musica musica
lunes 10 de julio de 2017

Celeste Carballo "Se vuelve cada día más loca por amor al blues"

La cantante y compositora Celeste Carballo, una de las inconfundibles voces del rock y del blues en la Argentina, llevará las canciones de "Se vuelve cada día más loca por amor al blues", álbum que recupera temas de su primer disco y unas gemas nuevas, el viernes 14, a las 21, en el reducto porteño Teatro Gran Rivadavia.

El disco, grabado en 2015, es un trabajo que fusiona su pasado y su presente: por un lado recrea cinco canciones de "Me vuelvo cada día más loca", álbum debut que ya suma 35 años, y por otro, reúne piezas musicales que aparecen en su carrera como celebraciones a distintos artistas con los que compartió algún momento de su vida o que la influenciaron.

En tal sentido, "Se vuelve cada día más loca por amor al blues" recupera los arreglos originales de "Me vuelvo cada día más loca", "Blues del veraneo", "Que suerte que viniste", "Querido Coronel Pringles" y "Es la vida que me alcanza".

Celeste Carballo- A CADA PASO

Y, entre las nuevas canciones, pasa letra sobre una larga noche junto a Charly García en "Amanecer de un día García", regala un homenaje con la zamba "Alfonsina volvé a nacer" a Storni -poetisa que vivió en otras canciones de Celeste como en "Los poetas de Latinoamérica", de "Celeste y la generación" (1985)-, recuerda con "Hermano Sol" al "Carpo", y festeja la simplicidad de la vida con "Debajo del aguaribay" entre otras.

Este encuentro con Cece (apodo que asumió hace tiempo y nombre de su sello discográfico Cece Digital) y su banda integrada actualmente por Gonzalo Lattes (guitarra), Leonardo Da Rosa (saxo), Gimena Álvarez Cela (teclado, guitarra acústica y voces), Pedro Colpachi (batería y percusión), Pablo Rizzi (bajo) en la sala de Rivadavia 8705 del barrio de Flores, será, entonces, un nuevo retorno al instante en que esta "Artesana de la vida" decidió publicar su primer trabajo discográfico en 1982.

Celeste recuerda y cuenta que su vínculo con la música, sin embargo, fue muchos años antes: "Cuando hacíamos recitales con mi hermana Lila, tenía tres años, poníamos la manta de mi viejos de telón, lo abría y ahí estaba, inventando canciones. Ahora tengo una lista de temas, ese es el único cambio. Soy aquella, soy la misma".

-Además del amor por la música, ¿qué mantiene vivo desde su infancia?
-Tengo el sentido del humor y mucho porque la gente que lo pierde, pierde la vida. Además de estar conectado con la salud, el humor está para poder cumplir con todo lo que tenés que hacer y con lo que no te gusta, también. Hay que respirar hondo y reírse de todo porque esto es un juego. A la sociedad argentina le pasa eso, no tiene sentido del humor y por eso es una sociedad amargada.

-Haciendo un repaso por toda su carrera, ¿hay algún momento que añore?
-El mejor momento siempre es el actual porque vivo hiperconectada al presente, de hecho "A cada paso" es mi tema preferido y el sonido al que desde hace mucho tiempo quiero llegar. Estoy logrando cosas que siempre quise hacer y si bien hace 20 años que soy productora independiente desde "Live at The Roxy" (álbum que refleja el recital que dio en dicha sala en 1995 y en el que además homenajeó a Janis Joplin) siempre voy creando, utilizando nuevas melodías y aprendiendo a fabricar mis discos.

-¿Cómo es ser un artista independiente en el siglo XXI?
-Es una tendencia mundial en la mayor parte de los artistas. Hay muchos músicos muy importantes que generaron sus propios sellos y hace más de 30 años de esto. Los primeros fueron los Beatles, así que imaginá la tendencia. Tal vez te da más libertad o independencia, de todas maneras siempre hay un corredor artístico por donde hay que ir, y más responsabilidad también, los temas económicos, conseguir presupuestos, cumplir los acuerdos y la gente con la que trabajás, para este álbum fuimos cerca de 30 personas.

-¿Con este recital estás despidiendo la etapa "Se vuelve cada vez más loca por amor al blues?
-Sí, es cerrar el ciclo del disco que ya cumple dos años, hay algunos recitales más y el repertorio continúa pero yo estoy empezando a trabajar en material nuevo. "Se vuelve cada vez..." es un material que nunca había sonado en vivo con los arreglos originales. Siempre transformábamos los arreglos y los temas porque tenía una banda muy jazzera y era un vicio musical que teníamos. Esta vez nos pusimos a trabajar para recuperar todos los arreglos originales de "Qué suerte que viniste", una canción que le escribí a mi papá, o "La vida que me alcanza", que hacía como 30 años que no la tocaba.

-Además de improvisar, ¿qué otros vicios tiene?
-Componer canciones, siempre estoy escribiendo, ensayar, ir a trabajar, producir discos, estar pensando en mi trabajo todo el tiempo, es una vocación y lo importante es que va con V, y lo digo porque se está escribiendo cada vez peor. Me encanta que los arreglos suenen. Si uno se levanta temprano, tiene tiempo para todo.

-¿En algún momento se pelea con la vocación?
-El tema de la inspiración depende de la transpiración, de estar tocando, estudiando siempre, viendo cómo se toca un instrumento. En "Celesteacústica" grabé tres temas tocando todos los instrumentos y lo mismo con "A cada paso", vivo transpirando. ¿Cómo me voy a pelear si es lo que más me gusta hacer en la vida?
Fuente: Télam

Más Leídas