mundo - Estados Unidos Estados Unidos
martes 03 de octubre de 2017

"Vaciaba cargador tras cargador y así sin detenerse"

Desgarradores testimonios de los que lograron sobrevivir a la matanza ocurrida en la meca del juego.

Unas 22.000 personas asistían al concierto en el centro de la meca del juego, en el marco de un festival de música country de tres días llamado Route 91 Harvest, cuando comenzaron los disparos. "Parecían fuegos artificiales", comentó un testigo, Joe Pitz.

El cantante Jason Aldean, que logró escapar, estaba en el escenario cuando se escucharon las primeras ráfagas. A los pocos segundos dejó de sonar la música, según varios videos grabados por testigos.

Robert Hayes, un bombero de Los Ángeles que estaba viendo el concierto cerca del escenario, dijo que primero pensó que los disparos se debían a un mal funcionamiento del equipo, pero no tardó en sumarse a los socorristas.

"Probablemente declaré muertas de 15 a 20 personas", contó a Fox News. "Era como una escena de guerra".

las-vegas-1.jpg
Terror. Dos mujeres heridas se recuperan en un sector de emergencias.
Terror. Dos mujeres heridas se recuperan en un sector de emergencias.

Mesas y vallas de metal se convirtieron en camillas improvisadas, dijo Hayes, que consideró que con las miles de personas concentradas, Paddock "no tenía que ser bueno" disparando para producir esa masacre.

Expertos consultados por AFP coincidieron en que hubiera sido prácticamente imposible prevenir algo así.
Tegan Broadwater dijo que era inviable revisar cada equipaje que entra a un hotel y que la solución podría ser tener fracotiradores custodiando eventos como estos. Pero igual no sería garantía de nada, dijo.
Para Shawn Engbrecht, de la empresa Cass Global Security, el saldo de muertos pudo haber sido incluso el doble.
"La solución obvia es quitar las armas de fuego. Es difícil herir a más de 500 personas y matar a 59 personas con una botella de cerveza", dijo.
Paddock tirador las vegas.jpg

Dramático
Sobrevivientes de la masacre de Las Vegas describieron escenas de muerte y desesperación, con "balas volando por todas partes" y cadáveres "en charcos de sangre", gente despavorida que buscaba refugio detrás de lo que podía encontrar y heridos que eran evacuados en cuanto vehículo estuviera disponible. "Cuando sonó el primer disparo, parecían fuegos artificiales. Y después terminó no sonando a fuegos artificiales para nada", dijo un joven en declaraciones al canal local KSNV-TV cinco minutos después del final del ataque.

"Balas volando por todas partes. Todos corriendo. Fue tremendo. Las balas rebotaban por todos lados. Estaban disparando desde un lugar alto, vaciando cargador tras cargador tras cargador", dijo el joven, que no se identificó.

Taylor Benge, un joven de 21 años, dijo a periodistas que vio "cuerpos de personas tirados en charcos de sangre".

"A un metro y medio de donde estaba yo, hacia mi izquierda, había un hombre con una herida de bala en el mentón. Estaba muerto en el suelo", recordó.

En medio de lo que describió como un infierno de "200 a 300 disparos", Benge dijo que él y su hermana se arrojaron al piso, antes de poder salir del lugar sanos y salvos, aunque manchados con la sangre de otros que no corrieron la misma suerte.

"Mis jeans están cubiertos con la sangre de alguien. Mi remera está cubierta con la sangre de alguien, toda la pierna de mi hermana estaba cubierta de sangre", agregó, citado por la cadena CNN.

El jugador profesional de póquer, actor y celebridad de internet Dan Bilzerian se filmó huyendo del concierto blanco del ataque a tiros y dijo haber visto a una joven que recibió un balazo en la cabeza delante de él. "La puta madre, a esta chica le dieron un disparo en la cabeza. Qué locura", se oye a Blizerian decir durante el video, antes de afirmar que había ido a buscar un arma y que estaba regresando a la escena del tiroteo.

"Así que tuve que agarrar una pistola. Estoy volviendo. Esto es una locura. Vi a una chica cuando era baleada en la cara (con)... sus sesos colgando", aseguró, con gritos de fondo.

Christine, una mujer de mediana edad, dijo que la intensidad de los disparos la llevó a pensar que había más de un tirador.

"Fueron cientos de disparos. No era que 'sonaban como', fueron cientos de disparos". Los disparos seguían cayendo", señaló.
Fuente: AFP vía Noticias Argentinas

Más Leídas