mundo mundo
lunes 01 de agosto de 2016

Un narco brasileño tenía una celda "suite" de lujo en una cárcel paraguaya

Jarvis Pavao se encuentra en la prisión de Tacumbú en Asunción, la más grande y una de las que tienen mayor población de ese país.

Tal vez la prisión no sería un lugar tan malo si todas las celdas fueran así.

La prensa de Paraguay publicó imágenes que muestran como el narcotraficante brasileño Jarvis Pavao Chimenes tenía como celda en una prisión paraguaya una amplia "suite" de tres habitaciones, con su propia biblioteca, un televisor de pantalla plana, y una colección de DVDs.

Pavao se encuentra en la prisión de Tacumbú en la capital paraguaya de Asunción, la más grande y una de las que tienen mayor población de ese país.

Actualmente, tiene 3.532 internos, a pesar de que la prisión tiene una capacidad de 1.687, de acuerdo con informes de los medios paraguayos.

El mes pasado un incendio accidental en la prisión provocó la muerte de seis personas, entre ellos cinco presos y un guardia.

Pavao planeaba un escape

Pavao entró en la prisión en diciembre de 2009, según los medios estatales de Paraguay y la televisora SNT.

La renovación de la celda se hizo con el conocimiento de las autoridades de la prisión y del entonces Ministro de Justicia, informó SNT. El informe no menciona ningún funcionario.

Las instalaciones de lujo del narcotraficante salieron a la luz cuando las autoridades de la prisión descubrieron que Pavao planeaba usar explosivos para volar un agujero en su celda y escapar.

Ahora, una investigación sobre la construcción de la celda y la aparente vista gorda de la dirección de la prisión está en marcha.

Regazo de lujo

Las imágenes denotan placer, no castigo. A pesar de estar encerrado, Pavao tenía en su suite una amplia cama, con un colchón grueso y cómodo, una cinta de correr, un sofá y una televisión.

En su colección de DVDs destaca la serie sobre la vida de Pablo Escobar, el capo de la droga colombiano.

A pesar de su lujoso estilo de vida, Pavao era una figura querida en la prisión.

Tras el descubrimiento, Pavao fue trasladado a otra celda, presumiblemente mucho menos confortable.

Fuente: CNN

Fuente:

Más Leídas