mundo - Donald Trump Donald Trump
viernes 06 de enero de 2017

Trump amenazó ahora a la automotriz Toyota por inversión en México

La intimidación es similar a las que lanzó contra Ford y General Motors de aplicarles altos aranceles por la importación de autos desde ese país. La empresa le replicó.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, apuntó sus cañones ahora hacia Toyota, en su intento más reciente de presionar a una empresa para que fabrique sus productos en Estados Unidos y no en México.

Trump tuiteó que la automotriz japonesa planea construir una planta en Baja California para fabricar el compacto Corolla. Advirtió que si no instala la planta en Estados Unidos pagará un gran impuesto en la frontera.

La amenaza es similar a las que lanzó contra Ford y General Motors Co. Trump ha amenazado reiteradamente a Ford con un impuesto en la frontera y esta semana fustigó a GM por importar autos desde México. También ha hecho amenazas similares contra compañías fuera de la industria automotriz.

Casi todos los fabricantes de vehículos arman autos pequeños en México para aprovechar los salarios bajos. Los consumidores generalmente pagan precios más bajos por autos pequeños, lo que dificulta cubrir costos laborales más altos en Estados Unidos.

El tuit de Trump aseveró incorrectamente la ubicación de la nueva planta mexicana de Toyota –está en Guanajuato, no en Baja California–, pero es correcto al señalar que Toyota tiene planes de construir el auto Corolla en México. La compañía anunció la nueva fábrica en abril de 2015 y señaló que creará 2.000 empleos.

La producción de Corolla iniciará en 2019 con un nuevo modelo y sería trasladada de una planta en Cambridge, Ontario. Toyota continuaría fabricando autos Corolla en una planta en Blue Springs, Mississippi. La instalación de Ontario construirá vehículos medianos de precio más alto.

Toyota Motor Corp. no respondió directamente al tuit de Trump, pero dijo ayer en un comunicado que la producción y empleo de trabajadores en Estados Unidos no disminuirá debido a la planta de Guanajuato. Toyota indicó que ha invertido más de U$S21.900 millones en sus operaciones en Estados Unidos, incluyendo 10 instalaciones manufactureras, 1.500 distribuidoras y la contratación de 136.000 empleados.

"Toyota ansía trabajar con el gobierno de Trump para operar en beneficio de los consumidores y la industria automotriz", agregó el comunicado.

Toyota también señaló que en 2015 exportó a 40 países de todo el mundo más de 160.000 vehículos producidos en Estados Unidos.

La pulseada ganada
Ford anunció que había cancelado los planes de construir una planta de U$S1.600 millones para la fabricación de autos pequeños en San Luis Potosí, México, y que en lugar de ello invertirá parte de ese dinero en una instalación de Detroit que fabricará nuevos autos eléctricos y autónomos. Pero Ford continúa con sus planes de mudar la producción del compacto Focus a México a través de la ampliación de una fábrica existente que construye vehículos medianos. Al anunciar la expansión en Michigan, el director general de Ford, Mark Fields, señaló la promesa de Trump de hacer a Estados Unidos más competitivo disminuyendo impuestos y regulaciones.

Pocas horas después del anuncio de Ford, apuntó a General Motors y amenazó a la compañía con un impuesto por fabricar el auto Cruze en México y embarcarlo a Estados Unidos. GM respondió diciendo que sus autos Cruze son fabricados en una planta en Ohio.
Fuente:

Más Leídas