mundo mundo
viernes 22 de abril de 2016

Una ráfaga de luz podría ser un importante hallazgo espacial

La NASA DETECTÓ ondulaciones gravitacionales. El mismo Einstein predijo esta posibilidad en su teoría de la relatividad hace más de un siglo.

Las ondas gravitatorias son ondulaciones del entramado espacio-temporal provocadas por procesos violentos como puede ser la fusión de agujeros negros.

El pasado septiembre, un grupo de físicos hizo importantes descubrimientos que abren una nueva ventana al universo.

Gracias al empleo de un equipo tecnológico conocido como LIGO (de su siglas en inglés, Observatorio de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales), los investigadores detectaron ondulaciones del entramado espacio-temporal también llamadas ondas gravitacionales. El mismo Einstein predijo esta posibilidad en su teoría de la relatividad hace más de un siglo.

Estas ondas gravitatorias deberían permitir a los científicos estudiar algunos de los procesos más violentos implicados y poner a prueba la teoría general de la relatividad mediante la observación del comportamiento de la gravedad en condiciones extremas.

Ese mismo día –menos de medio segundo después de que LIGO hiciese su gran hallazgo−, el telescopio Fermi, un observatorio espacial en órbita con La Tierra, recogió una débil y efímera señal de esa misma región en el espacio. Las posibilidades de que la coincidencia fuese fortuita son de en torno al 0.2%. Si existe alguna relación, eso podría abrir una puerta tras la cual aguarda un nuevo mundo a la física.

Un destello de rayos gamma

El 14 de septiembre del año pasado, el telescopio Fermi observó la irradiación de algo conocido como brotes de rayos gamma −un destello del tipo de luz con mayor energía de todo el espectro electromagnético− desde un lugar cercano a donde se produjo la fusión del agujero negro.

En base a lo que sabemos sobre los agujeros negros, esto no debería haber ocurrido: no debería escaparse luz de dos agujeros negros chocando, ya que el gas que los rodea es engullido por uno de ellos antes de fusionarse.

El telescopio Fermi es un observatorio espacial destinado al estudio astronómico de los rayos gamma.

No obstante, para producir un brote de rayos gamma, debería haber algún gas sobrante.

Fuente:

Más Leídas