas agotadas
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas