mundo - Estado Islámico Estado Islámico
lunes 28 de agosto de 2017

Siria avanza para expulsar al Estado Islámico

El ejército da batalla al grupo yihadista en la provincia de Deir Ezzor, hasta donde habían logrado llegar desde una zona desértica.

El ejército sirio avanzó en su batalla para expulsar al grupo yihadista Estado Islámico (EI) de Deir Ezzor (este), tras su incursión en esta provincia desde una zona desértica, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

"Las fuerzas del régimen consiguieron adentrarse 13 km en el suroeste de la provincia de Deir Ezzor, desde la ciudad de Al Sujna en Al Badiya", una región desértica situada entre las provincias centrales de Homs y Hama, y la de Deir Ezzor", indicó el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Es la primera vez, según él, que el ejército entra en Deir Ezzor desde Al Badiya. Esta provincia es la última en Siria en manos del EI.

En junio, el ejército logró penetrar en la provincia desde una zona fronteriza con Irak y en agosto desde la provincia de Raqa, avanzando solo algunos kilómetros.

Las fuerzas prorrégimen, apoyadas por la aviación del aliado ruso, lanzaron en mayo una gran ofensiva para echar al EI de Al Badiya, que abarca 90.000 km2 desde el centro de Siria hasta las fronteras iraquí y jordana.

El jueves lograron cercar totalmente al EI en zonas desérticas del centro del país, cortando así cualquier línea de abastecimiento de la organización yihadista.

Ayer se registraron violentos enfrentamientos en esta zona asediada, según el OSDH, que informó de más de 50 ataques aéreos en la madrugada sobre varias localidades en el este de la provincia de Hama.

La provincia de Deir Ezzor está también en el punto de mira de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza de combatientes kurdos y árabes apoyada por Washington y que libra desde hace varios meses una batalla para expulsar al EI de la ciudad de Raqa, su principal bastión en Siria, a 75 km al oeste de la provincia de Deir Ezzor.

Desencadenada en marzo de 2011, la guerra en Siria ha dejado más de 330.000 muertos en seis años, y se ha transformado en un conflicto muy complejo con el auge de los yihadistas y la implicación de potencias regionales e internacionales.

Hallan restos de soldados
Las autoridades libanesas localizaron restos humanos que podrían ser los de los soldados secuestrados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) hace tres años, anunció ayer un alto responsable de las fuerzas de seguridad libanesas.

Este anuncio se produce unas horas después de que el ejército de Líbano decretara una suspensión de su ofensiva contra el EI en una región en la frontera con Siria, para abrir paso a las negociaciones con la organización sobre la liberación de varios soldados secuestrados en 2014.

Según el director de la Seguridad General, el general Abas Ibrahim, combatientes del EI que se rindieron a las fuerzas libanesas los condujeron al lugar donde se hallaban estos restos humanos.

"Hemos recuperado los restos de seis cuerpos. Esperamos recuperar ocho en total. Creemos que estos restos pertenecen a los soldados" secuestrados por el EI, declaró el general ante los periodistas en Beirut tras haber informado a las familias de los militares.

En 2014, el EI hizo una incursión en la localidad libanesa de Arsal y capturó a 30 soldados y policías libaneses. Cuatro fueron asesinados por sus captores, un quinto murió por las heridas sufridas, y 16 fueron liberados en un intercambio de prisioneros en diciembre de 2015.

Nueve soldados seguían en manos del EI, pero el general Ibrahim sólo hizo referencia a ocho de ellos.

Los restos serán sometidos a pruebas de ADN para confirmar la identidad de las personas, pero Ibrahim afirmó que está casi seguro de que el caso de los soldados está cerrado.
Fuente:

Más Leídas