musica musica
domingo 13 de agosto de 2017

El grupo Ella es tan Cargosa y su quinto disco

Quinto disco de la banda del oeste del conurbano bonaerense "Ella es tan Cargosa" que busca constantemente el Santo Grial de la canción rock argentina, con influencias de poetas tangueros en sus letras y en lo musical con un formato que cruza el rock, el country, el western y el folk a la americana.

El primer tema "Las mañanas" abre con un interesante riff de guitarra y luego toda la banda transita el camino de un roquito americano a lo Travelling Wilburys o los discos de George Harrison, con un interesante intermedio de teclados tanto de su productor Germán Wiedemer y del ex Guasones Yamil Salvador.

mañanas

"Tiempo, saliva y salud" arranca con Rodrigo Manigot enojado recitando hasta que entra la guitarra del tano IldoBaccega con una letra en la que la banda le habla a un amigo envuelto en un espiral autodestructivo que se detenga. Con un gran trabajo de la base compuesta por el baterista Pablo Rojas y el bajista Lucio Kocens. Inspirado por el cuento "Cosita Preciosa" de Maga Etchebarne.

En "Las Palabras", Manigot habla sobre el oficio de escritor o "escribidor" de canciones, mientras Baccega y Martin Pommares llevan la canción por caminos guitarrísticos que recuerdan a las producciones de los 80 y 90 que realizo Jeff Lyne para próceres como Bob Dylan, George Harrison, Tom Petty y Roy Orbison. Con un interesante trabajo del slide.

La base mantiene las formas en "Tristalisis", hermosa canciones bien harrisoniana, con los teclados marcando ese ritmo bien de los Wilburys Brothers, además de algunos pases mágicos del piano, con muy arreglo de coros.

"Mi mejor mitad" es una balada bien de rock sureño a lo Ryan Adams o extraído de los discos solistas de Keith Richards, con Manigot susurrando, mientras Baccega pellizca su guitarra, y la letra es otro gran trabajo de Rodrigo Manigot con menciones al tango en una de las mejores baladas del rock argentino en este 2017.

"El avión" es una clásica melodía beatle compuesta por La Cargosa, con un interesante arreglo de Hammond. Pero la banda se mete en un terreno muy rico el de la densidad lirica y musical en "Volviendo en mi", donde Manigot se despacha con otro lindo trabajo lirico, mientras susurra sobre el final de una relación, sobre el desamor que alumbró las mejores canciones de la historia.

"El Mar del Olvido" es un medio tempo más denso, más oscuro donde Manigot cuenta el oficio del músico, cuando compone, mientras Baccega mete solos y punteos. "Zattino" tiene una apertura beatle para una canción donde Manigot recuerda momentos duros de una pareja que vivía en Ituzaingo en los 90, la crisis económica y la desocupación y la pobreza que dejo la convertibilidad y el menemismo en el conurbano bonaerense.

"Arsat" es un medio tempo bien harrisoniano, bien arreglado por los teclados y las guitarras, mientras que "La Sangre buena" es una hermosa balada rockera a piano y guitarra. El disco se cierra con "Del barro al oro" cortina de un programa de TV como bonus track.
Fuente: Télam

Más Leídas