mundo mundo
viernes 04 de marzo de 2016

Un municipio español les dio el estatus de vecinos a perros y gatos

Por supuesto, no pagarán impuestos, pero el Estado será tutor legal de las mascotas de ser necesario.

Un pueblo español se ha convertido en el primer municipio de ese país en elaborar un decreto que concede a los perros y gatos el estatus de "vecinos no humanos". Dicha categoría otorga a los animales derechos y obliga al municipio a velar por su integridad convirtiéndose, si fuese necesario, en su tutor legal. La iniciativa, pionera en España, ha generado el interés nacional e internacional y desde el pueblo aseguran que la mismísima Casa Blanca se ha interesado por el decreto.

La sociedad cada vez vive más volcada en la defensa de los animales. Perros y gatos son considerados ya miembros de las familias y en muchos casos –-especialmente en el de personas mayores-- la única y valiosa compañía. Esta fue una de las motivaciones que ha llevado al municipio vallisoletano de Trigueros del Valle a aprobar un decreto que cataloga a perros y gatos de "vecinos no humanos". La propuesta se Inspiró en la Declaración de los Derechos de los Animales de Londres (año 2012).

"Con esta medida subimos el estatus de nuestras mascotas", explica el alcalde de Trigueros. Pretendemos velar por el bienestar de perros y gatos ejerciendo, si fuera necesario, de tutores legales de las mascotas, prosigue el regidor. Con el decreto en la mano, en Trigueros no se puede maltratar a un animal, aún menos mutilar y no se permiten las atracciones con animales. Perros y gatos tienen derecho a ser tratados bien y a ser tutelados por el ayuntamiento. La nueva normativa también ha servido recientemente para poder encontrar techo a tres cachorros de perro que fueron encontrados en un cubo de basura, explica el alcalde.

Trigueros del Valle, a unos 20 kilómetros de la ciudad de Valladolid y a casi 250 de Madrid, es una pequeña localidad que cuenta con aproximadamente 400 habitantes a los que ahora hay que sumar unos 200 gatos y medio centenar de perros. Unos nuevos "vecinos" que, con el decreto en la mano, pasan a tener derechos: a estar bien cuidados, a no ser maltratados y a llevar una vida digna.

Fuente: La Vanguardia
Fuente:

Más Leídas