musica - Maipú Maipú
domingo 08 de mayo de 2016

El debut de Bebe en Mendoza

La cantante española presentará su cuarto disco, Cambio de piel, el domingo 15 en el Arena Maipú. Aquí confiesa que se reinventó desde la maternidad.

Es posible que cuando se la nombra a María Nieves Rebolledo, Bebe, su sola mención traiga al oído de muchos aquella voz desgarrada de esa cantante española que hace 10 años irrumpía con Malo, su grito contra la violencia de género. Pero aquella Bebe mutó, se reinventó desde la maternidad y volvió al ruedo con su cuarto disco, Cambio de piel, que no es sólo un giro semántico promocional sino que la muestra respirando distinto y poniendo el cuerpo a esta responsabilidad de relativizar todo ante la prioridad de criar un hijo.

El domingo 15, esta valenciana que este lunes cumple 38 años y lleva 10 de carrera, pisará por primera vez tierras mendocinas y no esconde la ansiedad que le genera volver a la Argentina.

Es mediodía en nuestro país, pero para Bebe en su Madrid residencial el día ya tiene 18 horas, ya fue a buscar a su hija al colegio y desde el estudio que ha montado en su casa para poder trabajar cerca de ella y dispuesta a promocionar su disco atiende el teléfono.

–Para quien ha seguido tu carrera y escucha este disco es inevitable notar la liberación que mostrás, acá surge una Bebe diferente, con otra templanza...
–Me libero bastante en todos los discos, porque al escribir reflexiones propias pues una se libera de muchas cosas; pero sí, en este disco como bien dice su título hay un "cambio de piel", hay un paso de madurez, tanto a nivel personal como a nivel de producción e incluso en la manera de cantarlo.

–Se nota una mutación de aquella Bebe susurrante, tal vez más rabiosa en otros discos a esta más abierta, con otra calma y sin prejuicios ni pudores...
–Perfectamente definido. Así es como yo lo siento, éstas son melodías más abiertas en las que el protagonista es el piano. Yo siempre le decía a Carlos –Jean, su productor– cuando en otro disco intentaba meter un piano: "No, por favor, el piano lo dejamos para cuando sea mayor". Y ahora creo que ya soy mayor, así es que el piano está porque es un instrumento maravilloso y muy bueno para hacer canciones de este tipo, con melodías muy abiertas, con ganas de sacar todo afuera.

–Elegiste un nombre fuerte para volver después de cuatro años con este disco, ¿ese cambio lo generó la maternidad?
–Realmente es así, con la maternidad empiezas a cambiar la piel, a mutar totalmente. El haber sido mamá y tener una hija te hace tomar decisiones, y eran necesarias a nivel personal y profesional. Cerrar una etapa de 10 años para iniciar una nueva. Hay muchos momentos de la vida en que estamos inmersos en muchas cosas, trabajos, relaciones, y sin darse cuenta se pierde un poco a sí mismo. Cambiar la piel implica eso.

–¿Y cómo fue volver al proceso de producción?
–Ha sido superagradable, antes cuando entraba en fase de composición de los anteriores discos solía ir a un lugar más tranquilo a concentrarme. Pero esta vez no me he querido ir a ningún lado porque tenía a mi niña, así es que he montado un estudio aquí en mi casa y además Carlos Jean tiene un hijo de la edad de Candela´–su hija de 5 años–, así es que teníamos el horario de cole, entrábamos a las 10 de la mañana después de dejar a los peques y salíamos a la hora de recogerlos en las tardes y en la noche continuábamos con el trabajo.

–Y Candela tiene un protagonismo evidente en este disco...
–Sí, en todo el disco, en la manera de escribirlo. Uno quiere decir las cosas de otra manera cuando tiene hijos, porque ya no es lo mismo que cuando está solo, todo lo relativizas, tomas otra perspectiva y te apetece decirlas de otra manera o abordas otros temas. También es responsable de que haya más alegría que en ningún otro disco, en los otros había mucho bamberreo y tal, pero en este hay mucha más luz, con canciones como Que llueva o Mas que mi vida o Una canción, aunque directamente no le hable a ella.

–El disco suena a terapéutico, ¿es así?
–Para mí todos los discos lo son. Porque hable de lo que hable son reflexiones que me hago a mí misma, da igual si la historia de la que hablan es o no mía. Yo tengo que ponerme de frente a mí misma y ver lo que me gusta y lo que no. Siempre me libera y alivia. Suelo invitar a la gente a que escriba porque es muy terapéutico, el hecho de plasmar algo en un papel toma otra perspectiva y otra distancia y sienta muy bien.

–Sin anclarte en una sola perspectiva, en Argentina fue muy fuerte cuando hace 10 años irrumpiste con "Malo" (del disco "Pa'fuera telarañas"), en donde con una mezcla de pop, destellos de flamenco y electrónica nos mostrabas a una Bebe rabiosa y desgarrada, ¿esa sigue estando?
–¡Claro que está! De hecho, con la maternidad eso se reafirma más. Ahora tienes un cachorro al que le tienes que enseñar las cosas que están bien o las que no. Cuando uno tiene un hijo o cinco, siempre quiere hacerlo bien, y no hay manual para ello, por eso creo que es fundamental mantener la coherencia.

–Venís a Mendoza por primera vez, ¿qué expectativas tenés?
–Tengo muchas ganas de conocerlos. Esta gira por Argentina es muy especial porque repito Córdoba y voy a un teatro en Buenos Aires y llego a Mendoza por primera vez; son emociones nuevas, muchos nervios que son estimulantes y eso hace que quiera llevar un buen show para la gente. Ustedes en general tienen mucha educación en la cultura musical, tienen respeto por los artistas. A mí hay algo que me encanta del público argentino que es lo espontáneos que son. Las veces que he ido hay muchas féminas evidentemente, y son súper heavy, superpotentes, chillonas. La primera vez que fui yo decía: "Qué hacen gritando siempre" y les decía: "¿Qué gritáis?", y me bailaban y son muy agradables. Hacen que poner tanta distancia con la familia valga la pena.

–Bueno, acá tenemos un gran vínculo con ustedes los cantantes españoles...
–Es que la música iguala, une culturas, da igual el idioma que hables y en qué se cante. Es un medio de expresión ancestral y es muy bonito que eso se vaya revitalizando siempre.

"El cambio empieza por uno mismo"
–En las letras de varios temas reflejás tu postura respecto de determinados temas sociales y te permitís la crítica abierta y reflexiva. ¿Cómo ves a España y a la Europa de hoy? A nosotros nos llegan lastimosas imágenes de refugiados que buscan un horizonte mejor en Europa...
–Es muy difícil, muy complicada y triste. No voy a entrar en temas políticos y yo no puedo dar soluciones, ojalá pudiera. La gente tiene miedo por los atentados que ha habido, está la cosa un poco tensa. Y aun así acá a España no nos ha llegado, y la gente habla con liviandad del tema.

–En el 2011 se vio una conciencia social de los españoles por la crisis que vivían y eso también lo reflejaban los artistas como vos...
–Yo creo que tenemos conciencia social. A veces la gente sale mucho a la calle pero yo luego creo que el mundo se cambia empezando por uno mismo y con el vecino que tenemos al lado. Está muy bien exigir, pero la vida se cambia poquito a poco, está muy bien que salgas a la calle pero tienes que hacer el cambio en la propia vida, la gente sale mucho por ahí y en el barrio no cambian las cosas.

Cuándo: domingo 15/5, a las 21
Dónde: Arena Maipú (Maza y Civit, Maipú)
Entradas: $600 general, a la venta en Nevada, Arena Maipú o a través del sitio www.tuentrada.com.
2x1 con Club UNO
Fuente:

Más Leídas