mundo mundo
lunes 20 de junio de 2016

Un tiburón agonizó hasta la muerte mientras unos socorristas posan con él para una foto

El pasado mes de febrero sucedió algo similar con un delfín, que murió deshidratado en la orilla de una playa.

No es la primera vez que sucede, pero ya está convirtiendo en una de las costumbres más trágicas. La moda de capturar cada momento de la vida, fomentada por la expansión de teléfonos móviles y aparatos como el "palo selfie" puede ser, sin embargo, más peligrosa de lo que pensamos.

Mientras unos sonríen, otros agonizan. Así ha sucedido con un tiburón en Punta Cana, sacado a la fuerza de su hábitat por algunos socorristas del Hard Rock Hotel & Casino, según ha informado 'The Mirror', y muerto en consecuencia. "Esto está absolutamente en contra de nuestras normas de protección de los animales", ha aclarado el portavoz del hotel, que ha confirmado que tomarán «medidas correctivas» contra los implicados

Los empleados de la cadena se adentraron en las aguas cristalinas de la localidad hotelera y, con cautela, arrastraron al animal hasta la orilla.

Se les olvidó un pequeño detalle. Mientras aguardaban el flash, el escualo exhalaba su último aliento, agonizando, sujeto por 9 hombres, que presionaban su cuerpo contra la arena. Al que se conoce como el asesino del mar, murió indefenso.

No es la primera vez que sucede algo similar. El pasado mes de febrero le tocó a un delfín, que murió cuando miles de turistas lo sacaron del agua para posar junto a él.
Fuente:

Más Leídas