mundo mundo
martes 10 de mayo de 2016

Una transexual electa diputada en el Congreso de Filipinas

Su triunfo en las legislivas del lunes es motivo de esperanza para el movimiento lesbiano, gay, bisexual y transexual (LGBT) de un país con un 80% de católicos y en el que la iglesia sigue siendo muy influyente.

La liberal Geraldine Roman, primera transexual electa al Congreso de Filipinas, un país ultra católico, expresó este martes su satisfacción por lo que calificó de victoria contra "la intolerancia", "el odio" y la "discriminación".

Su triunfo en las legislivas del lunes es motivo de esperanza para el movimiento lesbiano, gay, bisexual y transexual (LGBT) de un país con un 80% de católicos y en el que la iglesia sigue siendo muy influyente.

El divorcio, el aborto y las bodas entre homosexuales son ilegales, y ningún gay ocupa un cargo político importante.

"La política de la intolerancia, del odio y de la discriminación no ha sido la más fuerte. Ha triunfado la política del amor, la tolerancia y el respeto", declaró a la AFP Geraldine Roman, de 49 años y de confesión católica, tras haber sido electa para la Cámara de Representantes por su provincia de Bataan, al noroeste de Manila.

Roman afirma estar impaciente por ocupar el cargo para responder a todos sus detractores que la acusan de tener una sola cosa en mente.

"Me siento muy, muy feliz. Me entusiasma la idea de trabajar. Me doy cuenta de que la tarea será ardua debido a los estereotipos asociados al LGBT", declaró.

"Dicen que somos frívolos y que no tenemos nada importante que decir y tengo que demostrarles que se equivocan", añadió Roman, electa por una circunscripción en lugar de su madre, que no podría presentarse después de tres mandatos.

A sus 49 años, Geraldine, convertida en mujer en los años 1990, no es una militante a ultranza de la causa LGBT.

Es miembro del Partido Liberal del presidente saliente Benigno Aquino y procede de una familia con mucho peso político en el país.

Su prioridad será -dice- defender los intereses de sus votantes y aplicar un programa social. Pero tiene la intención de apoyar un proyecto de ley contra las discriminaciones que lleva 16 años abandonado y movilizarse para legalizar la posibilidad de cambiar de sexo.

Tiene dos másters universitarios y habla tres idiomas europeos (español, francés e italiano). Durante un tiempo trabajó en España como periodista para la agencia EFE y hace cuatro años regresó a su país para ocuparse de su padre enfermo.

Fuente: AFP vía Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas