musica - Brasil Brasil
viernes 21 de abril de 2017

"Éramos una pandilla de adolescentes que cantábamos sobre la realidad"

Cockney Rejects, una de las bandas inglesas de culto que marcó un antes y un después en la historia del punk, desembarcará en Argentina para hacer un repaso por sus casi cuarenta años de trayectoria con dos recitales, uno mañana en Buenos Aires y otro, al día siguiente, en Rosario.


Los encuentros que el cuarteto ofrecerá en el país y que se enmarcan en una gira sudamericana que ya recorrió Colombia y Chile y que luego de su visita a la Argentina continuará por Brasil, tendrán lugar el sábado 22 en la sala porteña Gier Music Club (Álvarez Thomas 1070, Colegiales) y el domingo 23 en Pugliese (Corrientes 1530) de la ciudad de Rosario.

La primera y última vez que la banda fundada por los hermanos Geggus, Jeff en voz y Micky en guitarra, estuvo en el país fue en agosto de 2010, con un encuentro que se celebró en el Teatro de Colegiales (actual Vorterix).

El buen recuerdo -según declaraciones de Jeff a Télam y comentarios de los espectadores en distintos foros de Internet- de aquella única presentación en el país en casi cuatro décadas de historia y la pasión por el fútbol, sellaron una alianza indestructible entre Cockney Rejects y el público.

En ese sentido, el frontman de la banda que se dio a conocer en 1979 con el Ep ""Flares & Slippers" y que actualmente completan Micky, Chris Murrell en bajo y Paul Harvey en batería, sostuvo durante una entrevista con Télam que esa noche había sido "brillante" y que desde su experiencia en el país la escena era "estupenda".

Cockney Rejects supo cultivar durante su vasta carrera, y al margen de su estatus conseguido como banda de culto, una gran multitud de seguidores identificados con sus letras, que en los años iniciales remitían al fútbol -motivo por el que el grupo se fue vinculando al movimiento "hooligan"- y que intentaban cristalizar la realidad social.

"Recuerdo el fútbol argentino de la década del 70, Kempes, Passarella, Ardiles y algún otro. Tuvimos un gran jugador argentino en el West Ham, Carlos Tévez. Soy una persona mayor, de 53 años, definitivamente no soy un barra brava hoy en día", expresa Jeff entre risas, en charla con esta agencia.

El nombre de la banda tampoco fue elegido al azar. Mientras que la palabra Cockney hace referencia a los habitantes de los barrios bajos del East End londinense y a la jerga que hablan, Rejects (rechazado) alude a la exclusión que la clase obrera inglesa vivía por aquellos tiempos y se percibía en esos barrios y que se tradujo en la corriente punk Oi!, de la que fueron precursores.

Y, tal vez, su historia puede resumirse en "Bad man" -canción incluida por primera vez en "Lethal", de 1990- que, comenta Geggus, "captura musicalmente y líricamente todo lo que es la banda".

-¿En qué momento de su carrera se encuentra Cockney Rejects y qué significó su último disco, "East and Babylon"?
-Estamos en un buen lugar ahora, tenemos una buena base de seguidores, fieles y nos sentimos felices de que todavía pisemos fuerte. Con suerte vamos a tener un disco nuevo este año. "East and Babylon" es un clásico álbum Rejects. Si nuestro nuevo material no puede mejorarlo o por lo menos igualarlo, entonces no haremos más canciones. Usted es tan bueno como su último disco, dice un refrán.

-Están juntos desde 1979 ¡38 años! ¿Cómo se reinventan?
-Creo que uno tiene que inspirarse desde la posición que tiene en la vida, y nosotros nos sentimos muy afortunados de que nos demanden. Me ejercito fuerte para poder ofrecerle una buena y poderosa actuación al público. Siempre estamos inspirados, porque el día que te quedes sin inspiración es el día de renunciar.

-¿Qué se siente ser pionero de un movimiento que generó tanta controversia?
-El impacto fue increíble pero nunca nos propusimos ser la punta de lanza de ningún movimiento. Éramos una pandilla de adolescentes que cantábamos sobre la realidad sin pensar si se trataba de hard rock, oi!, metal, punk. Todo es rocanrol para mí.

-¿Qué significó para ustedes el punk a finales de los 70?
-Fue un estímulo para el cambio, una época que dio la posibilidad de formar bandas a los chicos de la clase obrera. Nosotros no queríamos dar ningún mensaje, solamente cantábamos sobre nuestra realidad y nuestras experiencias en la vida.

-¿Encuentra algún paralelismo con la escena actual?
-No pueden compararse, es totalmente diferente ahora. El significado del punk hoy es distinto para las bandas emergentes de lo que era para nosotros. Creo que hoy en día la política y el punk están muy mezclados, y eso divide a la gente y estropea la situación.

-¿Cuál es su visión sobre la política europea actual y la situación del Brexit?
-No soy político pero creo que tanto la derecha como la izquierda parecen estar balanceadas en toda Europa. Yo voté por el Brexit del mismo modo que lo hizo la mayoría de los británicos. Fue un proceso democrático que debe ser apoyado y respetado.

-¿Cómo recuerda los primeros años de Cockney Rejects?
-Éramos muy jóvenes y a veces muy violentos.
Fuente: Télam

Más Leídas