mundo - Venezuela Venezuela
lunes 10 de julio de 2017

Venezuela lleva 100 días de protestas contra su presidente

Miles de opositores al gobierno se siguen manifestando en las calles, mientras se incrementa la violencia.

Miles de opositores venezolanos salieron ayer a las calles a conmemorar la marca simbólica de 100 días de protestas antigubernamentales en medio de un panorama profundamente sombrío, en el que la violencia va en aumento y ya ha dejado 91 muertos y no se vislumbra una solución próxima a la grave crisis política, social y económica que azota al país.

"Hoy (por ayer) se cumplen cien días de un pueblo en resistencia, poniendo en riesgo su vida por la libertad de todos", dijo el diputado opositor José Manuel Olivares, quien prometió que seguirán en la calle hasta que se concrete un cambio de gobierno.

Agregó que comenzará una nueva agenda "de calle" si el gobierno no acata un plebiscito el 16 de julio, no vinculante, convocado por la oposición para preguntar a los venezolanos si apoyan o no la redacción de una nueva Constitución impulsada por el presidente Nicolás Maduro.

Los miembros de la Asamblea Constituyente serán elegidos el 30 de julio. La oposición no postuló candidatos luego de catalogar de inconstitucional el proceso constituyente porque el llamado de Maduro no contó con un referendo previo como marca la ley, y sostienen que es parte de un plan para consolidar su poder.

Venezuela ha sido estremecida por protestas casi a diario desde finales de marzo, desencadenadas por el creciente descontento en contra de Maduro y que han dejado más de 91 muertos, unos 1.400 heridos y cientos de detenidos. Proliferan además las denuncias de violaciones a los derechos humanos.

La oposición exige la libertad de los presos políticos y el adelanto de elecciones, además de acusar a Maduro de minar la democracia en el país.

Culpan a Maduro de los severos problemas sociales y económicos que impiden que la mayoría de los venezolanos logren satisfacer sus necesidades básicas y que están signados por la escasez de alimentos, medicinas, elevados costos de servicios de salud, así como habituales cortes de servicios de agua y de energía eléctrica, entre otros.

Desde el comienzo de las protestas, los logros son pocos. Entre ellos figura la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de otorgar el beneficio de arresto domiciliario al dirigente opositor Leopoldo López, considerado un preso político por varios gobiernos extranjeros y organizaciones de derechos humanos.

López fue trasladado el sábado a su casa después de más de tres años de estar recluido en una cárcel militar. Fue condenado a casi 14 años de prisión por promover una protesta en 2014 que dejó tres muertos y decenas de heridos.

Maduro expresó que la decisión no descarga en lo absoluto la responsabilidad de López y otros líderes opositores de su responsabilidad en los intentos de derrocarlo. Agregó que espera que la medida sea recibida como un mensaje de apoyo a la paz.

El hecho que el máximo tribunal, bajo control del gobierno izquierdista, concediese una medida a favor de López, luego de años de ser estigmatizado como un "asesino fascista", avivó en algunos la esperanza de que este sea un primer paso para que el gobierno y la oposición acorten distancias y logren acordar un diálogo productivo.

maduro constitucion.jpg

"No tenía garantías en la prisión"
Lilian Tintori, la esposa del opositor venezolano Leopoldo López, aseguró ayer que la medida de arresto domiciliario que recibió el político tras más de tres años preso le fue otorgada porque no había garantías para su vida dentro de la prisión.

"No hubo negociación para que Leopoldo esté en su casa, fue una medida porque a Leopoldo lo torturaban en la cárcel militar de Ramo Verde", dijo Tintori durante una concentración opositora en Caracas, un día después de la excarcelación de López.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) informó de que "la medida humanitaria" se debió a "problemas de salud" del político.

Tintori aseguró que esta medida "era urgente para Leopoldo porque no se le garantizaba su vida en la cárcel", y añadió que "Leopoldo conoció la tortura y la maldad" dentro del centro militar donde estaba desde febrero de 2014.

Hasta el momento las autoridades no han explicado cuáles fueron las motivaciones para esta "medida humanitaria" o si la integridad de López estaba comprometida dentro de la prisión como asegura su esposa.

López volvió a su casa acompañado de la ex canciller Delcy Rodríguez, y su hermano, el alcalde Jorge Rodríguez.

En una conversación sostenida ese día, la opositora dijo haberles agradecido por la medida, y además dijo que "no puede existir más tortura en Venezuela, que no deben existir más presos políticos en Venezuela" y que deben "trabajar en conjunto para lograr entendimiento, lograr concordia y lograr solución inmediata a la crisis".
Fuente:

Más Leídas