musica - Francia Francia
jueves 29 de septiembre de 2016

Daniel Melingo y Buenaventura le pusieron ritmo latino al Festival de Biarritz

Melingo se presentó en el escenario de Le Village del Casino de Biarritz, donde funciona una enorme feria de artesanías, gastronomía y vestimentas de distintos países de América Latina.

El cantor y músico argentino Daniel Melingo y el cantante colombiano Yuri Buenaventura le pusieron ritmo latino a las noches del Festival de Cine y Culturas de América Latina de Biarritz, en Francia, donde ofrecieron sendas presentaciones en las que fueron ovacionados por el público francés, luego de brindar sus respectivos repertorios de milonga arrabalera y de salsa y mambo caribeños.


Melingo se presentó en el escenario de Le Village del Casino de Biarritz, donde funciona una enorme feria de artesanías, gastronomía y vestimentas de distintos países de América Latina, y donde todas las noches se reúnen -luego de las proyecciones cinematográficas- turistas, artistas, cineastas, productores y periodistas que asisten al certamen francés.

Con un enorme carisma y personalidad, propios de su faceta actoral, el ex integrante de bandas como Los Abuelos de la Nada y Los Twist ofreció un repertorio diverso de tangos y milongas de los bajos fondos, llenos de referencias a la bohemia y el vagabundeo, acompañado por una banda de piano, guitarra, bandoneón y contrabajo.

Entusiasta y muy alegre, la gente improvisó algunos pasos de tango en una pista de baile, mientras en el escenario Melingo desplegaba su propio show, mezcla entre actuación, puesta en escena e interpretación -con un clarinete y una voz arenosa, que recuerda por momentos a Tom Waits- de canciones de discos suyos como "Ufa", "Tangos Bajos", "Corazón y hueso" y "Linyera", su última producción.

Por su parte, el colombiano Yuri Buenaventura colmó las más de 1.300 localidades de la Gare du Midi, una vieja estación de tren convertida en cine y teatro, en la que desplegó con intensidad eléctrica -moviéndose de un lado al otro del escenario y dando indicaciones a sus músicos como un director de orquesta- ritmos caribeños como la salsa, el mambo y el cha-cha-cha.

En un concierto que dedicó a la memoria del líder anticolonialista congolés Patrice Lumumba, asesinado en 1961, Buenaventura hizo delirar a los franceses con el ritmo de su voz y de una música cálida y movediza, acompañado de una orquesta de dos trompetas, dos trombones, percusionistas, teclado, baby bass, tumbadoras y un coro de bailarines.

Este artista colombiano radicado en Francia, donde se convirtió hace años en uno de los músicos latinos más influyentes, rindió también un homenaje a músicos populares galos como Claude Nougaro, Charles Aznavour, Georges Brassens y Jacques Brel, interpretando versiones -en clave de salsa y mambo- de algunas de sus canciones más famosas.

Buenaventura, cuya vida y obra están documentadas en el filme "Buenaventura, no me dejes más", de su compatriota Marcela Gómez Montoya, incluido en el programa cinematográfico del festival, cerró la noche logrando algo inesperado: que todos los presentes -incluido este cronista- se pararan de sus asientos y bailaran juntos, agarrados de las manos con los espectadores vecinos, una de sus salsas.
Fuente: Télam

Más Leídas