musica - Buenos Aires Buenos Aires
jueves 04 de agosto de 2016

Adrián Iaies: "Yo no soy funcionario, soy músico"

El pianista es director de la Usina Cultural y desde el 6 en Café Vinilo desplegará un ciclo de tres sábados al frente de su nueva formación.

El pianista Adrián Iaies, director de la Usina Cultural y quien desde el 6 en Café Vinilo desplegará un ciclo de tres sábados al frente de su nueva formación, El Colegiales Quartet, aseguró en charla con la agencia Télam: "Yo no soy un funcionario. Soy un músico, un artista que dirige un centro cultural, que me parece que es otra forma de hacer música".


"Cuando dirigís un centro cultural donde buena parte de lo que pasa es música, no estás haciendo tu propia música pero estás ayudando a otros artistas a hacerla, a componerla, a trabajarla y a estudiarla", sostuvo Iaies quien también es responsable del Festival de Jazz de Buenos Aires.

En el mismo enfático sentido, el músico consideró que "soy todo lo que un funcionario no es, empezando porque no recibo a nadie en un escritorio. Y no quiero que me pase lo que a muchos músicos que se han dedicado a funciones ejecutivas: Que la música los deje. Por eso sigo tocando, grabando, dando conciertos e incluso dando clases".

La agenda musical de Iaies en directo tendrá los sábados 6, 13 y 27, a las 21, la posibilidad de mostrar El Colegiales Quartet, una flamante aventura estética que comparte con Martín Sued en bandoneón, Ricardo Cánepa en contrabajo y Facundo Guevara en percusión y que hacia fines de 2016 grabará su álbum debut.

En cuarteto, pero también desde diferentes formaciones de dúos, tríos y de solo piano, la agrupación combinará música original con piezas de Thelonious Monk, Juan Carlos Cobián o Luis Alberto Spinetta, entre otros aportantes a una propuesta que vincula al jazz con el tango y el folclore.

Iaies confesó que la existencia de El Colegiales obedece "a prácticamente una excusa para poder darme el gusto de tocar con Facundo Guevara, un percusionista único".

Al margen de este proyecto grupal, el autor, arreglador e intérprete que desde 1998 alumbró una veintena de álbumes, reveló que para septiembre planea la publicación de dos discos separados que se editarán de manera conjunta.

"Un disco lo hice con el trío que comparto con Juan Bayón (contrabajo) y Bruno Varela (batería) y el otro a dúo con un guitarrista con el que estoy tocando mucho, Rodrigo Agudelo. Y ambos materiales los voy a estar presentando en octubre en Thelonious", detalló.

De cara a su actividad al frente de la Usina del Arte, el músico resaltó el espacio "Songbook", que traslada una experiencia que ya supo trabajar durante sus nueve años como impulsor del Festival de Jazz donde, por ejemplo, Guillermo Klein hizo la música del Cuchi Leguizamón, Ernesto Jodos la del Gato Barbieri, Fernando Tarrés la de Astor Piazzolla y Juan Cruz de Urquiza la de Charly García.

Iaies comentó que "Songbook" "busca rescatar, darle mayor visibilidad y exponer repertorios interesantes a otras miradas. La idea es la de poner en evidencia la solidez de un repertorio que es plausible de ser mirado desde distintos lugares".

"Cuando una misma canción -argumentó- puede ser interpretada y releída, construida desde diferentes situaciónes y lugares, eso habla de la solidez y de la generosidad que tiene esa obra".

-¿De qué manera seguirá la temporada de "Songbook" en La Usina?
-Lo que tenemos definido es un proyecto en el que tengo muchas expectativas puestas. El 15 de octubre vamos a presentar a Tommy Gubistch, que fue guitarrista de Spinetta en la época de "El jardín de los presentes" y también de Piazzolla, y que tiene una gran carrera en Francia hace más de 30 años. A Tommy le propusimos trabajar con el llamado "Swingin' London", del 65 al 73, una música muy interesante que sucedió en Londres donde están incluidos The Kinks, The Who y Led Zeppelin, entre otros.

-¿La intención del espacio es explorar más las coincidencias o las rupturas entre determinadaq obra y sus recreadores?
-Entre los buenos músicos y los buenos repertorios, siempre hay un balance entre una cierta tensión creativa y una cierta coincidencia. No te metés con un repertorio al que no consideres interesante y del que creas que nunca te vas a enamorar, pero, si es así, no te metés para dejarlo como está. El músico que nos interesa a nosotros es alguien que siempre va a estar buscándole la quinta la pata al gato, va a estar siempre buscándole una vuelta diferente a un repertorio que fue conocido de otro modo, dando su propia opinión, su propia versión. Y en ese sentido, siempre hay una tensión que es positiva, sana.

Lo que buscamos es sorprendernos con distintas lecturas de una música que creíamos ya escuchada.

-¿Qué modos de visitar una herencia musical le parecen los más interesantes? ¿La fidelidad? ¿Algunas relecturas? ¿La traición?
-Me parece que siempre lo más interesante para un músico es hablar de su propia vida. Cuando se sube a un escenario o se mete a un estudio, habla de su propia vida. Entonces lo más interesante es que el músico tome ese repertorio y lo utilice para hablar de su vida y no de la vida del compositor al cual está versionando.

Me parece que traición no es, ahora si por "fidelidad" entendemos una lectura literal, entonces no nos interesa.

-¿Si a Iaies lo convidarán a ser parte de "Songbook" la obra de qué artista le gustaría versionar?
-Uno es Juan Carlos Cobián, mi compositor de tango preferido. El otro es el "Cuchi" Leguizamón, definitivamente. Y si puedo incluir un tercero sería Billy Strayhorn
Fuente: Télam

Más Leídas