mundo - Barack Obama Barack Obama
sábado 26 de noviembre de 2016

Washington se queda sin un adversario de medio siglo

Fidel Castro falleció en La Habana en la noche del viernes, y con ello se cerró un capítulo que marcó de forma definitiva la historia del continente en el siglo XX.

Estados Unidos despertó este sábado sin su némesis de medio siglo, Fidel Castro, un adversario barbudo que durante cinco décadas fue rival indomable de la Casa Blanca aunque vivió lo suficiente para ser testigo de la histórica reaproximación entre los dos países.

Fidel Castro falleció en La Habana en la noche del viernes, y con ello se cerró un capítulo que marcó de forma definitiva la historia del continente en el siglo XX. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, saludó al viejo adversario en una nota oficial en la que extendió "una mano de amistad" a los cubanos por la desaparición física del líder.

"La Historia registrará y juzgará el enorme impacto de esta singular figura en las personas y en el mundo a su alrededor", manifestó el mandatario estadounidense, en una referencia a su discurso "La historia me absolverá", con el cual se defendió ante el tribunal que en 1953 lo juzgó por el asalto al Cuartel Moncada.

En los próximos días los cubanos "recordarán el pasado y también mirarán al futuro. Y al hacerlo, deben saber que tienen en Estados Unidos un amigo y un país asociado", aseguró Obama. Obama y el presidente cubano Raúl Castro restablecieron en 2015 las relaciones de Estados Unidos y Cuba, rotas en 1961.

En contraste, el presidente electo, Donald Trump, afirmó este sábado que Fidel fue un "dictador brutal", y sugirió que deberá empeñarse en revertir el reciente proceso de acercamiento entre Washington y La Habana.

"Aunque las tragedias, muertes y dolor provocados por Fidel Castro no pueden ser borrados, nuestro gobierno hará todo para asegurar que los cubanos puedan finalmente comenzar su camino hacia la prosperidad y la libertad", expresó Trump en una nota. "El legado de Fidel Castro es el de los pelotones de fusilamiento, robo, sufrimiento inimaginable, pobreza y la negativa de derechos humanos fundamentales", aseguró Trump.

El tormento de Washington

Con su oratoria oceánica, Fidel atormentó y se enfrentó a numerosos presidentes estadounidenses, empezando con el republicano Dwight Eisenhower (1953-61).

Castro condujo la resistencia a la invasión a Cuba por parte de exiliados entrenados por Estados Unidos, en 1961, y al año siguiente estuvo en el epicentro de uno de los momentos críticos del siglo XX, la llamada crisis de los misiles.

El líder cubano fue el objeto de diversos planes para su ejecución elaborados por órganos de la inteligencia estadounidense, como lo confirmó una comisión del Senado en 1975. Alejado del poder desde 2006, Fidel expresó su desconfianza sobre el proceso de reaproximación diplomática con Estados Unidos, aunque esa cautela se limitó a escritos en la prensa y nunca obstaculizó las delicadas negociaciones.

Figura central del siglo XX

Para Michael Shifter, presidente del grupo de análisis Diálogo Interamericano, de Washington, Fidel "fue una figura central del siglo XX, una de esas figuras más grandes que la propia vida, y cuyo legado será discutido por años y años".

Fidel "aprobó la reaproximación con Estados Unidos de forma cautelosa. No tenía mucho entusiasmo por la idea. Por eso, ahora podemos esperar menos resistencia dentro del gobierno cubano a esta apertura". En tanto, Peter Schechter, del Atlantic Council, de Washington, dijo a AFP que "es posible que con él en el gobierno esta reaproximación no habría ocurrido".

Sin embargo, apuntó, al mismo tiempo Fidel "claramente dejó que su hermano lo haga. Estoy seguro que si él hubiese adoptado una oposición firme, lo habría impedido, el proceso no habría ido adelante". Para los dos analistas, sin embargo, la influencia política de Fidel Castro se había disipado visiblemente en los últimos años.

En ese sentido, Schechter señaló a AFP que Fidel se había convertido en una especie de "dinosaurio irrelevante" ya que América Latina se movió en otra dirección. Para Shifter, el ejemplo más claro de esa tendencia puede ser hallado en la guerrilla colombiana de las FARC: nacida hace medio siglo inspirada en Fidel, firma ahora un acuerdo de paz con el gobierno de Colombia después de negociaciones realizadas con el apoyo de Cuba.

Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas