musica musica
jueves 24 de noviembre de 2016

Black Sabbath tuvo un paso electrizante por Córdoba

Durante el concierto, la legendaria banda presentó un repertorio compuesto por temas fundamentales de su discografía

Black Sabbath ofreció un concierto electrizante ante 6.500 personas en el Orfeo Superdomo de la Ciudad de Córdoba, en el marco de la gira The End, que este fin de semana llevará a la banda inglesa al porteño estadio de Vélez.

Durante el concierto, la legendaria banda presentó un repertorio compuesto por temas fundamentales de su discografía, la gran mayoría pertenecientes a las producciones "Black Sabbath", "Paranoid" y "Masters of reality".

Previo al show actuó la banda local Hammer acompañada por muchos seguidores al caer el sol y luego se presentó la agrupación estadounidense oriunda de California Rival Sons, que desplegó un rock and roll y un blues arrolladores con la estentórea voz de Jay Buchanan.

Al llegar al estadio, el publico se encontró con carpas y puestos en los que se vendían remeras, gorras, bandanas, parches y llaveros metálicos alusivos a la mítica banda británica.

El show reunió a un público variopinto que provenía de provincias como Santiago del Estero, Catamarca , Santa Fe, San Luis, Mendoza, La Rioja, Tucumán y Santa Fe, entre otros distritos.

Exactamente a las 21.12 se apagaron las luces del Orfeo y un video mostró una metrópoli asolada por las llamas y el nacimiento de una Bestia que descargaba su ira contra la humanidad.

Así, de manera inmediata, aparecieron sobre el escenario Ozzy Osborne, el bajista Geezer Butler y el enorme guitarrista Tony Iommi respaldados por el notable baterista Tommy Cufletos en reemplazo del fundamental Bill Ward, dando inicio al histórico concierto con el tema "Black Sabbath" ante un estadio ansioso y catártico.

El tema que lleva el mismo nombre que la banda estremeció a los presentes, que con el correr de los minutos corearon la canción y luego se confundió en un gran pogo.

Al finalizar el tema los fans ovacionaron al frontman exclamando: "Ole, ole, ole, Ozzy, Ozzy", una caricia para los oídos del vocalista y que se repetiría de manera reiterada .

Luego entonaron dos clásicos como "Fairies Wear Boots" del disco "Paranoid", y "After Forever", que pertenece al álbum "Master Of Reality", de 1971, con letra de Butler y música de Iommi.

Los temas "Into de Void" y "Snowblind" del disco Volumen 4, de 1972, que hace mención a la etapa más dura de la banda, de mayores excesos quimicos, fueron interpretados como un verdadero ariete sonoro.

Tras esta secuencia, Ozzy presentó al tecladista Adam Wakeman, al bajista Butler y al baterista Cufletos, que recibieron un cerrado y conmovedor aplauso del público, pero cuando el frontman mencionó al colosal Iommi hubo una conmovedora ovación. El versátil guitarrista se mostró con una gran concentración en cada canción recurriendo a su velocidad cuando el repertorio se lo pedía.

Iommi, que antes de dedicarse al rock trabajaba en una fabrica donde perdió la parte superior de dos dedos de su mano derecha, es considerado uno de los padres fundadores del heavy metal y su influencia hoy perdura en todas las bandas del género.

Después llegó el turno de "War Pigs" una de las composiciones antibélicas más emblemáticas en la historia del rock que fue antecedida por el ruido de sirenas y en la pantalla ubicada en el escenario se proyectaban imágenes de detonaciones y hongos atómicos .

El siguiente bloque fue conformado por "Behind the Wall of Sleep" acoplado a "N.I.B", en la que se lució de manera contundente con su bajo Geezer Butler.

Luego Ozzy y sus muchachos se retiraron del escenario para darse un pequeño descanso y allí el baterista Tommy Cufletos fue el gran protagonista en el tema "Rat Salad" , con un impresionante sólo de batería, recibiendo la aprobación del público.

Ya casi en el final de un concierto monumental y memorable interpretaron el clásico "Iron Man", tema que refleja la historia de un hombre que, viendo el fin de la humanidad , viaja al pasado para salvarla.
La secuencia siguió con "Dirty Woman" del disco "Technical "Ecstasy", de 1976, y "Children of the Grave", canción que finalizaría con un Ozzy arrodillado en el escenario rindiéndole tributo a sus fanáticos que lo aclamaron.

El cierre fue "Paranoid", que según críticos marcó un antes y después del rock más duro. Allí una parte del público que estaba en las plateas saltó de sus asientos a la pista para sumarse al resto que estaba pogueando frente al inmenso escenario. El sábado en el Estadio José Amalfitani de Buenos Aires cerrarán su gira por la Argentina.

blacksabbath

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas