musica - Buenos Aires Buenos Aires
domingo 13 de marzo de 2016

Deborah de Corral: pruébame y verás

La modelo fetiche de los '90 de la moda argentina transita un presente vinculado a la gastronomía y la música. Visitó Mendoza y contó que el mes que viene sale Piel, su nuevo disco

Han pasado 21 años desde que Deborah de Corral hacía El rayo y le abría la puerta a una nueva forma de hacer televisión, mostrando el detrás de escena de los eventos más top, usando cámaras fuera de foco, una presentadora que hablaba demasiado rápido y se reía al aire de sus propios errores. Claro que el invento no fue de ella sino que salió de Cuatro Cabezas, la productora que fundara Mario Pergolini.

De Corral, sin embargo, fue el rostro de ese envío, que hasta el día del hoy es recordado como una bocanada de aire fresco para la pantalla chica argentina.

Hoy, a los 40 años, la ex modelo y quien fuera pareja no de uno sino de dos miembros de Soda Stereo (primero Charly Alberti y luego Gustavo Cerati) está radicada en Miami, se dedica a la música y está por lanzar su segundo disco de estudio, el cual se llamará Piel.

Su debut musical llegó en 2011, cuando lanzó Nunca o una eternidad, un álbum de música pop tirado al folk, que bien podría haber servido de cortina de una de las cientos de campañas que protagonizó en los '90, cuando era una de las modelos fetiches de la industria de la moda.

Ahora, alejada de las pasarelas y con los pies en el estudio de grabación, confiesa que también le gusta cocinar y que así fue como armó un menú especial para restoranes de Uruguay y Buenos Aires.

De visita en Mendoza, donde participó de un evento por el Día de la Mujer organizado por Palmares Open Mall, la morocha habló con Escenario sobre su presente y el futuro. Piensa volver para presentar sus nuevas canciones, pero también para cocinar.

–Estás trabajando en tu segundo disco, que será el sucesor de "Nunca o una eternidad". ¿Cómo va ese proceso?
–El disco ya está listo, ahora estoy trabajando en cómo va a ser el show. Está pronto a salir, aunque primero voy a hacer algunas presentaciones para ir mostrando algunas de las canciones. En 10 días voy a lanzar algunos temas aunque sólo a través de las redes y de forma digital. Después va a salir el disco en formato físico. Quiero que la gente que me viene siguiendo desde el disco anterior vaya familiarizándose con este nuevo trabajo y el estilo que quise lograr de a poco.

–Para tu disco debut trabajaste con Juan Campodónico, ¿quién produjo este nuevo trabajo y qué buscás?
–Esta vez, trabajé con un venezolano que está radicado en Estados Unidos, donde vivo ahora. Sentí que Miami era el lugar indicado para encontrar el sonido que estaba buscando, que era un pop muy actual y con una onda más moderna a lo que hice en el disco anterior, que era más orgánico y folk. Usamos muchos programadores y sintetizadores, es decir que suena muy actual. Sigue siendo indie, pero es más energético.

–¿Por qué elegiste mudarte a Miami?
–Primero viví en Los Ángeles, pero la razón es sentimental (su pareja vive allá). Mi mercado es de México para abajo y por una cuestión de mercado no me conviene estar allá, pero ya haremos que me convenga. De hecho, ya tengo un manager en Miami.

–Hace poco se conoció que habías armado un menú especial para un restorán de Buenos Aires y antes tuviste un programa en el canal Gourmet, ¿qué rol cumple la cocina en tu vida?
–La cocina cumple un rol súper importante en mi vida. En este momento, mi vida está dedicada en un 50 por ciento a la música y un 50 por ciento a la cocina. Siempre me invitan a hacer un menú en dupla, por lo general son mis amigos chefs, como en La Cantina del Vigía, en Uruguay, y en Aldo's, en Buenos Aires. Esa última experiencia duró dos días e hice mi propio menú. Después trabajé con Hugo Macchia (ex jefe de cocina de Sucre) en la Finca Narbona, en Carmelo (Uruguay).

–¿Te gustaría tener tu propio restó?
–La idea es armar un proyecto para hacer giras por el interior del país y así presentar menúes en bodegas y restoranes.

–¿Cuál es el estilo de tus platos?
–Me gusta mucho la cocina de estación y de mercado, me gusta ir a comprar los productos yo misma y ver qué es lo mejor para ese mismo día. Soy muy respetuosa del estilo del restorán y del chef, pero entre los dos llegamos a un buen híbrido. Siempre hay una charla previa para definir qué se consigue y qué le gustaría comer a los clientes. Es muy divertido eso para mí, porque es un aprendizaje constante.

–¿Siempre te gustó cocinar?
–¡Sí! Mi búsqueda de sabores y especies ya viene desde que vivo sola y le cocino a mis amigos, que fueron mis conejillos de indias. A los 12 años amasaba ñoquis porque amaba la cocina, a los 16 empecé a viajar por el mundo con el modelaje. Eso me hizo conocer la comida tailandesa y japonesa y no lo podía creer. En mi casa era todo muy clásico, siempre comíamos milanesas con puré. De todas formas, esta nueva etapa que tiene que ver con lo gastronómico se debió al programa que hice en el canal Gourmet, que me abrió muchas puertas.

–¿Cómo te mantenés tan bien? No parece que tuvieras 40 años...
–¡No tengo idea! Pero es verdad que soy una inmadura total (risas). Me gusta andar jugando, cocinando y cantando todo el tiempo. Eso, seguramente, me mantiene alegre y fresca. El secreto que toda mujer debería saber es que para estar bien, dentro de las responsabilidades que cada una tiene, siempre hay que darse el tiempo para las cosas que disfrutamos. Si lo hacen, no van a tener que gastar tanta guita en cremas. Ya sea cantar, cocinar o lo que sea. Sobre todo, si son cosas que dejaste de lado por tu trabajo o porque sos responsable.

–Pero seguro también tenés algún secreto de belleza...
–Bueno, de vez en cuando siempre viene bien una exfoliación con azúcar, pero nada muy elaborado sino la receta de nuestras abuelas: azúcar y limón. Tiene que ser cada tanto, una vez por mes. ¡No sabés cómo te queda la cara! Divina. Tampoco hay que hacerse tanto, porque si no la piel se acostumbra. La fórmula sería humectarse y ser feliz.

Se viene la "gira gourmet" de Deborah
El mes que viene, Deborah de Corral volverá a sonar en las radios y le subirá el volumen a la exposición. Su música es su proyecto más importante, pero durante su visita a Mendoza aprovechó para cenar en el restorán 1884, de Francis Mallman, que está ubicado en la Bodega Escorihuela Gascón y prometió volver pronto. ¿Será para cocinar algo ella misma?.

“Mucha historia, tremendos vinos y la mejor comida, preparada a fuego abierto por manos expertas y con mucha onda. Gracias al team de la bodega por recibirme. Volveré (¡muy pronto!)”, escribió la morocha en su cuenta en Facebook. En charla con Escenario, confesó que quiere volver para concretar otro de sus proyectos, el cual podría definirse como una “gira gourmet”.

“Con Mendoza no tengo mucha relación y eso es algo que hay que solucionar, pero soy fanática de los vinos, buena bebedora y los vinos hay que maridarlos con buena cocina. Me gustaría volver y hacer comida exótica y combinarla con productos autóctonos. Además, hay vinos que han evolucionado y se bancan platos más jugados”, opinó.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas